BMN propone a los mayores de 55 años excedencias voluntarias

Evo Banco y sindicatos firman un ERE que afecta al 22,5% de la plantilla

Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid
Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid

Al final, los sindicatos y la dirección de Evo Banco han llegado a un acuerdo para volver a reducir la plantilla de esta pequeña entidad que funciona por teléfono e internet, principalmente. El banco ha cedido en sus pretensiones iniciales de suprimir 170 empleos, para aceptar la salida de 135 empleados, el 22,5% de la plantilla y cerrar 22 oficinas de las 70 con las que cuenta, el 31,43% del total.

Este es el segundo expediente de regulación de empleo (ERE) que realizará el banco desde que Apollo, el fondo de inversión estadounidense que adquirió esta entidad el pasado año. El primer ERE se llevó a cabo el pasado mes de enero, con la salida de 42 empleados Ese expediente, de hecho, y a diferencia del actual, afectó a todas las firmas que integran el grupo.

El banco también ha mejorado la indemnización que percibirá cada empleado si se apunta al ERE, que ahora es voluntario. Ha pasado de 25 días que ofrecía inicialmente a los 32 días de salario por año trabajado con el límite de 22 mensualidades, a la que se añadirá una cantidad de 2.000 euros por cada tres años completos de trabajo en la entidad. Adicionalmente, percibirán una prima por años de prestación efectiva de servicios. Hasta cinco años la prestación será de 4.000 euros, de cinco a 10 años será de 9.000 euros, de 10 a 15 años subirá a 14.000 euros, de 15 a 20 años será de 19.000 euros, de más de 20 años y hasta los 25 años será de 24.000 euros, y desde los 25 años la prima sumará 30.000 euros.

i el empleado lleva más de 25 años trabajando en la entidad recibirá una indemnización complementaria de 5.000 euros por cada año adicional si su salario es inferior a 50.000 euros, y de 6.000 si es superior. En ningún caso, podrá ser menor a 20.000 euros y superior a la regulada como despido improcedente. Las nuevas condiciones se acercan así a las de despido improcedente anterior a la reforma laboral, explica CC OO. Además, se incorporada una cláusula de no iniciar un nuevo ERE hasta el año 2017.

Tras este expediente, el horario de los subdirectores de las oficinas pasará a ser de 8,30 horas a 18 horas, con dos horas para comer, excepto en julio y agosto, que pasará a ser de 8,30 a 14 horas. Para 20 empleados afectados por el fin de su contrato se les ofrecerá su traslado a otra oficina, con una movilidad geográfica de más de 50 kilómetros. De rechazarlo, no se les prorrogará el contrato. Los empleados afectados por el traslado percibirán 6.000 euros al año por incorporarse a su nuevo destino si la distancia es superior a 120 kilometros. Si es inferior recibirán 500 euros.

Juan José Giner, responsable de la agrupación del sector financiero de Servicios CC.OO, recalca “la responsabilidad del Banco de España en los planteamientos de los dos ERE llevados a cabo por Evo”, ya que considera que un fondo de inversión no puede ser el dueño de un banco, ya que solo busca su rápida rentabilidad, sin tener el cuenta el empleo.

BMN también tiene sobre la mesa reducir su plantilla nuevamente, pero en este caso con una fórmula algo especial. Plantea una excedencia voluntaria remunerada con el 50% del sueldo para los empleados mayores de 55 años, lo que podría afectar a 385 empleados, el 8% de la plantilla. Los sindicatos han rechazado esta fórmula al considerarla “muy débil para justificar jurídicamente”, además creen que las garantías de retorno al trabajo “son nulas”. Ante esta negativa BMN ha decidido plantear esta excedencia voluntaria individualmente.

Más de 8.000 despidos este año

Los cálculos de CC OO apuntan a que a finales de año la plantilla del sector financiero se habrá reducido durante el presente ejercicio en más de 8.000 empleados. Una cifra considerable si se tiene en cuenta que el ajuste más dramático de la banca española se produjo entre 2008 a 2013, justo cuando se produjeros las fusiones de las cajas de ahorros, y su posterior intervención, con las consiguientes ayudas públicas y obligación de reducir plantilla. El primer año de ajustes, la salida de trabajadores superó los 10.000 empleos.

Con este recorte, la plantilla de este sector, que incluye a los bancos, las antiguas cajas y a las cooperativas de crédito, baja, según los cálculos de CC OO –sindicato mayoritario en banca– de los 200.000 empleos, barrera que se alcanzó hace décadas. En 2008 la plantilla del sistema financiero era de 276.000 trabajadores.

Tan solo en las últimas semanas, además, del ERE firmado el viernes de Evo Banco, y de las previsibles nuevos ajustes en BMN, CaixaBank, BBVA, Liberbank, Kutxabank y Cajamar han aprobado unos 2.000 retiros anticipados.

Normas