Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup

“Los planes laborales del PSOE pararán inversión”

Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup durante un momento de la entrevista con Cinco Días.
Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup durante un momento de la entrevista con Cinco Días.

No hay un parón en el empleo, pero muchas empresas están postergando sus decisiones de contratación a la espera de conocer quién gobernará España. Esa es una de las alarmas que lanza Raúl Grijalba (Logroño, 1969), presidente de ManpowerGroup en España, para quien el mensaje del PSOE de derogar la reforma laboral parará inversiones. Como alternativa, propone un gran pacto para adaptar las habilidades de dos millones de parados a las necesidades de las compañías.

Pregunta. Las empresas de trabajo temporal son un indicador adelantado del empleo. ¿Está la incertidumbre política frenando la actividad?

respuesta. Sí, se ha notado. Especialmente, lo que estamos viendo son decisiones de inversión que se están posponiendo. Si bien, de momento, no hay cancelaciones. Y estas empresas que posponen sus inversiones son sobre todo aquellas con conexión internacional. Ante una incertidumbre como esta del país y ante posibles cambios regulatorios que afectan a innumerables sectores, sí que estamos viendo que nuestros clientes postergan algunas decisiones de contratación hasta tener más certidumbre en cuanto a cuáles serán las políticas regulatorias del mercado laboral, energético, financiero, etc.

P. Sin embargo, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, asegura que España puede aguantar seis meses sin Gobierno sin que esto afecte a la actividad. ¿Lo comparte?

r. Creo que no; yo pienso que en inversiones sí se notará. Otra cosa es que llevemos una inercia importante en exportaciones y consumo interno. Pero si esta inercia se para y la inversión también, el país pasa a un PIB del 1%, como mucho. Por eso, son muy importantes los tiempos. Sé que la política tiene sus tiempos, pero el país y la economía necesitan otros tiempos diferentes.

P. Pedro Sánchez intenta formar Gobierno, ¿qué opina de los planes del PSOE para el mercado laboral?

r. Que en este país con ese mensaje y esos planes se va a parar mucha inversión. Se va a crear mucha incertidumbre, o mucha certidumbre de la mala, de la que te haga parar. El pacto que debería centrar las negociaciones para formar Gobierno no es uno para derogar la reforma laboral, ni uno para cambiar el Estatuto de los Trabajadores, sino un pacto por la empleabilidad.

P. Pero hace poco usted mismo pronosticaba que ya en los próximos meses mucho empleo temporal se consolidaría y transformaría en fijo...

r. Sí, esperamos que a medida que pasen los meses muchos contratos temporales se hagan indefinidos, a no ser que el marco regulatorio cambie tanto que decidan que no se consolida nada. Aunque también es verdad que se está ya creando menos empleo que hace un año. Si este año el PIB apunta a un 2,5%, la ocupación crecerá un 2%. Se creará menos empleo que en 2015 y esto ya lo hemos visto en enero. Dicho esto, España no puede esperar que el crecimiento del empleo venga solo por el avance de la economía; no puede seguir jugándoselo solo al PIB.

P. ¿Qué hay que hacer entonces?

r. Clarísimamente, el próximo Gobierno deberá promover el gran pacto por la empleabilidad que he citado antes. Mi propuesta es que este pacto gire en torno a tres ejes. El primero sería capacitar a casi dos millones de parados que están fuera del mundo laboral desde hace tiempo, 800.000 de ellos jóvenes. Están totalmente desconectados de las habilidades que necesitan las empresas. El pacto para hacer a esa gente empleable debe incluir compromisos de formación y contratación de las empresas y de las Administraciones. Quizás hay que quitar las actuales bonificaciones a la contratación, como dice el PSOE, pero concentrarlas todas en preparar y contratar a estos colectivos.

El segundo eje sería ordenar las políticas activas. Hay que dejar al margen los egos de cada Administración y cada actor del mercado laboral y hacer un buen diseño, pegado al terreno, de las políticas activas, según lo que se necesite en cada zona.

Y un tercer eje afectaría a la transformación digital de las empresas. La falta de adaptación de los parados y los trabajadores a este punto es una de las cuestiones de mayor freno a la contratación hoy en día.

"800 agencias de colocación son demasiades"

Manpower es uno de los grandes grupos de selección de personal que colabora con los servicios públicos de empleo para colocar a grandes grupo de desempleados, generalmente de difícil colocación. En su caso, Raúl Grijalba, defiende la eficacia del programa que lidera Manpower, que está obteniendo grados de colocación del 26%, frente al 2% que registra el servicio público de empleo. Sin embargo, Grijalba critica el actual diseño del modelo de colaboración entre la Administración pública y las agencias de colocación y asegura que sería necesario crear otro modelo distinto para optimizar dichas alianzas. “No hay una buena regulación de la colaboración público privada a la hora de colocar a desempleados”. Y atribuye esta falta de éxito “al hecho de que el Ministerio de Empleo permita la existencia de más de 800 agencias de colocación, muchas de las cuales no saben ni lo que es un puesto de trabajo, ni están siquiera conectadas al mercado laboral”.

Además, se queja de que el actual modelo es copiado del sistema inglés, totalmente vinculado al éxito: “Si la agencia no coloca, no cobra”. Grijalba cree que eso tiene sentido solo en un mercado como el inglés, con un 6% de paro y donde existen unas políticas activas que en tres meses hacen a un parado empleable. “En España, con las políticas activas actuales harían falta tres años, y las empresas no pueden esperar”. Por eso, considera que dicha colaboración público-privada debería retribuirse según otros baremos.