Tras las elecciones, la incertidumbre política dejará de lastrar

¿Cuánto subirá el Ibex en 2016? Los expertos le otorgan un potencial del 14%

¿Cuánto subirá el Ibex en 2016? Los expertos le otorgan un potencial del 14%

Déjà vu. Esta es la sensación que seguro están experimentando los inversores cuando se paran a mirar las previsiones de los analistas para el próximo año. Como viene ocurriendo en los últimos dos ejercicios, los expertos eligen como opción preferida la renta variable, pues consideran que es el activo que permitirá obtener los retornos más jugosos. En un mercado como el europeo, dominado por la inyección de liquidez del BCE, y el estadounidense, pendiente de la subida de tipos que traerá consigo un incremento de las rentabilidades de la deuda, la Bolsa acabaría convirtiéndose a lo largo de 2016 en la única vía para sacar partido a los ahorros, según las estimaciones.

De nuevo, la renta variable europea y, con mayor contundencia, la española son sobreponderadas en las carteras de las firmas de inversión. Pero no es de extrañar que a más de uno esto le inspire alguna que otra duda pues algo similar se decía a finales del año pasado sobre el comportamiento que registraría el Ibex 35 a lo largo de este 2015. Sin embargo, en los últimos once meses, el selectivo español se ha visto descolgado del resto de plazas delViejo Continente y se sitúa a gran distancia de los 12.500 puntos que auguraban los más optimistas.

Ibex

Monitor informativo en la bolsa de Madrid que muestra el principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35.
Monitor informativo en la bolsa de Madrid que muestra el principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35. EFE

Si por algo se caracterizan las previsiones que manejan los expertos para la Bolsa española de cara a 2016 es por la unanimidad. La mayoría de las firmas que han presentado sus estimaciones hasta la fecha, así como la de los analistas consultados, fijan como objetivo los 11.500 puntos. Es decir, desde los niveles actuales el índice de referencia de la Bolsa española se anotaría un 14%. No obstante, como en todas las generalizaciones, siempre hay alguno que se descuelga del consenso, ya sea para bien o para mal.En este caso, Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank, se muestra en línea con el consenso de Bloomberg y para los próximos 12 meses establece como objetivo a alcanzar los 11.015,87 puntos. Es decir, le otorga una revalorización del 9,5%, ligeramente superior al 5% que le conceden desde la Eafi Didendum Asesores Registrados. En la parte alta se situaría Jaime Díez, analista de XTB, que fija como techo los 11.800 puntos.

Y es que según lo señalado por los expertos, existen varios factores que apoyarían estas revalorizaciones. El primero de ellos es el que tiene que ver con el ámbito político. Desde Mirabaud consideran que uno de los lastres que ha frenado a la Bolsa española respecto al resto de Europa a lo largo del 2015 ha sido la incertidumbre política. Pero es de esperar que esta situación se aclare a partir del próximo 20 de diciembre, día en que se celebrarán las elecciones generales.

Si en los comicios autonómicos lo que más preocupaba al mercado era el ascenso de las fuerzas políticas partidarias de acabar con las reformas económicas aprobadas durante la última legislatura, ahora la situación ha cambiado. Según los últimos sondeos, aunque sería necesaria una coalición para la formación de Gobierno, ya que según el último barómetro delCIS ninguno conseguiría mayoría, los partidos políticos que integrarían ese pacto no encarnan opciones radicales. Es decir, no se muestran proclives a una fuerte ruptura con lo realizado en los último años. De confirmarse estas previsiones, los inversores extranjeros que siguen muy de cerca el panorama político español aprovecharían la ocasión para entrar en España y hacer efectiva sus apuestas, según señala Raimundo Martín, director general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica.

La segunda razón serían los fundamentales de la economía española así como los de las cotizadas. Por segundo año consecutivo, los analistas vuelven a situar la economía española a la cabeza de la zona euro.Después de cerrar 2015 con un crecimiento estimado por encima del 3%, para 2016, el consenso espera que el PIB de España avance un 2,7% frente al 2% y 1,5% que otorgan para el conjunto de la zona euro, previsión esta última que varía en función de las firmas. Entre los más optimistas se encuentra Andbank (prevén un crecimiento del PIBde la zona euro del 2%), mientras que desde BNP Paribas Personal Investors, su directora de análisis y asesoramiento, Estefanía Ponte, rebaja su previsión al 1,5%.

La tercera razón es la que tiene que ver con las valoraciones. La Bolsa española, en comparación con el resto de plazas del Viejo Continente, así como la estadounidense, se encuentra más barata.Desde BNP le otorgan un PERde 12 veces para el próximo año siempre y cuando se revise al alza el beneficio por acción, mientras que desde Mirabaud el PER  que fijan alcanza el 13,9 frente al 15,3 de la media europea. 

El último factor está relacionado con el protagonista indiscutible de los últimos ejercicios y que ha servido de timón para los mercados: el Banco Central Europeo. Como ya hiciera en 2012, el presidente del BCE ha reiterado que hará todo lo que esté en sus manos para garantizar la estabilidad de los precios y la mejor prueba de ello ha sido esta misma semana. En su última reunión del año, el consejo de gobierno acordó ampliar el programa de compra de deuda hasta marzo de 2017. Aunque en un principio el mercado se tomó mal la decisión acordada, los expertos consideran que está reacción será pasajera y que tarde o temprano las compras volverán a imponerse, como ya ocurrió a comienzos de año que llevaron al Ibex a revalorizarse un 15% hasta abril.

