Sagardoy prevé que no haya grandes alzas mientras el paro esté en el 20%

La mayoría de los salarios subirá en 2016... pero poco

Un trabajador en la cadena de montaje de la factoría de Ford en Almussafes (Valencia). EFEArchivo
Un trabajador en la cadena de montaje de la factoría de Ford en Almussafes (Valencia). EFE/Archivo EFE

¿Cuánto subirán los salarios el próximo año? Varios expertos laborales y del mundo de los recursos humanos coincidieron ayer en que los sueldos se empiezan a mover y la mayoría se incrementarán en 2016... aunque poco. “El próximo año habrá algo más de alegría en las revalorizaciones salariales en España y probablemente saltaremos a subidas del entorno del 1,5%, superando el casi 1% de media registrado este año en los convenios”, aseguró ayer Susana Marcos, socia de PeopleMatters durante las jornadas Tendencias en la política retributiva organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

Es más, para Marcos, la gran diferencia que se producirá el próximo año en materia salarial será que la mayoría de las empresas “hará algún tipo de guiño y subirá algo los sueldos, por lo que las congelaciones, que antes eran generalizadas, serán muy relativas”.

Pero ¿hasta cuándo se dará esta contención salarial? Para el presidente de Sagardoy Abogados, Íñigo Sagardoy, “esta moderación de los incrementos retributivos todavía tiene cierto recorrido y aún durará cierto tiempo”. En su opinión, mientras la tasa de paro del país esté en el entorno del 20%, “difícilmente veremos grandes aumentos salariales en las empresas”.

Si bien, dicho esto, Sagardoy no se atrevió a cifrar por cuánto tiempo se mantendrá la moderación en materia retributiva porque, según advirtió, “empieza a haber voces potentes, que hacen una presión muy fuerte, como los sindicatos y algunos partidos políticos, que exigen mayores subidas salariales para combatir el empleo precario, la desigualdad o la pobreza”.

Pero al margen del comportamiento de los salarios en general, los expertos destacaron ayer que el próximo año seguirá produciéndose una transformación en las formas de retribuir a los trabajadores, así como en la configuración de dichas retribuciones, que se inició en los últimos años y se acentuó por la crisis. En ese sentido, todos los expertos en recursos humanos que intervinieron ayer en estas jornadas, organizadas también por PeopleMatters, Gas Natural Fenosa y la Obra social de La Caixa, coincidieron en destacar el papel relevante que están adquiriendo las fórmulas de retribución flexible o los incrementos salariales ligados al cumplimiento de objetivos o, más bien, a la marcha de la compañía.

Para la socia de PeopleMatters, Susana Marcos, el concepto de compensación total que manejan las empresas en la actualidad y que incluye la retribución (fija y variable), la participación en el capital, los incentivos y los beneficios, “ya se está quedando obsoleta y hay que ir aún más allá hacia un concepto de recompensa total. Además de todo lo anterior, este sistema retributivo incluirá dar otro tipo de valor al empleado, de respuesta a la pregunta de ¿qué debemos hacer para que la gente quiera trabajar en una compañía y hablar bien de ella?

En su opinión, entre estos nuevos conceptos retributivos se deberían incluir, además de los citados, beneficios en conciliación laboral, gestión del talento, gestión del desempleo o el reconocimiento personal de los trabajadores.

Marcos destacó especialmente la importancia de este último punto: “las empresas deben darse cuenta de lo importantes que son los programas de reconocimiento; con ellos se consigue mucha rentabilidad (en términos de gestión de personal) con la inversión de muy poco dinero”, explicó ayer.

En este sentido, Sagardoy, apuntó que los grandes cambios que vienen en materia de recursos humanos llegarán del lado de la contratación y la conciliación. “Serán los trabajadores los que decidirán cómo administrar su tiempo de trabajo. Eso traerá cambios legales”.

Por su parte, el director de Compensaciones de Gas Natural Fenosa, Enrique Tapia, destacó la importancia de contar con salarios variables y ligados a distintos conceptos como, en el caso de sus directivos, “una parte se vincula al índice de satisfacción del cliente”.

 

De la paga mensual al salario por hora

Algunas de las futuras tendencias en materia de políticas retributivas de las empresas vendrán impuestas por los cambios contractuales y por las nuevas formas de trabajar.

Así, varios expertos en recursos humanos coincidieron ayer en que para la fijación de los salarios seguirán usándose las bandas y estructuras salariales, si bien se irán teniendo cada vez más en cuenta sistemas de evaluación del desempeño. Pero, además, desde la consultora PeopleMatters advirtieron que el mercado español está importando esquemas de trabajo del mundo anglosajón, como trabajar por proyectos, como alternativa a los contratos indefinidos a jornada completa. En estos esquemas, por ejemplo, cobra mucha más importancia cuánto se paga la hora de trabajo para cada perfil. “Eso en España aún no se ve, pero está al caer”, auguró Susana Marcos.

Normas