Referéndum británico sobre la pertenencia a la UE

El posible Brexit lleva la libra a su mayor caída desde 2009

El alcalde de Londres, Boris Johnson, esta mañana ante la prensa.
El alcalde de Londres, Boris Johnson, esta mañana ante la prensa. REUTERS

El riesgo de que el referéndum de junio deje al Reino Unido fuera de la Unión Europea ha alterado las aguas de la City, normalmente no demasiado pendientes de los asuntos domésticos. Pese al acuerdo del fin de semana de David Cameron con los jefes de Gobierno de la Unión, la creciente oposición al primer ministro en sus propias filas amenaza el esperado resultado favorable a Europa.

Hoy los londinenses han desayunado con la noticia de que el influyente alcalde, Boris Johnson, hará campaña a favor del no, y la libra esterlina marca su mayor caída desde 2009, más de un 2,25% frente al dólar, retrocediendo posiciones contra las principales divisas del mundo. La volatilidad de la libra contra el dólar, es decir, lo que cuesta protegerse de los altibajos de la moneda, está en máximos desde 2011, según Bloomberg.

La salida de la Unión Europea es considerada por los inversores como un riesgo económico para el Reino Unido, que perdería acceso al mercado europeo de bienes y servicios. "El hecho de que influyentes miembros del partido conservador anunciaran que harán campaña para que Reino Unido salga de la UE hace pensar que las preocupaciones en torno al Brexit seguirán incrementándose", señala Valentin Marinov, analista de Credit Agricole, a Bloomberg. 

El consenso esperaba un acuerdo con Europa y que David Cameron apoyase posteriormente el sí, pero la nueva postura de Johnson y otros conservadores pone en riesgo esta previsión. Esta tarde Cameron se dirige a sus diputados.

El acuerdo que cerró el primer ministro británico el viernes en Bruselas permitirá al Gobierno del país limitar las ayudas públicas a los trabajadores comunitarios en el Reino Unido durante un periodo de cuatro años, así como adaptar las ayudas por hijos que viven fuera de las islas británicas al nivel de vida de esos países. También excluye al Reino Unido de cualquier medida destinada a forjar una mayor integración política con Europa y crea mecanismos para que los países externos a la eurozona fuercen un debate sobre leyes que consideran contrarias a sus intereses. 

"Desde la constitución de la Unión Europea ningún país ha abandonado el proyecto común, por lo que si Reino Unido diera el paso sería un grave precedente para el resto de miembros, al demostrar que el proyecto no es irreversible", apunta Carlos Fernández, analista de XTB. "Las presiones ante la posible salida sobre la libra son muy evidentes. En el escenario de incertidumbre hasta el referéndum pensamos que lo normal es que se siga debilitando, lo que nos deja una oportunidad clara de apostar a favor de más caídas en su divisa", señala.

Aun con todo, las palabras de Johnson han pesado más este lunes en los mercados, que continúan castigando a la moneda británica desde esta mañana. Hoy, la libra se depreciaba frente al dólar un 2,25% y ha pasado de cotizar desde los 1,43 dólares hasta los 1,40. En el cruce con el euro, la moneda británica también cae un 1,3%, hasta los 1,27 euros.