A pesar de las expectativas optimistas que existen sobre la renta variable, los expertos advierten de que hay que ser muy selectivos a la hora de elegir los valores. Entre los preferidos se encuentran los relacionados con el ciclo. En BNP, Óscar Germade, se decanta por cotizadas como Mediaset, favorecida por el aumento de los ingresos por publicidad, IAG, Dia o Inditex. Por su parte, Andbank también elige a la aerolínea resultante de la fusión entre British Airways e Iberia así como a Telefónica, Iberdrola, Liberbank, Acerinox y Meliá. 

Entre los frentes que podrían restar atractivo a la renta variable estaría la volatilidad. Eso sí, Ponte considera que no es que la volatilidad haya repuntado en exceso en los últimos meses, sino que el mercado se había acostumbrado a unos niveles excepcionalmente bajos y ahora la divergencia entre las política monetaria europea y la estadounidense, unido a las tensiones geopolíticas, provocarán una mayor inestabilidad. Los expertos de Banca March así como Ponte añaden la incertidumbre que sobre las cotizadas españolas podría generar la inestabilidad de América Latina, con una especial atención a Brasil.

Por último, Díez, de XTB, y los analistas de Didendum afirman que el selectivo español seguirá lastrado durante buena parte del año por el sector bancario y un menor desempeño del mismo. “Las perspectivas de tipos bajos de interés por un largo periodo de tiempo hace que los márgenes de las entidades y sus cuentas de resultados disminuyan, algo negativo para sus valoraciones”, sentencian desde Didendum.

Europa

Parqué de la Bolsa Alemana
Parqué de la Bolsa Alemana REUTERS

La gran beneficiada en 2015, sin lugar a dudas, ha sido la renta variable europea en su conjunto. Mientras el Ibex retrocede en lo que va de año un 1,5%, otros índices, como el Mib italiano, el Dax alemán, el Cac francés o el Euro Stoxx 600 acumulan ascensos de entre el 16% y el 8,6%. El anuncio del programa de compra de bonos del BCE, la rebaja de las rentabilidades en el mercado de deuda y la depreciación del euro han sido los principales motores que han servido de impulso a la renta variable europea.

Con la vista puesta en 2016, los expertos de UBS recomiendan sobreponderar las acciones europeas, apoyándose en los mismos principios que han impulsado las alzas en los últimos meses. Desde la entidad señalan que la debilidad del euro seguirá ayudando a las empresas exportadoras y los bajos tipos de interés contribuirán a la refinanciación de la deuda corporativa para reducir los costes.Esto, según los expertos, debería traducirse en una mejora de los márgenes. Además, el tirón de la demanda doméstica elevará los ingresos para los cuales en UBS esperan un crecimiento de entre el 8 y el 12%.

Del conjunto de la zona euro, en UBS señalan como una de sus opciones preferidas al mercado italiano. “La economía italiana sorprendió al alza en 2015, y las encuestas bancarias recientes sugieren que los estándares de crédito están aflojando, algo que impactará de manera positiva tanto para el crecimiento como para la rentabilidad del sector bancario”. Por contra, otros, como los expertos de Banco Sabadell, prefieren mantenerse neutrales en Bolsa italiana por el elevado peso de la banca.

Para el Euro Stoxx 600, índice que agrupa a 600 cotizadas europeas, las previsiones apuntan a unas revalorizaciones de entre 17% y el 14% respecto a los niveles actuales. Álex Fusté, economista jefe de Andbank, prevé un crecimiento de las ventas del 3,5%, con una subida de márgenes de entre 7,6% y el 8%.

Estados Unidos

Agentes de cambio y bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York.
Agentes de cambio y bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York. EFE

Después de los ascensos acumulados por la Bolsa estadounidense en los últimos años –el S&P 500 y el tecnológico Nasdaq han encadenado tres años consecutivos de ascensos mientras el Dow Jones suma hasta la fecha seis ejercicios de subidas– y de que los tres índices de referencia de Wall Street revalidaran en 2015 sus máximos históricos, las firmas de análisis infraponderan su exposición en renta variable americana.

En BNP Paribas Investors consideran que la Bolsa americana está cara y que para asistir a nuevas revalorizaciones sería necesario una revisión al alza de los beneficios por acción. Sin embargo, en las últimas presentaciones de resultados, aunque las cuentas han batido las expectativas, los inversores no han encontrado el aliciente que esperaban hallar: una mejora de las previsiones. De hecho, según lo comunicado por las empresas, las estimaciones para los próximos ejercicios están siendo demasiado conservadoras. En base a esto, Ponte fija como objetivo para el S&P 500 los 2.600 puntos mientras que en Andbank lo reducen a 2.100, niveles en los que se mueve el índice en la actualidad.

Al hecho de que la Bolsa de EE UU está cara hay sumar además las incertidumbres que podrá traer consigo la normalización de la política monteria. La primera economía del mundo se enfrenta a la primera subida de tipos de 2016 algo que unido al crecimiento que se espera (3%) provocará una apreciación del dólar. A esto habría que sumar el repunte de la rentabilidad de los bonos.

Normas