Los productos siguen siendo atractivos para los inversores

¿Cómo se puede ganar dinero invirtiendo en renta fija?

El beneficio se encuentra en vender el bono antes de su vencimiento

¿Cómo se puede ganar dinero invirtiendo en renta fija?

El mercado de la renta fija sigue ofreciendo productos atractivos para los inversores, pese al bajo (o incluso negativo) interés de la deuda. Es una de las conclusiones que desprende el informe elaborado por el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) que, eso sí, advierte de la necesidad de realizar las operaciones al amparo de un fondo de inversión con poder de negociación suficiente en lo que a la compraventa de los títulos se refiere.

“Con el precio del dinero tan barato por los bajos tipos de interés, el beneficio en la renta fija se tiene que sacar de la venta de los bonos antes de su vencimiento”, explica Javier Santacruz, profesor del departamento de investigación del IEB.

Tradicionalmente, un inversor en renta fija suele mirar la rentabilidad que le ofrece el cupón. Sin embargo, en la situación actual, con el Banco Central Europeo adquiriendo deuda pública, los expertos recomiendan fijarse más en los precios. “Hay una mano, el BCE, que está comprando 60.000 millones de euros en renta fija todos los meses. Con ese gran comprador ahí, los productos siguen generando beneficios pese a que el cupón pueda no resultarnos atractivo”, apunta Miguel Ángel Bernal, coordinador del departamento de investigación del IEB.

Los expertos aconsejan que las operaciones se apoyen en fondos de inversión

“Los inversores en renta fija tendrán un mayor rendimiento cuanto antes entren en el mercado, porque todo parece indicar que el interés de los cupones seguirá disminuyendo”, analiza Santacruz, que también indica que “el precio de los bonos será interesante porque todos querrán beneficiarse de las compras del BCE”.

En la actualidad, el Tesoro no deja que inversores individuales adquieran los bonos con interés negativo (los de menor plazo de vencimiento) ya que consideran que tendrán dificultades para después colocarlos. “Es ahí donde entran en juego los fondos de inversión, que sí tienen capacidad para colocar estos títulos”, dice Bernal.

Precisamente, el mercado de la deuda está cobrando una importancia significativa en la cartera de los fondos de inversión. Según los datos manejados por Adolfo Estévez, director de Axesor Rating, la participación de los bonos dentro de la cartera de estas compañías ha pasado de suponer el 15% de sus inversiones a alrededor del 30%.

Emisión de deuda en lugar de créditos

Del lado de las empresas, el mercado de la deuda también se ha vuelto más interesante que nunca pues, con los bajos tipos de interés casi al cero, pueden conseguir una financiación mucho menos costosa. La emisión de bonos gana enteros frente a los créditos de los bancos, una situación que se mantiene pese a las agresivas políticas que las entidades han llevado a cabo durante la última parte del año.

“Con la entrada en vigor de la nueva normativa [Basilea III] se exigirá a los bancos que el nivel de riesgo de sus operaciones sea menor, por lo que no podrán ofrecer las ventajosas condiciones con las que buscaban atraer a las empresas”, explica Estévez.

Las últimas actuaciones del BCE han llevado a los bancos a estrechar el margen entre lo que pagan por los depósitos y lo que ingresan por los créditos, lo que ha afectado de forma notable al desarrollo de su negocio.

El conjunto de estos factores provocará, según el estudio del IEB, que la distribución de la financiación privada invierta su tendencia y se asemeje a la americana, es decir, que un 70% de la misma procederá de la emisión de bonos corporativos y sólo un 30% de los préstamos bancarios. “Las entidades van a pasar un periodo de adaptación y menores ingresos, pero poco a poco irán reconvirtiendo su negocio a la colocación de bonos”, vaticina Santacruz.

Normas