La ocupación hotelera de españoles, en niveles de 2008

Las pernoctaciones suben un 10% y anticipan un verano récord

Ocupación hotelera en España

España sigue beneficiándose de la inseguridad reinante en países del Norte de África y de Europa. El pasado ejercicio se cerró con la entrada de 68,1 millones de visitantes extranjeros, lo que supuso un nuevo máximo histórico. Los datos de pernoctaciones de los dos primeros meses del año, en los que se produjo un nuevo atentado en Estambul (posteriormente tuvo lugar otro en marzo), revelan dos tendencias. La primera es el trasvase de turistas extranjeros desde algunos de esos destinos competidores a España y la segunda es el crecimiento detectado entre los visitantes españoles, espoleados por la recuperación de la economía española.

EUR x GBP 0,8835 0,034%

Entre enero y febrero, los extranjeros realizaron 18,8 millones de pernoctaciones, lo que supone un incremento del 10,2% respecto al mismo período de 2015, más del doble del registrado en el cierre del pasado ejercicio. El movimiento más importante se ha producido entre los turistas procedentes de Reino Unido, con 4,4 millones de estancias en los dos primeros meses, un 20,1% más. Además de la inseguridad, la depreciación del euro frente a la libra esterlina ha sido un estímulo para que los turistas optaran por España para sus estancias en temporada invernal. Solo el pasado ejercicio, la devaluación fue del 10% (la cotización media fue de 1,37 euros por libra frente a los 1,24 euros de 2014). Los británicos optaron de forma masiva por Canarias como destino, que en enero recibió más de un millón de visitantes extranjeros, un tercio del total que llegaron a España. Y el primer mercado emisor de turistas fue Reino Unido, con un 29,9% del total.

Las estancias de británicos crecen un 20,1% espoleadas por un euro barato

El segundo país que más pernoctaciones aportó fue Alemania, con 3,9 millones, aunque con un crecimiento mínimo del 0,3%. Esa ralentización se puede explicar por el desmantelamiento de la base que tenía Air Berlín para conectar Alemania con el suroeste de Europa y el Norte de África. El tráfico generado por esta compañía era superior a los cinco millones de pasajeros anuales, lo que le daba una cuota del 23% en el aeropuerto de Palma. Los problemas económicos de la compañía aérea motivaron el cierre. También Francia y Alemania registraron crecimientos muy significativos en el número de estancias. Los franceses realizaron 1,28 millones de pernoctaciones esos dos meses (un 9,3% más) y los italianos hicieron 950.000 (un 14,5% más). Otro dato que invita al optimismo es la recuperación de las estancias de los visitantes rusos, que llevaban en caída libre dos años. En febrero rozaron las 80.000 pernoctaciones, un 30,2% más que en el mismo mes de 2015.

Pero quizá el dato más relevante de la estadística es la recuperación del turismo nacional, en paralelo a la de la economía española. En los dos primeros meses realizaron 11,8 millones de estancias, un 10,4% más, lo que supone el nivel más alto desde 2008 y regresar a los niveles precrisis. Si esa tendencia continúa se podría recuperar a finales de este año la ocupación más elevada registrada en cualquier año (116,5 millones en 2007). El pasado ejercicio se cerró con 110,2 millones, tras haber ganado 5,5 millones respecto a 2014. Si ese ritmo de crecimiento se repite este año, la cifra podría rozar los 117 millones de pernoctaciones, una cifra nunca vista en la serie histórica que realiza el INE. Ylos grandes beneficiados serían los destinos menos frecuentados por los visitantes extranjeros, como los de interior, los urbanos y los de litoral, en especial País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia.