Ninguna ciudad española en el 'top ten'

Viena, la mejor ciudad para vivir del mundo

Viena, la mejor ciudad para vivir del mundo

Europa sigue siendo un gran lugar para vivir. A pesar de los recientes problemas de seguridad, malestar social y preocupación sobre la estabilidad económica, las ciudades europeas siguen teniendo la mejor calidad de vida. La seguridad es un factor clave para las multinacionales a la hora de desplazar trabajadores, tanto por la propia seguridad de los empleados, como por el impacto en el coste global de los programas de compensación. En este sentido, Viena (Austria) sigue siendo la ciudad con más calidad de vida, según una clasificación elaborada por la consultora Mercer, seguida por Zúrich (Suiza), Auckland (Nueva Zelanda) y Múnich (Alemania). La canadiense Vancouver, en quinta posición, es la ciudad norteamericana más alta en la lista, así como Singapur, en el puesto 26, es la mejor ciudad asiática para vivir en ella.

En cuanto a las españolas, Madrid se coloca en el puesto 52 y Barcelona en el 39. Ambas bajan un puesto en la clasificación con respecto al año pasado. Apesar de que las españolas no se encuentran en el top ten, siete ciudades europeas, entre las que se encuentran las citadas anteriormente, se encuentran entre las de más calidad de vida: las alemanas Dusseldorf, en el puesto sexto, y Francfort, en el séptimo; le sigue la suiza Ginebra y la danesa Copenhague.

El informe de Mercer también identifica un ranking de seguridad personal, basado en la estabilidad interna, los niveles de criminalidad, la aplicación de la ley y las relaciones con otros países. Luxemburgo ocupa el primer puesto de la lista de seguridad personal, seguido por las suizas Berna y Zúrich, y la finlandesa Helsinki. Por otra parte, Bagdad (Irak), en el puesto 230; y Damasco (Siria), en el 229, son las ciudades menos seguras del mundo. En España, Barcelona y Madrid ocupan las posiciones 64 y 84, respectivamente.

El citado estudio se elabora anualmente para ayudar a las multinacionales y otras organizaciones a establecer una compensación justa, donde se incluyen complementos de calidad de vida, a la hora de desplazar empleados.