La Comisión ha evaluado los proyectos presupuestarios de los socios de la zona euro

Bruselas da carta blanca con el déficit hasta 2017

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La Comisión Europea ha evaluado hoy los proyectos presupuestarios de los socios de la zona euro y ha concluido que “ninguno de ellos incumple gravemente” las normas del Pacto de Estabilidad. Bruselas considera que incluso Francia “cumple en gran medida” los ajustes exigidos, a pesar de que el análisis técnico del presupuesto muestra, a juicio de la Comisión, que “el esfuerzo fiscal proyectado se queda significativamente por debajo del nivel recomendado”. Bruselas reconoce que con estas cuentas públicas, París probablemente no cumplirá con el objetivo de situar el déficit público por debajo del 3% en 2017. Pero de momento da carta blanca y se limita a pedir que las autoridades retoquen el proyecto para garantizar el cumplimiento del objetivo previsto en 2016.

La Comisión hizo esa misma recomendación a España, pero el gobierno de Mariano Rajoy hizo caso omiso y aprobó el Parlamento aprobó el proyecto de presupustos tal cual. Parece pevisible que el gobierno de François Hollande también ignore la petición de Bruselas, sobre todo, tras los atentados de París del pasado viernes. Hollande advirtió ayer mismo, en un solemne discurso en Versalles durante una sesión conjunta de las dos cámaras del Parlamento, que “la seguridad está por encima de la austeridad”. Y su primer ministro, Manuel Valls, ha confirmado hoy que con toda probabilidad Francia incumplirá sus objetivos de déficit como consecuencia de un mayor gasto en defensa y seguridad.

Incluso antes de los atentados, Bruselas ya había relajado sus exigencias de disciplina fiscal para casi todos los Estados miembros, ante la evidencia de que el crecimiento en la zona euro se ha ralentizado durante el tercer trimestre a pesar de las repetidas intervenciones del BCE.

El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, criticó duramente el proyecto de presupuestos español. Pero el presidente de la Comisión, Jean-Calude Juncker, frenó in extremis la aprobación de dictamen y el veredicto se suavizó.

La misma benevolencia se extiende ahora al resto de socios con riesgo de incumplimiento entre los que destacan Irlanda y Eslovenia. Bruselas también detecta problemas graves riesgos en Austria, Italia y Lituania, pero esos países se encuentran por debajo del límite de déficit del 3%, por lo que tienen mayor margen de maniobra.

Bruselas tampoco actúa contra Finlandia, a pesar de que su déficit ha superado por primera vez desde el comienzo del euro el umbral del 3%. La Comisión concluye que se trata de una desviación temporal de carácter “excepcional”, por lo que no abre un expediente por déficit excesivo contra Helsinki.

Normas
Entra en El País para participar