Breakingviews

¡Larga vida a los países BRIC!

Brasil, Rusia, India, China – BRIC. El acrónimo fue impulsado como una idea de inversión candente en la emocionante década de los 2000. En aquel entonces, antes de la crisis financiera, se esperaba que el crecimiento económico sostenido durara para siempre tanto en los países ricos como en los pobres, con un crecimiento mucho más rápido en los países pobres. Jim O’Neill, entonces en Goldman Sachs, simplificó el tema para las masas de inversión. Las cuatro mayores economías en desarrollo estaban en un suave camino hacia la riqueza, y los inversores podrían subirse para un paseo rentable.

No ha funcionado como se esperaba. La tasa de crecimiento del PIB de China, con mucho, la más grande de las cuatro economías, se ha desacelerado más rápido de lo que sus impulsores esperaban. El Imperio Medio puede ahora estar al borde del estallido de una burbuja inmobiliaria y de una recesión. El PIB está cayendo en Brasil y Rusia, y los prometedores números de la India han sido impulsados por generosos ajustes estadísticos.

Los descensos bursátiles reflejan el abandono de la tesis BRIC por parte de los inversores, que también continúa. Goldman Sachs ha cerrado su propio fondo dedicado a los BRIC.

Lo que O’Neill tuvo principalmente en cuenta era algo mucho más duradero que cualquier plazo del mercado de valores. Señaló que la mayoría de los países pobres eran cada vez menos pobres y que este proceso estaba cambiando el equilibrio económico del mundo. Esa idea es hoy tan válida como lo era hace 15 años.

Las cuatro mayores economías en desarrollo se encontraban en un suave camino hacia la riqueza

En aquel entonces, la división económica post-colonial todavía era evidente. Sin embargo, tres grandes cambios estaban al acecho: la ideología, la demografía y las instituciones. La caída de la Unión Soviética y el éxito de China y Corea del Sur demostraron a los políticos de muchos países que los gobiernos necesitan promover el sector privado para que las economías prosperen. Además, la calidad de las instituciones mejoraba gradualmente. La prosperidad aumenta si corporaciones privadas, agencias gubernamentales, hospitales, escuelas, universidades y agrupaciones menos formales de los dirigentes de los negocios cuentan con personas competentes que hacen su trabajo razonablemente bien.

Las instituciones en los países pobres siguen siendo más débiles que en los ricos. Pero incluso convertir instituciones terribles en meramente malas puede generar grandes beneficios.

Es lo que está sucediendo, y es el mayor cambio económico en un siglo. A medida que más personas en los países pobres gozan de una mayor educación, los valores y las prácticas que reducen la pobreza y crean riqueza se extienden. A medida que la riqueza se extiende, la salud y la educación mejoran, por lo que la próxima generación tiene más que ofrecer que la anterior. Se invierte más en capital físico y humano. Las instituciones se vuelven más fuertes.

La crisis financiera desaceleró el progreso, haciendo que el capital se retirara de los mercados emergentes y los precios de las materias primas cayeran. Los viejos problemas han resurgido. Sin embargo, las últimas previsiones económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo, muestran que la historia básica de los BRIC sigue siendo buena. La velocidad a la que los pobres alcanzan a los ricos se está desacelerando, pero ha estado sucediendo durante suficiente tiempo para cambiar el mundo.

Por supuesto, las tendencias no tienen que durar para siempre. Algunos economistas anticipan que China y otros países que actualmente tienen éxito se verán atrapados en trampas de ingresos medios. Si la sociedad no puede evolucionar con las economías, con la corrupción o los conflictos sociales mermando el crecimiento, el estancamiento podría regresar.

Los sistemas financieros mal gestionados son otro riesgo. Los fondos nacionales pueden estar mal asignados, mientras que los inversores extranjeros pueden proteger a los malos gobiernos, socavar los buenos y crear shocks de crédito. Los flujos financieros también juegan un papel importante en la volatilidad de los precios de los productos básicos, una importante fuente de inestabilidad en muchas economías en desarrollo.

Incluso si los riesgos se materializan, es probable que quede suficiente pobreza que erradicar. El aumento constante de una clase media mundial continuará. En definitiva, la desaparición del fondo de perfil más alto de los BRIC no indica el final de una era.

Normas