La probabilidad de una coalición de centro-derecha favorable al mercado ha disminuido

Dime qué Gobierno habrá y te diré qué pasará en el Ibex

Un informe de UBS analiza los pactos de gobierno más probables en España y sus posibles consecuencias.
Un informe de UBS analiza los pactos de gobierno más probables en España y sus posibles consecuencias.

El fragmentado resultado que arrojaron las elecciones generales del pasado 20 de diciembre en España deja una maraña de posibles alianzas sobre la mesa que, de no resolverse pronto, no solo pasará factura a los activos españoles sino que también podría perjudicar a la recuperación económica española. Es la opinión que el banco suizo UBS refleja en un reciente informe, en el que advierte que si se prolonga la incertidumbre sobre la formación de Gobierno “podría aumentar el bajo rendimiento del Ibex 35 frente al resto de la renta variable de la zona euro”, al tiempo que “la prima de riesgo española, que se había estrechado antes de las elecciones, debería aumentar de forma moderada”. El riesgo país español llegó a situarse momentáneamente por debajo de los 100 puntos básicos los días previos al 20D y ahora se sitúa en los 112.

UBS sostiene, además, que “la niebla política” podría afectar a las previsiones de crecimiento económico, “que ahora parecen optimistas, en particular para el primer trimestre de 2016”. Esgrime que “las reformas estructurales adicionales que necesita el país serán más difíciles de implementar ahora, y no se alcanzarán a tiempo los objetivos de déficit presupuestarios y la tasa potencial de crecimiento del PIB probablemente no será tan elevada”.

Con todo, UBS contempla una “probabilidad significativa de un punto muerto en el Congreso de los Diputados que obligará a nuevas elecciones en la primavera” o, en el mejor de los casos, augura un “acuerdo de última hora” que alumbraría un gobierno en minoría “débil” presionado por los mercados y la Comisión Europea con una vida parlamentaria muy corta. “Las posibilidades de una coalición de centro-derecha favorable al mercado han disminuido y la coalición de izquierdas es por lo menos tan probable como un gobierno en minoría del PP”, apunta la entidad.

Probables Gobiernos en minoría

UBS analiza las opciones de gobierno que, en su opinión, son más probables y sus posibles consecuencias. Ve “improbable” la gran coalición PP y PSOE, aunque sí considera factible (con un 10% de probabilidad) y “viable durante algún tiempo” un Ejecutivo del partido liderado por Mariano Rajoy con apoyos puntuales del PSOE en temas institucionales.

Otorga una probabilidad del 30% a un gobierno en minoría del PP con la abstención de Ciudadanos y PSOE. En este caso, estima que las leyes se negociarían una por una y podría llegar a crearse una comisión parlamentaria para reformar la Constitución. “La cantidad de medidas de ajuste fiscal necesarias haría difícil llegar un acuerdo sobre el presupuesto de 2017, y cabrían elecciones anticipadas a finales de 2016 o principios de 2017”.

A una coalición de izquierdas PSOE-Podemos le confiere una probabilidad del 35%. UBS cree que, igualmente, los desacuerdos surgirían de cara al presupuesto de 2017 y llevarían a nuevas elecciones antes de tiempo. “Obtener el apoyo de la izquierda restante implicaría acordar medidas favorables a la independencia vasca y catalana”.

Desde Norbolsa afirman que el nuevo gobierno en minoría tendrá menos capacidad para continuar con la misma intensidad las reformas estructurales que impulsen la actividad económica.

Y con el 25% de probabilidad, UBS prevé la disolución del Parlamento en un plazo de dos meses tras unas negociaciones infructuosas. “Los inversores probablemente considerarían este resultado como negativo y habría una reacción adversa del mercado en las siguientes semanas”, dice UBS.

Por su parte, Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, asegura que “la opción que tendría la lectura menos positiva por parte del mercado es la de una coalición que incluya partidos con políticas heterodoxas o intereses nacionalistas”. Añade que, “sin embargo, incluso un acuerdo que dé como resultado un gobierno más conservador podría ser insuficiente a medio o largo plazo, aunque a corto plazo indudablemente tendría una acogida positiva”.

A juicio de De Gregorio, “los inversores deben extremar la precaución en la renta variable española”, y aconseja evitar una serie de sectores “hasta tener una mayor visibilidad sobre los resultados”. Serían aquellos fuertemente regulados, como el eléctrico, gasista, o empresas de infraestructuras como Aena. Recomienda mantenerse alejado del sector de la industria financiera, “dado que el programa político de algunos partidos incluye mayores impuestos en los productos de inversión”, del consumo, “dado que en una situación de inestabilidad política vemos factible que se pospongan las decisiones de compra y se potencie más el ahorro”, y de los sectores inmobiliario y constructor.

Cree que las compañías que mejor se pueden comportar son las que están diversificadas geográficamente y con negocios no expuestos a asuntos regulatorios, como CIE Automotive o IAG.