La industria aumentó un 2,5% en 2014

Los cruceros, un sector en crecimiento

Museos, comidas en restaurantes y compras son algunos de los gastos más comunes de los cruceristas en sus viajes.

Una familia disfruta de las vistas desde la cubierta de un barco de MSC.
Una familia disfruta de las vistas desde la cubierta de un barco de MSC.

Si dejamos de lado la experiencia viajera única y glamurosa que ofrecen los cruceros, la realidad es que se trata de una industria que en 2014 aportó 119.000 millones de dólares (unos 106.000 millones de euros) a la economía global, lo que supuso un 2,5% más que lo percibido en el año anterior, según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA).

Solo en los puertos de España, segundo destino más popular dentro de la Unión Europea, se embarcaron 1,25 millones de pasajeros, lo que contribuyó a que el impacto económico directo del sector ascendiera en dicho año a los 1.208 millones de euros. Para 2015 se esperan máximos históricos, ya que la industria prevé cerrar el ejercicio con 8,4 millones de cruceristas y cerca de 4.000 barcos, calcula Puertos del Estado.

Todos estos datos contribuyen a que el sector sea una gran fuente de empleo, y es que el último informe de CLIA revela que el número de puestos de trabajo que dependen de esta actividad supera los 26.000. “Nadie sabe dónde está el límite. Es una industria que ha crecido siempre y que seguirá creciendo globalmente, lo que incluye, por supuesto, a España”, opina Alfredo Serrano, director nacional de CLIA España.

Para 2015 se prevé cerrar con 8,4 millones de cruceristas y cerca de 4.000 barcos

Para entender las repercusiones que tiene el sector de cruceros, Serrano indica que hay que conocer dos vertientes: “Una cuantitativa, en la que incluimos los gastos que hacen los cruceristas [museos, compras y restaurantes] en los puertos; los de las compañías navieras, como combustible, alimentación, mantenimiento, limpieza, tasas e impuestos, y los costes en construcción y reparación, donde los astilleros de Cádiz juegan un gran papel.

Pero, por otro lado, también hay que prestar atención a los aspectos cualitativos, entre los que se encuentran las rutas aéreas que se sostienen gracias al sector o los puertos de aquellas ciudades que no serían destinos internacionales por sí solos, como Motril, Ferrol o Alicante”.

Cruceros en el puerto de La Coruña.
Cruceros en el puerto de La Coruña.

“Además de todos los aportes económicos directos, es importante considerar el factor prescriptor. Es decir, si un cliente se marcha con un sentimiento positivo de una ciudad en la que solo ha podido estar 10 horas, va a querer volver y guardar el destino en su mochila de viajero. Se trata de una repercusión económica a medio-largo plazo, que es muy difícil de contabilizar, pero que es una realidad”, argumenta Emiliano González, director general de MSC Cruceros.

En España, la compañía ha experimentado un gran ascenso en el número de pasajeros, con un total de 120.000, superando en un 45% los datos de 2014. “En el mercado español todavía hay poca penetración, lo que supone una gran oportunidad de crecimiento”, apunta González.
El aumento de plazas es uno de los factores que incide en el crecimiento de las cifras y, en este aspecto, las compañías están haciendo sus deberes.

El pasado mes de octubre Norwegian incorporó a su flota el Norwegian Escape, al que acompañarán nuevas construcciones hasta 2019. Además, este año otros dos cruceros se integrarán en su flota. En la misma línea, Costa Cruceros incorporará ocho buques antes de 2020. Por su parte, Pullmantur incrementará el número de salidas de 31 a 35 en Barcelona, e incluirá cinco puertos de embarque: Bilbao, Málaga, Palma de Mallorca, Vigo y Alicante.