129 muertos en los ataques del viernes por la noche

Francia incumplirá el pacto de estabilidad para luchar contra el terrorismo islámico

Hollande anuncia una escalada en el gasto de seguridad policial y militar en los próximos años

Asegura que en la actuales circunstancias "el pacto en seguridad prevalece sobre el de estabilidad"

El presidente francés François Hollande durante su discurso ante los parlamentarios de las dos cámaras legislativas del país reunidas en Congreso extraordinario en Versalles.
El presidente francés François Hollande durante su discurso ante los parlamentarios de las dos cámaras legislativas del país reunidas en Congreso extraordinario en Versalles. EFE

"Los autores de estos atentados deben saber que Francia ha derrotado a adversarios más temibles que estos cobardes asesinos”. El presidente de Francia, François Hollande, pronunció ayer un discurso ante las dos Cámaras legislativas reunidas en el Palacio de Versalles y anunció cambios normativos y presupuestarios para luchar contra el terrorismo. El dirigente francés, tres días después de los atentados yihadistas que dejaron al menos 129 muertos, señaló que su Gobierno reforzará “sustancialmente los medios de la justicia y de las fuerzas del orden” con 8.500 efectivos suplementarios para luchar “contra el terrorismo de guerra”. Se crearán “5.000 empleos suplementarios de policías y gendarmes en dos años para subir a 10.000 las creaciones en el quinquenio” presidencial, que termina en 2017.

“Este esfuerzo, que es considerable, permitirá simplemente restablecer el potencial (...) al nivel de 2007” y se destinará a las fuerzas antiterroristas, las fronteras y en general para la seguridad. Además, se convocarán 2.500 puestos adicionales en el área de justicia y otros 1.000 puestos más en las aduanas, dijo.

En cuanto al Ejército, “no habrá ninguna disminución de efectivos hasta 2019” y se sacará más partido a los reservistas, que son “un elemento fuerte de vínculo entre el Ejército y la nación” y pueden constituir en el futuro “una Guardia Nacional disponible”, añadió Hollande. Todo ello supondrá un aumento del gasto presupuestario, pero “en estas circunstancias, el pacto de seguridad está por encima del Pacto de Estabilidad”, subrayó. Una frase que va especialmente dirigida a la Comisión Europea y Alemania, principales defensores de mantener la estabilidad presupuestaria. Francia lleva desde 2007 incumpliendo la exigencia de mantener el déficit público por debajo del 3% del PIB y se ha negado a adoptar ajustes fiscales drásticos como le reclamaba Bruselas. Aun así, la Comisión Europea concedió en febrero dos años más a Francia, hasta 2017, para cumplir el Pacto de Estabilidad.

Durante su discurso, Hollande reclamó que el poder legislativo ofrezca mayor margen de maniobra al Ejecutivo para reaccionar con mayor rapidez y contundencia al terrorismo yihadista. El presidente de Francia defendió una reforma constitucional y anunció que se prolongará el estado de emergencia durante tres meses.

“Tenemos que hacer evolucionar nuestra Constitución para permitir a los poderes públicos actuar, respetando el Estado de derecho, contra el terrorismo de guerra”, señaló Hollande, que recordó que la ley que regula las situaciones excepcionales data de 1955 y debe reformarse. Defendió que el régimen del estado de emergencia y del estado de sitio “no están adaptados a la situación” y a las amenazas actuales. “Estamos en guerra, pero de otro tipo ante un actor nuevo (el terrorismo), lo que requiere una reforma constitucional”, sentenció. A su juicio, esos dos regímenes no son apropiados porque no se trata ni de alterar el funcionamiento de los poderes públicos ni de transmitir poderes a las autoridades militares. Su propuesta es “disponer de una herramienta adecuada para adoptar medidas excepcionales durante un periodo de tiempo limitado y sin comprometer las libertades ­públicas”.

Presentó también una serie de disposiciones que endurecen el tratamiento jurídico del radicalismo y el terrorismo, empezando por la retirada de la nacionalidad a quienes tengan doble nacionalidad y sean condenados por una serie de delitos que atenten contra el Estado o contra sus valores fundamentales. Se impedirá la entrada a Francia a los binacionales que presenten un riesgo terrorista y se expulsará “más rápidamente” a los extranjeros que suponen una amenaza.

En una línea paralela se “aumentarán significativamente las penas” por tráfico de armas. La declaración del jefe del Estado francés terminó con un aplauso cerrado, antes de que el propio Hollande, los miembros del Gobierno, diputados y senadores entonaran el himno nacional de Francia, La Marsellesa.

Sobre la investigación policial, Hollande aseguró que los atentados del pasado viernes en París fueron “planificados en Siria, organizados en Bélgica y perpetrados en nuestro suelo, con complicidades en Francia”. Tras reiterar que se trata de “un acto de guerra”, Hollande afirmó que los terroristas atacan a Francia “porque es un país de libertad y la patria de los derechos humanos”. El presidente francés señaló que Francia debe seguir influyendo en el mundo y aseguró que la Cumbre del Clima que se abrirá en París la semana próxima “será un momento de esperanza y de solidaridad”. Hollande se reunirá hoy en París con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y posteriormente recibirá al primer ministro catarí, Abdullah Bin Nasser Al Thani

Normas