OHL, FCC, ArcelorMittal, Sacyr e Indra, posibles afectados por las nuevas normas

Los cinco valores que corren peligro de ser expulsados del Ibex

En la imagen, la Bolsa de Madrid.
En la imagen, la Bolsa de Madrid.

El comité de sabios que decide dos veces al año qué valores son los elegidos para formar parte del índice de referencia de la Bolsa española ha decidido poner el punto final. Nunca más formarán parte del club cotizadas diminutas. La caída del selectivo, y especialmente la de algunos valores, ha provocado que compañías con capitalizaciones por debajo de los 1.000 millones hayan permanecido en el Ibex. Ese tamaño es ínfimo y, pese a ello, se han mantenido grupos por debajo de ese umbral, como FCC y Sacyr.

Los responsables de decidir qué empresas deben estar en el buque insignia de la Bolsa española acordaron en mayo de 2012 que podrían expulsar a un valor con una capitalización media que no alcanzase el 0,30% del valor medio del Ibex durante dos periodos de control. Es decir, si en un año entero su tamaño quedaba ridículamente pequeño, lo lógico era que abandonara el índice.

Lo que ha ocurrido es que el plazo es tan amplio que desde que entró en vigor esa norma, y “aunque se han observado ponderaciones diarias inferiores al 0,30% de la capitalización del índice durante largos periodos de tiempo [...], no se ha aplicado en ninguna ocasión”, explica la secretaría de gestión del Ibex.

Pero ahora BME ha decidido tomar cartas en el asunto de una vez y para siempre. Ha reducido el periodo de incumplimiento a la mitad. Si entre diciembre y mayo una empresa queda por debajo, las normas abren la puerta a que sea expulsada en junio. Lo mismo ocurrirá en la reunión de diciembre, conforme a los datos de junio a noviembre.

La presencia en el índice de algunas compañías que son miembros ilustres del Ibex desde hace años queda en jaque. No para la próxima reunión de junio, pues todavía no se aplicará el nuevo precepto, pero sí para la del próximo diciembre. A partir de junio comienza contar el reloj para determinar si la capitalización de un valor es digna del Ibex. La del índice ronda los 460.000 millones.

Estos son los valores que están en riesgo, según los cálculos efectuados por Renta 4 en los seis últimos meses.

OHL

Obrascón Huarte Lain (OHL) estuvo rozando los 1.000 millones de euros de capitalización a finales de septiembre del año pasado, justo antes de que el grupo constructor y de infraestructuras ejecutara una ampliación de capital por el mismo importe que su capitalización por aquel entonces. OHL se ha recuperado y ahora su capitalización en Bolsa ronda los 1.700 millones de euros, pero aun así su valor en los últimos seis meses ha quedado por debajo del 0,18%, según Renta 4. OHL, además, debido a la participación de control de Juan Miguel Villar solo computa el 60% de sus acciones al efecto de determinar su valor computable.

Sacyr

La compañía, dañada de forma indirecta por la caída del precio del petróleo, se ha convertido en un reflejo de lo que hace su participada Repsol. Con todo, este no es su peor momento. Lo fue en julio de 2012, cuando ni siquiera alcanzaba el nivel de los 500 millones de euros de capitalización. Pese a ese minúsculo tamaño, nunca salió del Ibex. En este caso, el comité de sabios sí tiene en cuenta el 100% de los títulos para calcular qué porcentaje de su capitalización ha de contabilizarse. Pero el historial de los últimos seis meses sitúa a Sacyr con poco más de un 0,18% del valor del Ibex, y ayer concluyó por debajo de los 1.000 millones de euros.

ArcelorMittal

El gran fabricante de acero, que en su mejor momento llegó a valer más de 90.000 millones de euros en Bolsa, allá por junio de 2008, ahora no llega ni a los 9.000 millones de euros. Yademás, debido a que los principales accionistas controlan un porcentaje muy significativo de su capital, más del 37% está en manos de la familia Mittal, solo computa por el 20% de los títulos en la Bolsa.Así, su capitalización, que tocó un mínimo de 4.700 millones de euros el pasado mes de febrero, no cumple en los últimos meses con el requisito del 0,3% del total del Ibex: se queda en el 0,26%, según Renta 4.

FCC

La empresa que hoy controla Carlos Slim y que será la diana de una opa del empresario mexicano a 7,6 euros por acción ha pasado por momentos muy complicados en Bolsa. Llegó a valer poco más de 850 millones en abril de 2013. Ahora se ha recuperado y roza los 3.000 millones de euros. Pero en los últimos seis meses a duras penas llega al requisito mínimo del 0,3% del valor del Ibex, según los cálculos de Renta 4.

Indra

Otro juguete roto que vuelve a su ser. Su capitalización ronda los 1.600 millones, aunque solo se pueden computar unos 1.300, debido a que la SEPI y Corporación Alba controlan más del 30%. En el peor momento de la crisis, llegó a valer 1.000 millones de euros raspados.

 

BME, Ebro, Meliá y Viscofan sí cumplen

Para entrar en el Ibex es necesario que su capitalización sea al menos el 0,3% del valor del índice. Aunque el primer criterio del comité de sabios, que se volverá a reunir en junio para decidir qué valores entran o salen, es el de la liquidez. Los cálculos de Renta 4 señalan que la que sí cumple con el requisito de capitalización, y sobradamente, es Cellnex, que además se coloca en el vigésimo séptimo puesto en cuanto a liquidez, con un volumen acumulado de cerca de 3.200 millones en los últimos seis meses. Los analistas dan por hecho que el gestor de torres de telefonía móvil entrará en el Ibex el próximo junio.

Después están en duda, aunque cumplen sobradamente el requisito de capitalización mínima, Meliá, Viscofan y BME. Todas ellas han formado parte en algún momento del Ibex. El grupo hotelero, cuando se denominaba Sol Meliá, estuvo en el índice de referencia entre 1997 y 2003. El fabricante de envolturas cárnicas, desde la creación del Ibex en 1992 hasta 2000, y después entre 2013 y 2014. BME entró en el Ibex en julio de 2007 y se mantuvo hasta junio de 2015.

El criterio de máxima liquidez es el que juega en contra de esos valores, que se sitúan a partir del puesto trigésimo octavo, con entre 1.300 y 1.500 millones de negociación acumulada en el último semestre. Lo mismo ocurre con Zardoya Otis, que cumple con la capitalización, pero su liquidez es reducida.