El Maybach S600 Guard se posiciona como una nueva referencia

El coche blindado más seguro jamás fabricado

El coche blindado más seguro jamás fabricado

Mercedes Benz ha llevado la protección en el automóvil a un nuevo nivel con su última creación: el Maybach S600 Guard. La marca alemana asegura de la berlina blindada de su división de gran lujo que es el coche más seguro del mundo. Y no, no es una exageración infundada de sus creadores, ya que se trata del primer vehículo civil que ha obtenido los exigentes certificados de protección balística VR10 y de explosivos ERV 2010. Es lo máximo homologado y se traduce en que puede aguantar disparos de balas de calibre 7,62 con núcleo endurecido (la empleada por fusiles de asalto como, por ejemplo, el AK-47 Kaláshnikov) a bocajarro, así como explosiones equivalentes a 15 kilos de dinamita situadas incluso a dos metros de distancia del vehículo. Es decir, una auténtica tanqueta envuelta en un traje con la exclusividad propia de los automóviles de esta empresa de referencia en el segmento premium.

A pesar de tales características únicas, Mercedes lo describe como un vehículo discreto dentro de un orden. Aunque en principio cuesta creerlo, lo cierto es que, al contrario que otros blindados en los que salta a la vista que cuentan con protecciones especiales que alteran su configuración original, el Maybach se ha desarrollado sobre la base del modelo convencional, adaptando el blindaje a la forma de la carrocería y, por ende, apenas diferenciándose del diseño original.

El fabricante no ha entrado en muchos de sus detalles técnicos (la discreción en torno a estas preparaciones suele primar), pero sí ha revelado que la estructura principal se ha reforzado con acero de alta resistencia y que las zonas más expuestas (como las lunas, las juntas entre piezas, etc.) están revestidas con materiales como aramida, plásticos endurecidos y kevlar para hacerlas más resistentes. Además, por si la situación se complica y se hace necesaria una huida, calza de serie neumáticos tipo run flat que permiten seguir rodando a velocidades de hasta 80 km/h incluso estando pinchados.

En el habitáculo, no renuncia a nada y mantiene el estándar de calidad y lujo del que hace gala el Maybach convencional e incluso cuida todavía más a los pasajeros de las plazas traseras. La ya de por sí amplia batalla (con una distancia entre ejes de 3,3 metros) ofrecía una habitabilidad excelente, pero en esta versión los asientos se han retrasado un poco más para mejorarla y dejar mayor espacio para las piernas.

Lógicamente, esta combinación de lujo y seguridad tiene su precio... y no es precisamente barato. En Alemania, sin ningún tipo de impuesto aplicado, cuesta 470.000 euros, por lo que en su tarifa final superará ampliamente el medio millón. La cantidad puede parecer elevada, pero es fácil adivinar que al público objetivo al que va dirigido (particular, empresas o instituciones) no le importará realizar semejante desembolso.

 

El motor de 530 CV del S600

Bajo todas sus capas de blindaje los cambios mecánicos son mínimos: las únicas modificaciones son las referentes a suspensiones y dirección, que tienen que lidiar con un mayor peso e inercias y por ello han sido reforzadas. Mercedes confía en el mismo motor que el del S600, un 6.0 V12 biturbo que desarrolla 530 CV de potencia y 890 Nm de par máximo, asociado a una caja de cambios automática 7G-Tronic Plus. Se desconocen sus prestaciones, algo habitual en estos casos, pero a buen seguro serán ligeramente inferiores a las del modelo no blindado por la penalización entre el peso y la potencia.