Un informe sobre el sector dispara las alarmas

Los inversores temen una moratoria hotelera en Madrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. EFE

La inversión hotelera en España, que alcanzó récords el pasado año por el interés de los grandes fondos internacionales y el auge de las socimis, podría ralentizarse en 2016. Si la moratoria de Barcelona impulsó que el foco se trasladara a Madrid, el informe que elabora el ayuntamiento de la capital y la posibilidad de un aplazamiento para los nuevos proyectos inquieta ahora al sector.

Primero fue la moratoria hotelera impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, que congeló las inversiones en la ciudad. Más tarde llegó el desafío independentista de Cataluña, que ha hecho que los fondos internacionales y family offices nacionales guardaran en el cajón proyectos y cambiaran su foco de atención hacia Madrid, y ahora el anuncio de un estudio en la capital sobre la oferta alojativa. Los inversores, fondos de inversión y cadenas hoteleras han frenado en seco en el arranque del año, pese a unas previsiones optimistas a cierre de 2015, ejercicio en el que se logró un récord histórico en inversión hotelera en España: 2.650 millones de euros.

La industria hotelera reconoció ayer su inquietud ante el documento en el que trabaja el Ayuntamiento de Madrid, principalmente por su desconocimiento sobre los objetivos que se plantea el informe. El consistorio trata de aplacar los ánimos y asegura que contará con los hoteleros para la realización del texto. Estos últimos han solicitado que se contabilice la planta de viviendas turísticas, tanto legales como ilegales.

Durante el foro De récord en récord: Turismo e inversión hotelera en España organizado por IE Business School en colaboración con la consultora Irea, Luis Miguel Martín Ortiz, director general de Azora, reconoció que las inversiones en establecimientos hoteleros se están viendo afectadas tanto en Madrid como en Barcelona por la situación política y destacó que en la capital “existe una moratoria de facto”, que provocará que los propietarios de los hoteles ya existentes que quieran ponerlos en el mercado lo hagan con unos precios más elevados. Por contra, aseguró que la eliminación de la moratoria en Canarias tras una reciente sentencia del Tribunal Supremo supondrá una liberalización para que la industria hotelera pueda poner en marcha establecimientos de nueva planta, lo que impulsará que “se estabilicen los precios”.

Henri Wilmes, directivo del fondo británico London & Regional Properties, aseguró por su parte que “lo que nos afecta, más que la incertidumbre política, son los temas municipales y las licencias”.

Isabel Borrego, secretaria de Estado de Turismo, insistió a su vez en el mensaje de que “la incertidumbre política ya está afectando a las inversiones”, mientras que Amancio López, presidente de Exceltur y de Hotusa, se centró el auge de los pisos turísticos y su falta de regulación y en la “amenaza de penalizar al sector hotelero con impuestos turísticos” en algunas comunidades.

Más allá de los temores y posibles ralentizaciones en el sector, Miguel Vázquez, socio director de la división de Hoteles de Irea, aseguró que “tras un año récord de inversiones, las compras oportunistas parece que han remitido”. “Creemos que el mercado español ha entrado en un modo de normalización”, afirmó, mientras que los ponentes se mostraron confiados de que los próximos jugadores del mercado serán los fondos de inversión internacionales y las socimis, tras el éxito logrado entre otras por Hispania.

  • Millenium estudia lanzar una socimi

Javier Illán, presidente del Grupo Millenium, confirmó ayer que entre los planes del fondo está ampliar sus inversiones, hasta ahora centradas en los hoteles urbanos, al segmento vacacional y dedicar hasta un 50% del total en establecimientos en Baleares, Canarias y Costa del Sol. “En los destinos de costa hay muchos establecimientos en primera línea de playa con necesidad de inversión en capex”. Para este año, Illán reconoció que el grupo se ha marcado como objetivo invertir unos 300 millones de euros en el segmento hotelero, cifra que podría elevarse hasta los 500 millones en un escenario “más arriesgado”. Esto supondría la creación de una socimi especializada en hoteles, algo que la empresa está analizando en este momento.

Illán reconoció que es una opción que tienen sobre la mesa y que el grupo prevé decidir en los próximos dos meses. Para ello, agruparían los activos que tienen en propiedad en este momento con otros para crear un vehículo con una valoración de unos 800 millones de euros. “Para ser una socimi verdadera tiene que ser grande y líquida”, aseguró. El ejecutivo descartó además seguir los pasos de Bay, la socimi hotelera de Hispania que cuenta con Barceló como gestor hotelero de referencia, pero reconoció estar en conversaciones con varios operadores.

Luis Miguel Martín, de Azora, destacó por su parte que las inversiones que realice el grupo este año, tras un 2015 en el que ejecutaron 27 operaciones, dependerán de las oportunidades que surjan, recordó que Hispania tiene una preferencia por el vacacional en Canarias, por contar con una temporada estival más extensa, y que apostará también por “ciudades de primer orden que no estén sobredimensionadas”. Más cauto se mostró el representante de London & Regional Properties, que reconoció que el mercado hotelero español “es hoy más competitivo que hace cuatro años y hay más dinero que quiere invertir en el sector hotelero español”.