China, el petróleo y las dudas sobre la economía seguirán condicionando las Bolsas

¿Dónde encontrará el suelo el Ibex 35? Los analistas lo ven en los 8.200

Jornada de respiro en medio de la corrección.
Jornada de respiro en medio de la corrección. EFE

Apenas algún rayo de luz es capaz de abrirse paso entre los nubarrones que desde principios de año se ciernen sobre las Bolsas. El Ibex 35 trata de sobreponerse a la corrección y saca fuerzas de flaqueza (de las 24 sesiones en lo que va 2016, nueve ha logrado cerrar en positivo y hoy de nuevo intenta el rebote), pero lo cierto es que en el corto plazo los mercados seguirán condicionados por China, el petróleo y ahora también por las dudas sobre la economía de Estados Unidos, después de la debilidad que arrojan algunos datos. Tres factores que acechan y que, según los expertos, están minando la confianza de los inversores. “Las caídas son generalizadas en todos los índices, las zonas y los países”, sostiene el socio director de Atl Capital, Félix López, que añade que "ahora pesan más en la balanza los miedos y las incertidumbres”. Unas incertidumbres que abonan el terreno a la volatilidad.

Así, después de haber cotizado el Ibex 35 por debajo de los 8.400 puntos en las últimas sesiones, desde XTB, Borja Rubio cree el suelo a corto plazo está en los 8.200 puntos. “Si el selectivo logra aguantar en esa zona será buena señal, pero si la perfora a la baja se entraría en un terreno desconocido y podría haber otra ola bajista”, asegura.

IBEX 35 9.354,60 -0,30%

Para Rubio, el principal problema de las Bolsas viene de China. “Tenemos la sensación de que hay burbujas en algunos mercados en China que no han salido a la luz y, además, China es el principal demandante a nivel mundial y muchos países dependen de lo que haga este país”. Asimismo, a su juicio, ahora mismo en Europa preocupa el sector bancario, con la banca italiana en la picota por el elevado nivel de créditos malos que atesora en sus balances. “Se teme que algunos bancos importantes en Europa tengan que realizar ampliaciones de capital para aumentar su solvencia”.

El petróleo sigue en el punto de todas las miradas. Pero el rebote que está experimentando el oro negro en las últimas horas no ha impedido que se mantenga la aversión al riesgo de los inversores, debido a las crecientes dudas sobre la economía mundial. Preocupa la evolución de la economía estadounidense tras unos índices de actividad de enero de los sectores de servicios más débiles de lo previsto. Es por eso que los analistas empiezan a preguntarse si no se habrá equivocado la Fed al haber comenzado la subida de tipos en diciembre.

El estratega de Citi en España, José Luis Martínez Campuzano, no cree que se retomen las medidas expansivas en el país, pero “sí parece probable es que el discurso de la Fed en el futuro próximo sea mucho más cauteloso a la hora de avanzar la continuidad de la normalización monetaria”. Desde Link Securities destacan que “si bien es factible que en marzo no vuelva a elevarlos [los tipos de interés], es muy probable que lo vuelva a hacer en unos meses cuando los mercados financieros se hayan estabilizado”. Renta 4, por su parte, afirma que “cada vez se alejan más las posibilidades de nuevas subidas de tipos en EE UU” y parte del mercado apuesta ya por que no haya más incrementos este año. "los futuros de fondos FED descuenta un 51,5% de probabilidad de que los tipos acaben 2016 en los mismos niveles de la actualidad", apunta Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio.

Esta es la razón que ha debilitado al dólar frente al euro, lo que a su vez ha propiciado la recuperación del crudo. Una recuperación que, de acuerdo con Link Securities, "tiene mucho de especulativa por el cierre de posiciones cortas".

Los niveles técnicos de Renta 4 para el Ibex 35 oscilan entre los 8.550 puntos y los 8.200.

Con todo, Félix López opina que, “con independencia de los malos datos que llegan desde el otro lado del Atlántico, el castigo a las Bolsas es excesivo”. El experto de Atl Capital señala que por valoraciones las compañías ligadas al consumo “deberían seguir funcionando razonablemente bien”.