600 empresarios taiwaneses repartidos por todo el mundo se reúnen en Madrid

Taiwán abre sus puertas a las pymes españolas más competitivas

Ofrece oportunidades en TIC, ingeniería, infraestructuras, equipamientos, alimentación y máquina herramienta.

Es un mercado atractivo por su parecido a Occidente, economía diversificada y alto nivel adquisitivo.

HTC
Una mujer prueba un par de gafas de realidad virtual producidas por la taiwanesa HTC, durante una feria de electrónica celebrada el verano pasado en Colonia, Alemania. Reuters

Taiwán ha abierto sus puertas a las pymes españolas más competitivas, especialmente las especializadas en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), consultoría e ingeniería, infraestructuras, equipamientos, agroalimentación y máquina herramienta.

Así ha quedado de manifiesto en la vigésima segunda Conferencia Mundial de Empresarios y Comerciantes Taiwaneses, que acaba de reunir en Madrid a más de 600 empresarios de este país que se encuentran repartidos por todo el mundo.

El encuentro organizado por la World Taiwanese Chambers of Commerce, organismo presidido por el empresario afincado en España Yao-shiung Lee, tenía por objetivo estimular el interés de los empresarios taiwaneses por nuestro país y la búsqueda de nuevas oportunidades de inversión entre ambos mercados, cuyos intercambios comerciales alcanzaron los 1.780 millones de dólares en 2015.

El director ejecutivo de Invest in Spain, agencia del Ministerio de Economía y Competitividad, José Carlos García de Quevedo –que participó en el foro– asegura que Taiwán es una economía “muy abierta e importante” y recuerda que, en términos de PIB, ocupa el puesto 25º en el mundo (España se sitúa en el 13º).

A su juicio, el país ofrece importantes oportunidades de negocio a las pymes españolas, ya que “existen muchas sinergias entre nuestra tecnología y las compañías taiwanesas en sectores como automoción”, y recuerda que “recientemente hemos visto operaciones en segmentos como los de máquina herramientas, bienes de equipo, industria manufacturera, agroalimentación, sector inmobiliario”.

Por su parte, las firmas taiwanesas que están triunfando en España son “las relacionadas con las TIC, las comunicaciones y la electrónica de consumo”.

Ante los empresarios taiwaneses, García de Quevedo defendió las oportunidades de negocio que existen en España y destacó que este país es “la mejor plataforma de Europa para hacer negocios con América Latina y una apropiada plataforma para hacer negocios con el norte de África, países del Mediterráneo y Oriente Medio”.

Simon Shen-Yeaw Ko, representante en España de la República de China (nombre oficial de la isla, no confundir con República Popular China), explicó que la World Taiwanese Chambers of Commerce se fundó en 1994 y que, desde entonces, apoya a los empresarios taiwaneses que desarrollan su trabajo fuera del país.

“Hoy, 22 años después, cuenta con más de 40.000 miembros repartidos en 185 cámaras de comercio de más de 70 países”. Y, en relación a España, adelantó que “se espera conseguir en breve el establecimiento de vuelos directos entre Taipéi y Madrid que faciliten y mejoren el intercambio comercial y las relaciones entre ambos países”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Parlamentarios Amigos de Taiwán en España, el exdiputado Francisco Vañó, recordó a los empresarios taiwaneses que entre los objetivos de esta asociación está poner en contacto a empresas taiwanesas y españolas, fomentar los intercambios entre ambos países y mejorar las relaciones, especialmente en el comercio y la industria.

  • Apertura al jamón ibérico

El volumen comercial entre España y Taiwán alcanzó en 2015 los 1.780 millones de dólares, de los que 875 millones correspondieron a exportaciones de Taiwán a España y 905, de España a Taiwán. La balanza comercial siempre había sido favorable a Taiwán, hasta que en 2014 se produjo la apertura del mercado taiwanés al jamón ibérico y a la carne porcina procedente de nuestro país.

En general, Taiwán exporta a España partes y accesorios de vehículos, motocicletas y bicicletas, productos informáticos, productos de ferretería, artículos y equipamiento deportivo y aparatos de telefonía. Mientras que importa de nuestro país combustibles y lubricantes, medicamentos para uso terapéutico o profiláctico, turborreactores, vehículos y material de transporte, cerámica, carne porcina, vinos y aceite de oliva.

Entre las principales empresas taiwanesas establecidas en España figuran Acer, Asus, HTC, Kymco, Sym, Merida Bikes y Giant. Y entre las españolas presentes en el país asiático se encuentran BBVA, CAF, Inditex, Mango, Lladró, Roca, Amadeus IT, AT4 Wireless, Ticnova, Zigor Corporación, MSC Bikes y BH.

Por qué invertir en Taiwán

Puerto de Keelung
Contenedores en el puerto de Keelung, en el norte de Taiwan. Reuters

Taiwán tiene varias características que la hacen apetecible para las pymes españolas, según José Carlos García de Quevedo. Por una parte, “dentro de las economías asiáticas, es la que tiene mayores similitudes en consumo y decisiones de inversión con las occidentales”.

Y, por otra, cuenta “con una estructura industrial diversificada, alto nivel adquisitivo y, por lo tanto, con un mercado muy interesante para bienes de consumo, entre los que se incluyen también ámbitos muy apreciados como la moda, confección, cosmética, cerámica…”.

Eso sí, antes de traspasar fronteras, García de Quevedo aconseja “formarse bien, crear equipos directivos familiarizados con las técnicas de comercio exterior y con los mecanismos financieros de apoyo existentes”. Y, en este sentido, destaca la aportación de algunas instituciones y herramientas como el ICEX, la Secretaría de Estado de Comercio, el Fondo de Internacionalización de la Empresa española, Cofides y Cesce.