El barril de Brent se anota hoy más de un 5%

El crudo barato se quedará, al menos, hasta 2017

La Agencia Internacional de la Energía no ve los precios del crudo recuperándose en el corto plazo y espera el equilibrio entre oferta y demanda, como pronto, para 2017

Refinería de petróleo en Venezuela
Refinería de petróleo en Venezuela

El petróleo se anota hoy más de un 5% al calor de las renovadas esperanzas en que el pacto entre la OPEP y Rusia se consolide y lleve a los países productores a reducir, o al menos congelar, sus exportaciones de crudo en el contexto de un mercado sobresaturado. 

Y es que, pese a que hoy están pesando más las expectativas de una resolución la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha emitido un informe en el que indica que no espera que la brecha entre oferta y demanda de crudo del mundo se equilibre, al menos, hasta 2017.

Para el año en curso, la AIE prevé que la oferta de petróleo alcance los 96,7 millones de barriles diarios y la demanda se acerque a los 95,6 millones, situación que se traduciría en una sobreoferta de 1,1 millones de barriles diarios.

La AIE justifica esta perspectiva de precios bajos por la “abundancia de recursos” disponibles así como por la “tremenda innovación técnica” que permite a las compañías del sector sacar crudo suplementario al mercado a un costes bastante inferiores a los de hace unos años.

Y es que el último dato sobre los inventarios de oro negro en Estados resulta tremendamente revelador en este sentido. Registrando máximos en 86 años, incluso aunque los productores de petróleo redujeran la oferta, el precio del barril seguiría sintiendo la presión por un tiempo.

Desde que comenzara la guerra de precios, momento en el que la OPEP decidió aumentar a máximos históricos su producción para desplomar los precios del crudo y expulsar a los agentes menos eficientes, como el fracking de Estados Unidos, el barril de petróleo ha caído desde los 115 dólares hasta el entorno de los 35 en el que se mueve ahora.

En términos globales, el hundimiento del barril de crudo ha supuesto para los miembros de la OPEP pasar de 1,2 billones de dólares de ingresos en 2012 a 500.000 millones en 2015, que se quedarán en unos 320.000 millones este ejercicio si el precio se mantiene a los niveles actuales.