UGT cifra en 28.854 puestos la pédida de plantilla neta desde 2010

Hacienda convoca 9.379 plazas, un 16,6% menos que el año pasado

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFEArchivo
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE/Archivo EFE

Gobierno y sindicatos acordaron el verano pasado que por primera vez desde que estalló la crisis se repondrían el 100% de las bajas que se produjeran en los conocidos somo servicios esenciales o prioritarios. Se trató, sin duda, de un gran avance teniendo en cuenta que esa tasa de reposición había llegado a estar en el 10% en términos generales y en el 50% para esos mismos servicios esenciales. De esta forma, los representantes sindicales esperaban que este año se rompiera la racha de fuerte pérdida de empleo que arrastra la Administración General del Estado (AGE) desde el año 2010.

Pues bien, un año más las plantillas totales de la Administración central seguirán adelgazando, aunque a un ritmo inferior que durante los años más duros de la crisis. Así, representantes del Ministerio de Hacienda comunicaron esta mañana a CC OO, UGT y CSIF en la reunión que mantuvieron a 48 horas escasas de que se celebre el Consejo de Ministros que la oferta de empleo público (OPE) correspondiente a 2016 estará compuesta, en principio, por 6.307 plazas libres y otras 3.072 de promoción interna, que suman esas 9.379.

Se trata de una cifra un 16,6% inferior a la correspondiente a la oferta del año pasado, cuando se convocaron un total de 11.250 plazas, gracias a la inclusión de una oferta de empleo público extraordinaria de 724 plazas. Preguntado el Gobierno por si existe la posibilidad de ampliar esta cifra con otra convocatoria extraordinaria, fuentes de Hacienda descartaron a los sindicatos esta posibilidad al encontrarse el Gobierno en funciones.

Calidad de los servicios

La valoración de estas cifras por parte de los sindicatos fue unánime. “Claramente insuficiente, decepcionante, pobre”, fueron algunos de los calificativos con los que se refirieron a la propuesta del Ejecutivo los participantes sindicales en la reunión.

En opinión de Josetxo Gándara, secretario de Acción Sindical del sector público de CC OO, para poder “normalizar” la renovación de las plantillas, este ejercicio la oferta tendría que haber repuesto todas las bajas contabilizadas, 7.318, y un volumen de plazas de promoción interna de en torno a 4.500 o 4.800, incluso llegar a 5.000. Esto habría impedido que continuara un año más el fuerte deterioro contabilizado desde 2010.

En este sentido, Carlos Álvarez, secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios Público de UGT cuantificó en 28.854 empleos menos la reducción neta que ha sufrido la plantilla de la Administración General del Estado desde 2010. Los tres sindicatos esperan que en la reunión que se celebrará mañana a las cinco de la tarde, previa al Consejo, el Gobierno mejore algo los números presentados hoy, si bien solo en el apartado de la promoción interna, que supone mucho menor coste para las arcas públicas, pues se trata de trabajadores que ya cobran su salario del Estado.

Ambos dirigentes sindicales coincidieron en advertir que es imposible que la AGE desempeñe los servicios públicos que tiene encomendados con la calidad que es exigible, ya que el Gobierno “sigue desmantelando” esos servicios.

Clamor por un plan global de recursos humanos

Cada año se repite el mismo modus operandi. Cuando restan apenas dos o tres días para que el Consejo de Ministros apruebe la oferta de empleo público (OPE), el Ministerio de Hacienda y Administraciones Pública convoca a los sindicatos de la función pública para negociar la cuantía de esa OEP. Hacienda siempre presenta en la primera reunión cifras preliminares sin el detalle por departamentos, y los sindicatos lamentan la falta de tiempo para analizar la oferta y presentar una alternativa.

Finalmente, en el último encuentro y a veces, incluso, al término del Consejo de Ministros, el Gobierno mejora levemente las cifras de la oferta inicial, simulando de ese modo que los cambios han sido fruto de esa falsa negociación. Este año no ha habido sorpresas y mañana por la tarde están llamados a un segundo encuentro los tres sindicatos con representación (CC OO, UGT y CSIF).

En esta segunda reunión, Hacienda remitirá las cifras supuestamente cuasi definitivas desglosadas por departamentos, una vez que han recibido el visto bueno de los técnicos. Pero más allá de la oferta de cada año, UGT volvió a reclamar ayer un plan global de ordenación de recursos humanos para la Administración General del Estado capaz de detectar en qué servicios son más acuciantes las necesidades de personal y cómo éstas han deteriorado la calidad de la atención al ciudadano.

Además, denunció que a los ajustes de empleo, se ha sumado la jubilación voluntaria a los 60 años de los funcionarios pertenecientes al régimen de clases pasivas; lo que ha provocado un progresivo envejecimiento de las plantillas, ya que el 61,28% de los empleados públicos tiene más de 50 años. “Esto hace imprescindible un plan de actuación global, con OPEs más ambiciosas”, añaden desde UGT.