Las Bolsas retoman el rebote que se truncó a finales de la semana pasada

El Ibex sube un 2%: tres razones para la alegría y otras tres para no bajar la guardia

Panel de principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35.
Panel de principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35. EFE

La Bolsa española, y también el resto de plazas europeas, han arrancado la semana con buen pie y retomando el rebote que se truncó a finales de la semana pasada, y eso a pesar del toque de atención que decidió dar Moody’s a la deuda española, al empeorar la perspectiva de positiva a estable. Con todo, el Ibex 35 camina firme sobre los 8.300 puntos y ya mira a una nueva meta: los 8.400. ¿Se trata, entonces, de un nuevo paréntesis en medio del convulso inicio de año, o habría empezado a tomar forma la recuperación de la renta variable? Por el momento, la alegría que hoy muestran los inversores responde a varias razones, aunque algunos analistas advierten que no hay que bajar la guardia. La volatilidad sigue siendo la protagonista.

Nuevo repunte del precio del petróleo: El coste del barril de Brent, de referencia en Europa, sube hoy un 4% y ya supera los 34 dólares. Según Link Securities, la recuperación hoy del oro negro se debe a las “renovadas expectativas de que se alcance un pacto entre productores de la OPEP y algún gran productor no OPEP para congelar la producción de petróleo, lo que está ayudando a las Bolsas”. Desde Bankinter aseguran, no obstante, que “el petróleo testea los 30 dólares por barril, pero nada invita a pensar que se estabilizará en ese nivel puesto que Irán introducirá más producción y los inventarios se encuentran en máximos desde 1930 (AIE)”.

Desde Unicorp Patrimonio señalan que "en las materias primas podemos estar viviendo la última fase de exceso de oferta sobre demanda que ha protagonizado la caída de los precios". De hecho, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que la oferta y demanda de petróleo se iguale en el año 2017, lo que pondría fin a la sobreoferta actual de crudo que ha llevado su cotización a mínimos de hace más de una década.

Agridulces datos PMI: Se han conocido las lecturas preliminares de los índices adelantados de actividad de los sectores de servicios y de las manufacturas de las dos principales economías de la zona euro, Alemania y Francia. Y ha habido una de cal y otra de arena. Algunos datos muestran una ligera caída, aunque se mantienen en los niveles de expansión de la actividad, lo que tranquiliza a los mercados. Sin embargo, otros, como el PMI de servicios francés ha entrado en contracción. La economía de la zona euro sigue mostrando debilidad, pero precisamente por eso los inversores apuestan por que el BCE actuará sin duda en su próxima reunión del 10 de marzo.

Crecen las expectativas ante el BCE. La esperanza está puesta en los bancos centrales y el mercado descuenta medidas adicionales por parte del BCE. No solo porque algunos datos den razones para ello, sino porque el propio Mario Draghi ya ha reiterado que está listo para actuar en marzo. Se espera que aplique un nuevo recorte en la tasa de facilidad de depósito, que actualmente se sitúa en el -0,3%, hasta el -0,4% o el -0,5%. También se contempla que amplíe el programa de compra de deuda más allá de 2017 o aumentando los volúmenes mensuales adquiridos o lo extienda a otro tipo de activos (quantitative easing (QE) corporativo).

Con todo, en las últimas semanas está calando la sensación de que los bancos centrales no tienen ya la misma capacidad de influencia que antes. El equipo de Global Research de Bank of America Merrill Lynch destaca que la de marzo podría ser la reunión más difícil del BCE en los últimos años, dado que "una mayor flexibilización podría ser incapaz de tener un impacto en el mercado sostenido". Sin embargo, hay analistas que confían en el poder de los bancos centrales. “En este contexto de castigo excesivo en el que las principales bolsas han iniciado un rebote que consideramos que, aunque no exento de una elevada volatilidad intermedia, podría tener continuidad en los próximos días de cara al BCE del 10 de marzo”, dicen en Renta 4.

¿Recaída en la recesión? En la medida en que los datos macro son peores de lo esperado se avivan las voces que hablan de una potencial recaía en recesión del área del euro. Hoy se ha conocido que la expansión de la actividad del sector privado de la zona euro se ha moderado en febrero a su ritmo más bajo de los trece últimos meses. “Esta semana el contexto continuará siendo confuso e inestable. No hay soluciones mágicas a corto plazo. Las perspectivas sobre la economía y los beneficios empresariales están revisándose a la baja y este proceso no ha hecho más que comenzar”, sostienen desde el departamento de análisis de Bankinter.

Incertidumbre política. La ausencia de un Gobierno en España dos meses después de las elecciones sigue generando incertidumbre. De hecho, la agencia de calificación de riesgos Moody’s advirtió el viernes del freno a las reformas estructurales y su expectativa de que no haya medidas de calado para apoyar el crecimiento económico "con independencia de quién gobierne", en tanto en cuanto el Parlamento está demasiado fragmentado para aprobar medidas.

Referéndum del Reino Unido. Se ha fijado la fecha para la votación del referéndum de salida de la UE de Reino Unido para el próximo 23 de junio. Los mercados no se muestran especialmente histéricos por esta convocatoria que, de momento, ven como lejana en el tiempo, aunque sí que ha tenido su impacto en la libra, que se deprecia con fuerza frente al dólar y el euro después de que varias personas influyentes del país sumasen sus apoyos al posible Brexit.