Arabia Saudí pierde el mayor nivel de rating

S&P criba la calificación de los países productores de crudo

Los precios del petróleo perdieron más de un 70% de su valor en 20 meses

El ministro del Petróleo Ali al-Naimi comparece ante la prensa
El ministro del Petróleo Ali al-Naimi comparece ante la prensa

Los países productores de petróleo no están viviendo su mejor momento. Con una caída del precio de su principal exportación de más del 70% en los últimos 20 meses, son pocas las cuentas que pueden aguantar el golpe. La agencia de rating Standard & Poor's así lo ha considerado, y ha procedido a rebajar la calificación de varios de estos países.

Arabia Saudí ('A-/A-2' desde 'A+/A-1'): la entidad augura que la deuda del mayor productor de petróleo del mundo podría superar el 7% del PIB para el periodo comprendido entre 2016 y 2019. Asimismo, prevé una caída de su PIB real . Pese a ello, la perspectiva es estable, pues S&P considera que las autoridades saudíes no dejarán que la posición fiscal del país se siga deteriorando. Hasta la fecha, la máxima calificación crediticia de Arabia Saudí era una de las bazas que los expertos esgrimían a la hora de apostar por la continuidad de la guerra del petróleo.

Rusia ('BB+/B'):  la agencia no rebaja su calificación, pero la mantiene a un nivel muy comprometido. Los bajos precios del crudo que lastran al segundo mayor productor del mundo, se le suma la previsión por parte de S&P de que se produzca un deterioro (moderado, eso sí) en sus indicadores económico, fiscal, y externo. La perspectiva sigue siendo negativa, toda vez que la entidad prevé que la situación económica rusa pueda empeorar con una rapidez superior a la calculada con motivo de las tensiones geopolíticas y las sanciones que afectan a la región.

Omán ('BBB-/A-3 desde 'BBB+/A-2'): S&P considera que los bajos precios del crudo afectan con especial virulencia a la economía del sultanato y prevé una reducción del PIB per cápita a 14,60 dólares en 2016 desde los 20,50 de 2014. Asimismo, asume que el incremento de la deuda pública del país será de, al menos, el 5%.

Kazajistán ('BBB-/A-3' desde 'BBB/A-2'): el país con peores perspectivas de entre los que han sufrido la modificación a la baja hoy de su calificación crediticia como consecuencia de la caída del petróleo. S&P considera las exportaciones y el consumo de Kazajistán se verán seriamente afectados y provocarán una contracción de la economía. Además, la perspectiva es negativa debido a los problemas relacionados con la inflación a los que la región deberá hacer frente.

Baréin ('BB/B' desde 'BBB-/A-3'): los bajos precios del oro negro han golpeado de una forma muy acusada los beneficios de este país, señala S&P. La entidad considera que esta situación provocará una mayor debilidad estructural en Baréin, que, por otro lado, espera que cuente con el apoyo de Arabia Saudí.