El comité de empresa de Seat da por hecha la adjudicación

La plantilla de Martorell teme menos trabajo con el Audi A1

Planta de Seat en Martorell.
Planta de Seat en Martorell.

Los trabajadores de la planta de Seat en Martorell (Barcelona) dan por hecha la adjudicación de la producción del nuevo Audi A1, pero queda la duda de si la llegada de este modelo supondrá la reubicación de la producción del todoterreno Q3, que la fábrica tiene desde hace años. El comité de empresa asegura que la decisión está tomada, aunque no de forma oficial. “Sabemos perfectamente que esta decisión está adoptada; va a ser así con toda seguridad”, señaló ayer el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, en declaraciones a los medios tras los Encuentros Seat en Madrid, según recoge Europa Press.

Carnero manifestó asimismo su posición contraria a este eventual cambio ya que, señaló, el Audi Q3 es un coche premium que necesita más de mano de obra que el A1. “No es lo mismo trabajar con el A1, que tiene 17 horas de trabajo, que el Q3, que tiene 28”, subrayó Carnero, aunque reconoció que el A1 supondría más unidades anuales.

Las previsiones de la firma apuntan a una demanda de 750.000 modelos de este tipo entre 2018 y 2026, lo que supone entre 180.000 y 200.000 unidades anuales. El representante de los trabajadores apuntó que si no se adjudica otro modelo alternativo al Q3 –y adicional al A1–, habrá un problema de empleo en 2018 o 2019 “con toda seguridad”.

Fuentes de Seat indicaron a Cinco Días que desde la empresa “no se comenta sobre modelos pendientes de adjudicación” si bien reiteraron que Audi confía “plenamente” en la planta de Martorell. Asimismo, desde Audi tampoco quisieron confirmar la adjudicación a la planta barcelonesa.

Crecimiento del 8%

El centro de Martorell (Barcelona) cerró el pasado ejercicio con un volumen de producción de unas 477.000 unidades, la cifra más alta de los últimos 14 años y un crecimiento del 7,8% respecto al año anterior, según explicó el presidente de Seat, el italiano Luca de Meo, durante la celebración de los Encuentros Seat. La marca española del grupo Volkswagen logra así un incremento de las ventas en los últimos tres años del 25%. En 2015, las entregas de la marca rompieron la barrera de los 400.000 vehículos vendidos en un año por primera vez desde 2007, con 400.037 matriculaciones y un incremento del 2,4% sobre el ejercicio anterior.

El máximo responsable de la firma automovilística en España, que ocupa el cargo desde finales del pasado año tras destaparse el caso Volkswagen, indicó que la intención de la marca es lograr “lo antes posible” escapar de las pérdidas que registra en los últimos años y entrar en rentabilidad. En esta línea, destacó que están trabajando para lograr una sostenibilidad de la corporación española a largo plazo. “Uno de los principales objetivos es estrechar el vacío entre la realidad y la percepción que se tiene de la marca Seat”, apuntó.

El directivo apuntó que parte del éxito productivo del centro catalán durante el ejercicio 2015 se explica por la elevada demanda del modelo Q3 de Audi, el único vehículo del segmento premium que se fabrica en España.

De Meo subrayó que la previsión es que estas cifras se mejoren en el futuro, gracias a la llegada al mercado de tres nuevos modelos en los próximos 18 meses, entre ellos el futuro todocamino de la marca, que se convertirá en el tercer pilar de ventas de la marca, junto con el León y el Ibiza, y que se introducirá en un segmento que está experimentando un gran crecimiento. El presidente de la corporación afirmó que el año pasado Alemania se convirtió en el primer mercado mundial para la marca, con casi 90.000 unidades, consecuencia de la mejora de la calidad percibida y de la fiabilidad de sus modelos.

Rentabilidad

Por otro lado, indicó que la intención de la marca es lograr “lo antes posible” escapar de las pérdidas que viene registrando en los últimos años y lograr el 'breakeven'. En esta línea, destacó que están trabajando para lograr una sostenibilidad de la corporación española a largo plazo.

Además, señaló que la actual situación política en España es “complicada” y señaló la relevancia de la estabilidad en el país, al tiempo que aseguró que la empresa siempre ha mantenido relaciones constructivas con todas las autoridades.

En otra línea, apuntó que llega a la dirección de Seat con la intención de devolver a la marca española el protagonismo que merece dentro de la economía y de la industria del país y afirmó que en el mercado nacional no se conforma con la segunda posición por volumen de ventas que ocupó en 2015, por detrás de Volkswagen.

“No se me ocurre un mercado automovilístico en el que no sea líder una marca local”, aseguró De Meo, que apuntó que su compañía trabajará para mejorar sus resultados en España, a pesar de que calificó como “positivas” las cifras contabilizadas durante el ejercicio precedente.

“Seat se merece tener una mejor posición e imagen en el mercado de la que ocupamos en la actualidad y los españoles deben sentirse orgullosos de tener una compañía como esta”, subrayó, al tiempo que destacó que las ventas mundiales de la marca cerraron 2015 con más de 400.000 unidades, lo que supone un aumento del 2,4% y la primera vez que se superan las 400.000 unidades en ocho años.

El presidente de la corporación afirmó que el año pasado Alemania se convirtió en el primer mercado mundial para la marca, con casi 90.000 unidades. “Es como vender Domino's Pizza en Nápoles”, explicó, al tiempo que destacó que esta situación es consecuencia de la mejora de la calidad percibida y de la fiabilidad de sus modelos.

El directivo resaltó que las cifras positivas del ejercicio pasado tienen más valor teniendo en cuenta los casos de las emisiones registrados por el consorcio Volkswagen y señaló que el grupo ha presentado las soluciones técnicas, que se implementarán durante el año actual y que han sido aprobadas por las autoridades españolas y europeas. “Esta crisis debe ser una oportunidad para ser mejor en el futuro”, resaltó.

Asimismo, añadió que durante el año actual su compañía trabajará en lograr una rentabilidad sostenida para la marca y en una sólida estrategia de cara a 2025. “Uno de los principales objetivos es estrechar el vacío entre la realidad y la percepción que se tiene de la marca Seat”, apuntó.

Calidad
Por otra parte, el director de Calidad de Seat, Joaquín Serra, resaltó que uno de las metas de la marca es reforzar la calidad de sus modelos y reducir el índice de errores, con el fin de mejorar la percepción y la imagen de la firma entre los clientes. Para ello destacó que cuentan con una estrategia industrial que se basa en los pilares de productividad, calidad y de equipo.

Además, Serra subrayó que desde 2011 se redujeron más de la mitad los defectos en garantías, situándose como la marca con menos reclamaciones del grupo. En satisfacción de cliente, en 2015 fue la líder en Alemania en una encuesta que evalúa la opinión de clientes tres meses después de la compra.