Valora a examen

Efecto pasajero sobre Viscofan

Fábrica de Viscofan en Caseda, Navarra.
Fábrica de Viscofan en Caseda, Navarra.

La palabra cáncer nunca es bien recibida. Y cuando el pasado lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la advertencia de que la carne roja y procesada (incluidas las salchichas, las hamburguesas, el bacon y los embutidos) puede ser cancerígena en humanos, el bajón afectó a la sociedad en general y a las empresas relacionadas con la industria cárnica en particular.

En el mercado español, Viscofan, fabricante y comercializador de envolturas artificiales para productos cárnicos, se vino abajo en el parqué. Las acciones cayeron un 4,5% y prolongaron los descensos otra sesión más; en dos días cedieron un 6,5%, hasta los 51,93 euros. Una vez digerido el aviso sanitario, los títulos han recuperado terreno y se mueven en los 53 euros, limitando el impacto.

En Europa (y en el mundo), el principal competidor de Viscofan es la compañía cotizada escocesa Devro. “Esta semana no ha caído en Bolsa tanto como Viscofan (un 1,15%), lo que sugiere que el informe de la OMS también sirvió de excusa a los inversores para realizar beneficios tras las últimas alzas de Viscofan”, dice Manuel Coelho, analista de BPI.

Viscofan está viviendo un buen año bursátil y los títulos se revalorizan un 20% en lo que va de 2015. Los resultados corporativos correspondientes al tercer trimestre, publicados hace una semana, reflejan la mejora del negocio de envolturas, con un aumento del beneficio neto del 11,2% de enero a septiembre tras vender un 9,8% más. “Los resultados nos parecen muy positivos porque incluso con el efecto divisa en contra la compañía ha aumentado su cifra de negocio”, destaca Bankinter en su blog. De hecho, las acciones recibieron las cuentas con subidas. Pero las conclusiones de la OMS sobre la carne se le podrían atragantar a Viscofan, y también a la competencia y al resto de la industria cárnica, dependiendo de cómo afecte a la demanda de este tipo de productos, algo que según los expertos es complicado de saber tan pronto.

Coelho sostiene que “el impacto en el consumo es difícil de medir en esta fase, pero en un contexto de incertidumbre sí puede tener un impacto negativo a medio plazo. Puede haber alguna moderación en el consumo de carnes, lo que afectaría a la demanda y a los resultados de las empresas”.

En Wall Street, la noticia cayó como un jarró de agua fría sobre varias firmas relacionadas con el sector cárnico, como Kraft, Hormel Foods o Tyson Foods. Esta última peridó casi un 5% en la sesión.

Renta 4 considera que las afirmaciones de la OMS “podrían generar ruido en el corto plazo”. Sin embargo, apunta que “aunque el estudio podría finalmente traducirse en cierta limitación en el consumo de carnes procesadas, aún es pronto para cuantificar su impacto, siendo difícil saber cómo reaccionará el consumo de salchichas y por tanto el consumo de las envolturas artificiales que produce Viscofán”. Así, la firma de análisis reitera su consejo de mantener.

Actualmente, Viscofan es líder del sector con una cuota de mercado de casi el 27%. En China, donde la empresa española tiene varias plantas, compite con la compañía Senghuan, que no cotiza en Bolsa. Ana Isabel González, de Beka Finance, opina que puede esperarse “una cierta desaceleración de las ventas porque el comentario de la OMS afecta a muchos productos cárnicos”. A su juicio, Viscofan “se puede decidir por incorporar nuevos productos a los que aplicar lo que ellos venden”.

Sí ha empeorado su consejo sobre Viscofan Ahorro Corporación Financiera, a retener desde comprar, aunque deja el precio objetivo en 56,70 euros por acción, otorgándole un potencial del 7%, igual que el consenso de Bloomberg. El 26,3% recomienda comprar y el mismo porcentaje, vender. En 47,4% restante, mantener.

“Ahora mismo la acción de Viscofan no está barata, reflejando la buena evolución en el año, pero por eso puede ser vulnerable a este tipo de malas noticias”, apunta Coelho. Para la analistas de Beka Finance, “el impacto inicial es muy mediático y no es bueno, pero ya ha habido escándalos con la carne en el pasado y no han supuesto cierres empresariales”.

Desde el punto de vista técnico, Eduardo Faus Ipiña, de Renta 4, dice que el valor ha perdido la canalización alcista desde los mínimos de agosto, y las caídas quedan abiertas hacia 48,2-48,8 euros, niveles clave de tendencia alcista a medio plazo.

Alarmismo. La industria cárnica, y algunos expertos, tachan de alarmista a la OMS y abogan por la cautela. “Identifica riesgos pero no dicen que no se pueda comer carne”, afirma Manuel Coelho, de BPI. “Hay que filtrar un poco y saber que este tipo de noticias se han dado con anterioridad con otros productos y los hábitos de consumo no cambian de un día para otro”, señala Ana Isabel González, de Beka Finance.

Afectados. Entre las compañías de gran capitalización americanas que podrían resultar más afectadas si e reduce ostensiblemente el consumo de carne y procesados se encuentran Tyson Foods, Darling Ingredients and Calvo Growers, según los expertos.

Consumo. El consumo medio de carne y productos cárnicos en la UE es de 24 gramos al día. Según el Departamento de Agricultura de los EE UU, el consumo de carne roja alcanzó su pico a mediados de 1970 –y desde entonces cae en picada–, mientras que el consumo de pollo se ha duplicado.

Normas