Los préstamos para compañías han caído un 35% y los de hogares, un 17%

El crédito dirigido a familias supera al que va a empresas

La deuda de las empresas españolas con la banca se ha reducido en 300.000 millones

La caída supone un 35% menos de financiación, frente al 17% que cae el crédito a hogares

Vista de la fachada del Banco de España.
Vista de la fachada del Banco de España. EFE

El acceso a financiación es la segunda mayor preocupación de las empresas españolas, solo por detrás del temor a los movimientos de la competencia, pero por delante incluso de asuntos como la captación de clientes, según una encuesta realizada por la Comisión Europea.

Después de todo, el crédito bancario, la principal fuente de financiación a la que tienen acceso las empresas españolas comenzó a caer con el arranque de la crisis y no ha parado de hacerlo. La rebaja, además, está siendo especialmente virulenta en el caso de los préstamos a empresas, tanto que el volumen de crédito dirigido a las familias es ya superior al que reciben las compañías privadas.

Así, mientras la financiación a familias se ha rebajado un 17% durante la crisis, pasando de los 819.400 millones de euros en 2008 a los 679.900 millones a mediados de 2015, los préstamos dirigidos a empresas se han desplomado un 35% en este mismo periodo, desde 1,018 billones a los 661.500 millones. En total, el saldo de crédito vivo concedido por el sector financiero ha descendido de media un 27,5%, desde 1,869 billones de euros a 1,357 billones el pasado junio.

Este ajuste a dos velocidades, provocado fundamentalmente por el severo proceso de desapalancamiento que ha impuesto la banca durante años de sequía crediticia, ha provocado que a cierre de 2014 el crédito destinado a familias superara por primera vez al dirigido a las empresas. Una tendencia que se ha visto agudizada durante el presente ejercicio.

Mientras que el crédito a familias ha retrocedido un 4,4% en el arranque de 2015, los préstamos para empresas han retrocedido a un ritmo del 5,2% interanual. Así consta en el estudio “Evolución del crédito a empresas por sectores de actividad” realizado por AIS Group, firma de servicios al sector financiero, con especial relevancia en los estudios de riesgo crediticio, que trabaja para BBVA, Unicaja Banco, Cajamar, Microbank, Banca March y Finconsum, entre otras firmas. El informe destaca que antes de la crisis el crédito a empresas suponía el 54% del total pero ahora apenas alcanza el 49%.

Por sectores de actividad, construcción sigue siendo el sector donde el cierre del grifo crediticio ha sido más acuciante, con una caída interanual que aún se sitúa en el 18%. Desde AIS asumen que este será, además, el sector que más tarde en volver a recuperar flujos positivos de crédito dado su papel directo en la crisis.

Otras áreas de actividad, como la industria, el sector agropecuario o el de servicios, “a pesar de situarse en tasas negativas, comienzan a mostrar una disminución en la velocidad de caída”, refiere el informe de AIS. De hecho, áreas como el comercio han logrado este año su primer incremento interanual positivo desde 2009.

Tras el frenazo del crédito a promotores, que es el que más impulsaba los préstamos empresariales, el presidente de AIS, Ramón Trías, revela que las pymes son el gran objeto de deseo actual de la banca. Así lo indican los numerosos estudios que les han encargado en el sector para detectar dónde están los mejores nichos de clientes objetivo entre las pymes.

Sus análisis incluye análisis que afinan hasta las mejores calles para situar una nueva sucursal. Con todo, desde AIS descartan que este impulso logre revertir la situación a medio plazo volviendo a elevar el volumen de crédito a empresas por encima del que va a familias.

Moody´s ve riesgo estratégico en la pyme

Buena parte de auge en la concesión de nuevos préstamos que se está produciendo en el sector financiero español, y que se espera que el año que viene logre superar al volumen de amortizaciones terminando con la contracción del saldo de crédito concedido, se sustenta en las campañas de financiación a pymes que han puesto en marcha todas las entidades financieras en bloque. La agencia de calificación de riesgo Moody´s adviertía ayer, sin embargo, que aunque esta tendencia es positiva para el crecimiento económico de España, “la feroz competencia entre los bancos españoles” podría llevar a las entidades a “aflojar excesivamente sus estándares de riesgo” a la hora de prestar. Un factor clave en esta batalla es la necesidad de la banca de elevar la concesión de crédito para compensar la baja rentabilidad del negocio. Y las pymes, categoría en la que la agencia de calificación de riesgos etiqueta al 99,9% de todas las empresas españolas, son un público amplio y deseoso de financiación.

“Los préstamos a las pymes suelen ser un negocio más rentable, pero más arriesgado. Ofrecen un rendimiento más alto que otros tipos de préstamos ya que la pymes carecen de flexibilidad para financiarse, y los bancos españoles quiere aumentar su rentabilidad con los préstamos a las pymes”, ilustra Alberto Postigo, analista senior de Moody´s. “Hay evidencias de que las normas de concesión de créditos en España ya están aflojándose, ahora que las pymes españolas tienen acceso mucho más fácil y más amplio a la financiación, con condiciones de préstamos más favorables”, añade Postigo advirtiendo en todo caso del “riesgo” que puede suponer esta carrera entre las entidades por captar a nuevos clientes de este segmento.

Normas
Entra en El País para participar