Negociará con España, Bruselas y los acreedores

Junqueras reconoce como propia el 22% de la deuda española

Oriol Junqueras
El futuro vicepresidente de la Generalit, Oriol Junqueras

La hoja de ruta del nuevo Gobierno catalán para proceder a la desconexión de España pasa por iniciar un proceso de negociación a tres bandas (España, Comisión Europea y acreedores) para tratar de convencerles de que la comunidad autónoma una vez independizada será más solvente que España. En una entrevista en la emisora RAC1, el que será responsable del área económica de la Generalitat se propuso “convencer a los tenedores de deuda que es más fiable el retorno por parte de una Cataluña independiente que de una Cataluña que siga siendo dependiente de un Reino de España que continúa gestionando mal los recursos públicos”.

Aludiendo al proceso soberanista, Junqueras dijo que “esta partida no la jugamos solos, hay otros jugadores, entre ellos los mercados financieros que tienen deuda de España”, a los que el político catalán tratará de demostrar que “la sociedad catalana está en mejores condiciones de retornar esta deuda si es un estado independiente que si no lo es”.

Frente a la “actitud intransigente” del gobierno español, e incluso en “el caso de que no quieran negociar nada”, Junqueras entiende que “hay una parte que les puede obligar” a hacerlo, y recordó que “la inmutable Constitución española la cambiaron en 12 horas en una noche de agosto para satisfacer a los mercados financieros”.

En su opinión, esto quiere decir “que hay agentes en el ámbito multilateral y mundial que tienen una capacidad de negociación clarísima con el gobierno español, casi de dictado, y por tanto esta negociación se producirá, de forma mas explicita o de forma mas implícita, de forma mas abierta o mas cerrada, pero se producirá”, concluyó.

En condiciones de pagar

En ese sentido, aseguró que “es muy importante que nuestra actitud sea de estar dispuestos a reconocer una parte de la deuda pública de España (parte que cifró en unos 240.000 millones de euros, un 21,8% del total) y a dar garantías de que nosotros responderemos con más seguridad de la que puede hacerlo el estado español”.

Para poder ejercer la independencia, recordó que Cataluña necesita crear unas “estructuras mínimas”, como la Agencia Tributaria o la Agencia de la Seguridad Social, y que tiene en contra a un Estado español con “unos instrumentos muy consolidados, lo que le da clara ventaja”, algo que considera que se puede compensar “a través del consenso político, social y un nivel máximo de movilización”.

El futuro vicepresidente quiso tranquilizar a los funcionarios por las medidas que pueda adoptar el gobierno catalán. “Si alguien tiene miedo, que deje de tenerlo. La sociedad catalana está en condiciones de pagar lo que ya paga y de responder a una deuda que nosotros no hemos generado”, precisó. Y volvió a cargar contra el actual sistema de financiación autonómica. “El 95 % de los impuestos de los catalanes los cobra el estado español, la Generalidad controla menos del 5% y con esto no puede hacer frente a los gastos de las instituciones catalanas”, apuntó Junqueras, quién denunció que hayan tenido que hacer frente a 1.900 millones de intereses de la deuda. “Si en lugar de darnos crédito con nuestros impuestos nos los retornaran, tendríamos un importe de seis veces el plan de choque social”.

Activado el procotolo de seguridad a funcionarios

El sindicato de la función pública CSIF informó ayer de que, tras los últimos acontecimientos de Cataluña, ha reactivado su campaña informativa para proteger a los funcionarios catalanes y recordó que cuenta con un protocolo con modelos de actuación y que va a ofrecer un seguro para los casos de suspensión de empleo y sueldo. El Tribunal Constitucional prepara ya su maquinaria para impedir que los dirigentes y los funcionarios que trabajen en la comunidad autónoma no cumplan con las leyes estatales.

Con este fin, el sindicato también va a poner en marcha un sistema de alerta para detectar situaciones irregulares y tomar las medidas que correspondan, en colaboración con la Administración, en defensa del ordenamiento jurídico, el estatuto de autonomía y de la Constitución.

En cualquier caso, CSIF deja claro que es un sindicato independiente, que no está ligado a ninguna formación política y que actúa “desde la responsabilidad y el interés de los trabajadores que se pueden ver perjudicados por decisiones políticas que les trascienden”.

Aguirre Newman: no ha bajado la inversión inmobiliaria

La consultora Aguirre Newman descartó ayer que la situación política en Cataluña afecte al sector inmobiliario y aseguró que no ha recibido ninguna petición de clientes para cambiar de sede fuera de Barcelona, a la vez que destacó que el 85% de la inversión inmobiliaria en la ciudad es extranjera.

Durante la presentación de la situación del mercado inmobiliario la directora general de Aguirre Newman Barcelona, Anna Gener, explicó que la inversión extranjera que hace una operación en la capital catalana quiere seguir invirtiendo. Gener apuntó que durante 2015 se materializaron operaciones de inversión por valor de 1.977 millones de euros en el sector inmobiliario en Barcelona y destacó que el 85% fue foránea.

Además insistió en que la contratación de superficie de oficinas aumentó en Barcelona un 25 % en 2015 y la inversión, un 52 %, respecto al año anterior. Gener reconoció que no han recibido peticiones de empresas para trasladar su sede de Barcelona, aunque señaló que esto no tiene que nada que ver con trasladar el domicilio fiscal.