_
_
_
_

El EUR como "herramienta" no puede durar para siempre.

El EUR continua dominado no por los fundamentos económicos sino por las palabras (anticipo de las actuaciones) de los principales responsables del BCE y en concreto de Draghi. Esta mañana, durante el European Banking Congress, Mario Draghi, ha asegurado que el BCE "hará todo lo que debe para subir la inflación lo antes posible [...] En la reunión de diciembre valoraremos completamente la fuerza y persistencia de los factores que ralentizan la vuelta de la inflación hacia el 2% [...] Si concluimos que el balance de riesgos para nuestro objetivo de estabilidad de precios a medio plazo está sesgado a la baja, actuaremos utilizando todos los instrumentos disponibles en nuestro mandato". Todo ello se resumen en un nuevo empuje del EUR a la baja, único factor (como bien sabe también el Banco de Japón), que puede inmunizar al área de la caída de los precios a nivel global derivado de la fuerte desaceleración de los BRIC's y en especial la, de momento, desaceleración de la economía china.

No obstante, venimos observando que la incidencia en la cotización del EUR de las medidas monetarias expansivas ha venido presentando cada vez más un progresivo agotamiento. De ahí que los miembros del Consejo de Gobierno del BCE han tenido que aumentar cada vez más la dureza de las mismas para lograr frenar una apreciación del EUR. La última de ellas cuando se encontraba intentando recuperar la zona por encima de 1,14. Lo que hubiera pasado si el BCE no hubiera estado vigilado de esta manera el tipo de cambio queda en el terreno de la hipótesis. Pero mucho me temo que podría estar muy por encima de los niveles actuales. Recordemos que la paridad del poder adquisitivo del USD-EUR se sitúa en 1,29-1,30. Este es un punto de equilibrio de largo plazo bastante razonable y que es bastante indicativo del comportamiento probable en los próximos años del EUR.

Ayer se puso de manifiesto este hecho en el fuerte superávit por cuenta corriente que registra la zona. DE continuar así las cosas, se estima que el saldo con el exterior podría quedar en unos 388.000 millones de € lo que representa el 4,0% del PIB. Las cosas no cambian para el 2016, más bien al contrario pues si el BCE continua insistiendo en llevar una política monetaria divergente con la Reserva Federal, esta desequilibrio lejos de mantenerse/reducirse, empeorará.

Como punto final cabría decir que el plan de "normalización" de tipos por parte de la Reserva Federal necesariamente no puede ser muy ambicioso y los bancos centrales (tal y como ha pasado con la propia Reserva Federal y el Banco de Inglaterra) no pueden estar eternamente expandiendo su Balance. Adicionalmente, un dólar tan sobrevalorado acabará (de hecho ya lo esta haciendo) dañando a la economía americana por lo que de alguna manera habrá de dar respuesta a esta dislocación de los tipos de cambio a nivel global.

Con todo esto queremos decir que muy probablemente en los próximos 3-6 meses veremos el nivel máximo del par USD/EUR (no descartamos que sea ligeramente por debajo, pero no muy lejano, de la paridad) para luego tener una normalización del tipo de cambio del EUR frente al USD.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_