Senegal, Uganda, Kenia y Mauritania, entre los países que más han progresado

Las reformas de África abren la puerta a las empresas españolas

Las Cámaras de Comercio enviarán 49 misiones comerciales al continente este año.

Construcción en Uganda.
Construcción en Uganda. Efe

África es el continente con más posibilidades de crecimiento, gracias a cambios profundos en su marco regulatorio empresarial y su gobernanza. Así lo afirma el informe Doing Business para África 2016, elaborado por el Banco Mundial y presentado en la Cámara de Comercio de España, y que pretende ser una guía sobre cómo es desarrollar una empresa en África.

Cinco países del África subsahariana –Senegal, Uganda, Kenia, Mauritania y Benín– están entre los que más reformas hicieron en todo el mundo en 2015. Los mayores avances se produjeron en los indicadores: apertura de empresas, obtención de crédito, registro de la propiedad e impuestos totales.

Y también crecen económicamente. José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España, subraya que África es para España “una prioridad pública”, y que en los últimos 15 años los países africanos han crecido en torno al 5%, y algunos hasta al 10%. “Están en la senda para abandonar la pobreza”, remarca.

Aunque la caída del precio del petróleo y otras materias primas puede “ralentizar” el crecimiento, este tiene fundamentos “sólidos”, como “la sensible reducción de la deuda externa, de los conflictos armados, una mejora generalizada de la gobernanza y un aumento de la inversión pública en infraestructuras y del consumo privado”. Suben los servicios (telecomunicaciones y financieros), aunque la industria sigue sin desempeñar el papel que ha tenido en otros países.

Cámara de Comercio
Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, y José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España. Cinco Días

El comercio de mercancías dentro y fuera del continente avanza sin cesar, añade, y las inversiones extranjeras directas continúan aumentando, en gran parte por China.

Pero África “no puede lograr sus objetivos de manera independiente, puesto que la pobreza y la desigualdad siguen siendo muy considerables. Necesita la colaboración de sus socios y una política de mejora del entorno de negocios para el desarrollo del sector privado”.

Aunque hay 1.500 empresas españolas operando en el continente, las relaciones comerciales de España con África “siguen siendo escasas”. Para compensarlo, las Cámaras de Comercio tienen previstas 62 actividades este año en mercados africanos, dirigidas a pymes. 49 serán misiones comerciales y el resto serán talleres formativos. “La Cámara de Tarragona, por ejemplo, es gran conocedora del continente”, indica Bonet.

Luis Padrón, director general de Casa África, señala que el continente no está exento “de riesgos, pero que no son diferentes a los de otros países del mundo”. Recuerda que España exporta más a África que a Latinoamérica, y datos como que el 40% de las energías renovables de Sudáfrica las producen firmas españolas, que “rompen la imagen de que África sea un mercado residual”. Además, “África nos abastece del 40% del petróleo y el 60% del gas”, añade.

“El informe señala que la brecha entre África y el resto del mundo se estrecha. El 30% de las reformas legislativas en el periodo 2014-2015 se hicieron en el África Subsahariana”, destaca.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, resalta que España es “el primer socio de Marruecos, por delante de Francia, y de Argelia”, y que “nos hemos convertido en un socio muy importante del África Subsahariana, aunque esta región sólo absorbe el 1,73% de las exportaciones, las cuales están centradas en Sudáfrica, Nigeria, Angola y Guinea Ecuatorial”, precisa.

A su juicio, la llegada “de una clase política con elevada cualificación” y reformas como la apertura de mercados se están traduciendo, en algunos casos, en crecimientos cercanos al 10%. “Este año va a ser el segundo continente en crecimiento, muy cerca de Asia”. La juventud de la población es otra ventaja, dice.

Ignacio Ybáñez, secretario de Estado de Asuntos Exteriores, destaca las reformas en Uganda, Mauritania y Senegal. “Crecen las iniciativas sociales y se consolida la clase media, con 300 millones de consumidores. Se ha pasado de un mapa dominado por regímenes dictatoriales a reformas democráticas. Hay que hacer ver a sus dirigentes el respaldo de la comunidad internacional”.

Es básico, dijo, “fomentar las soluciones africanas a los desafíos africanos”, a través de la Unión Africana o el G-5 del Sahel. España tiene 23 embajadas en el África Subsahariana –“la tercera red mas grande de la UE”–, presencia de sus Fuerzas Armadas en siete países, y es “uno de los países que más ha aportado en ayuda al desarrollo, en torno a los 10.000 milones de euros”.

Más eficiencia y menos impuestos

El Doing Business destaca que Etiopía (10,28%), la República Democrática del Congo y Costa de Marfil son los países africanos que más crecieron en PIB en 2015. Los que más crecen suelen ser los Estados que mejor tratan al empresario extranjero, revela el informe, que sin embargo, tiene limitaciones, porque no mide la corrupción, la seguridad o la educación de la mano de obra. Sí estudia, en cambio, si las leyes y regulaciones se ajustan a los estándares internacionales de calidad.

África tiene una presencia pequeña entre los países más eficientes del mundo, pero sí sobresale entre los que más progresos han hecho, con Uganda y Mauritania a la cabeza. Es más fácil crear una empresa, y se está haciendo un esfuerzo por mejorar las leyes: sólo falta llevarlo a la práctica. También han disminuido los impuestos, que están más alineados con los de las demás regiones. En el futuro será clave el uso de las tecnologías para ganar competitividad, y el abaratamiento de la justicia.