El Rey encargará formar Gobierno al líder del PP

Rajoy se someterá a la investidura aunque no tenga suficientes apoyos

El PNV asegura que sólo apoyará a Pedro Sánchez si el PSOE reconoce el "derecho a decidir"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. REUTERS

La posibilidad de que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no se sometiera al debate de investidura ante la certeza de que no cuenta con apoyos quedó descartada. El propio monarca manifestó durante la ronda de consultas que su idea es designar en primer lugar a Rajoy. El presidente del Gobierno, que hoy se reúne con Felipe VI, trabaja ya en su discurso de investidura.

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró hoy que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, trasladará al Rey su “voluntad firme” de presentarse al debate de investidura. Salió así al paso de los rumores que apuntaban que Rajoy podría rechazar ese trámite ante la evidencia de que no cuenta con apoyos suficientes y para evitar la imagen de salir derrotado.

Hernando apuntó que corresponde al monarca encargar a un candidato formar Gobierno y expresó su deseo de que “tome la decisión que han marcado las urnas”. El Rey Felipe VI mantiene su ronda de consultas y es quien debe designar, tras escuchar a los portavoces de los distintos partidos, un candidato a la investidura. En caso de que no logre los apoyos suficientes, el monarca debe proponer otro nombre. El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, señaló hoy tras reunirse con el Rey, que Felipe VI maneja como primera opción que Mariano Rajoy se someta a la investidura. El político valenciano explicó que el monarca considera que se debe seguir el “orden natural de las cosas”, de forma que sea Rajoy quien intente en primer lugar el respaldo del Congreso. Pese a ello –siempre según Baldoví– el Rey también maneja la alternativa de que el PP opte por no presentarse ante la certeza de que no conseguirá los votos suficientes, cuando el diputado le planteó esta segunda posibilidad. Sin embargo, esa posibilidad fue rechazada después por Génova.

Fuentes de la dirección nacional del partido admiten que si Mariano Rajoy desistiese de no acudir a esa primera votación de investidura en el Congreso –que se producirá en febrero– sería el “reconocimiento de un fracaso” y es algo que no puede hacer el presidente en funciones.

Un falso Puigdemont habla con Rajoy

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, fue ayer objeto de una broma de un programa de radio en la que un imitador llegó a hablar con él haciéndose pasar por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para intentar concertar una próxima reunión entre ambos. En la llamada, realizada el miércoles y emitida ayer por la mañana en la emisora catalana Radio Fláixbac, Rajoy mantiene un diálogo cordial con el falso Puigdemont, a quien le recuerda que se conocieron en Gerona con motivo de la inauguración del AVE. “¿Cómo va la vida?”, le dice el presidente del Ejecutivo central. Ante la petición del imitador de buscar un día para verse en Madrid y hacer oficial lo que ya saben que se van a decir, el jefe del Gobierno le propone esperar a ver cómo queda la ronda de contactos que está manteniendo esta semana el Rey para encargar la investidura del presidente del Gobierno y que él asegura que desconoce cómo va a resultar.

A la espera de ello y de que se decida “si hay investidura o no la hay”, Rajoy propone llamarle el lunes, día 25 de enero, para fijar una fecha y señala que como él tiene “la agenda muy libre”, ese encuentro podría fijarse para las 24 o 48 horas siguientes.

Tras esa respuesta, el presentador del programa se dirige al presidente del Gobierno para comentarle que se trataba de una broma, a lo que Rajoy contesta: “Comprenderá usted que esto no es serio. Hagan ustedes lo que quieran, pero, desde luego, no es serio”. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, subrayó ayer que la broma demuestra que “Rajoy no está cerrado” a hablar con el presidente de la Generalitat. El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se limitó a señalar que caer en el engaño “le podría haber ocurrido a cualquiera”.

Además, y ante las voces en el PP que echan en falta que Rajoy esté más activo, Rafael Hernando indicó que si el Rey encarga a Mariano Rajoy formar Gobierno, entonces abrirá negociaciones con los partidos para recabar apoyos. “Cuando se tomen las decisiones por parte del Rey y encargue esas funciones a quien sea, que nosotros deseamos que sea al señor Rajoy, llamará y se sentará con los partidos políticos de forma formal”, enfatizó, para añadir que hay “mucha ansiedad” por parte de algunas formaciones, pero hay que “respetar las reglas” y “los tiempos”.

Desde las filas socialistas se mantienen a la expectativa y su discurso oficial no ha variado. Rechazan de forma rotunda formar parte de una gran coalición o facilitar la investidura de Rajoy o de otro candidato del PP. El PSOE señala que, como ganador de las elecciones, al PP le corresponde formar Gobierno y, si no lo logra, los socialistas intentarán aglutinar una mayoría alternativa.

Los números juegan en contra de Rajoy, que solo puede ser presidente si consigue el apoyo del PSOE. En cambio, los socialistas consideran que tienen más opciones, aunque no fáciles. Sánchez ganaría la investidura si logra el apoyo de Podemos, IU y PNV y la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Democràcia i Llibertat. La formación de Pablo Iglesias exigió justo después de las elecciones que cualquier pacto pasaba necesariamente por aceptar un referéndum independentista en Cataluña, una condición que los socialistas rechazaron. Sin embargo, Podemos ha ido desdibujando esa línea roja y hoy las posiciones parecen más cerca.

Aun así, el acuerdo con los nacionalistas vascos no está ni mucho menos asegurado. El diputado del PNV Joseba Agirretxea avisó de que su formación no va a dar su apoyo “gratis” a ningún candidato a presidente del Gobierno y pondrá encima de la mesa el cumplimiento de varios “compromisos”: un nuevo estatus para Euskadi con “derecho a decidir” y una relación bilateral con el Estado. Son condiciones que anteriormente el PSOE ya ha rechazado y que cuentan con la oposición firme de los barones socialistas en Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha.

En la misma línea, la variante catalana de Podemos también reclama que el PSOEreconozca el “derecho a decidir”. El portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Doménech, se mostró seguro de que conseguirán convencer al PSOE de que el referéndum en Cataluña es posible en el marco de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez. Recordó que esa consulta era una propuesta del PSOE hace solo dos años.

Después de entrevistarse con el Rey en el Palacio de la Zarzuela, Doménech explicó que mantuvo una conversación “larga e interesante” con Felipe VI sobre el referéndum en Cataluña. El político catalán trasladó al monarca el rechazo de su formación a una “gran coalición” con el PSOE y Podemos en la que esté integrado Ciudadanos.