Piden un ritmo mínimo de 38.000 millones anuales

La construcción tiene un plan contra la sequía inversora

El presidente de Seopán, Julián Núñez, se dirige al estrado para presentar el plan sobre prioridades de inversión en infraestructuras. En primera fila, de izquierda a derecha, los ejecutivos Jorge Miarnau (Comsa), Antonio García Ferrer (ACS), Manuel Manrique (Sacyr), Salvador Alemany (Abertis), Juan Miguel Villar Mir (OHL), Íñigo Meirás (Ferrovial), Juan Ignacio Entrecanales (Acciona) y Joaquín Ayuso (Ferrovial) Ver fotogalería
El presidente de Seopán, Julián Núñez, se dirige al estrado para presentar el plan sobre prioridades de inversión en infraestructuras. En primera fila, de izquierda a derecha, los ejecutivos Jorge Miarnau (Comsa), Antonio García Ferrer (ACS), Manuel Manrique (Sacyr), Salvador Alemany (Abertis), Juan Miguel Villar Mir (OHL), Íñigo Meirás (Ferrovial), Juan Ignacio Entrecanales (Acciona) y Joaquín Ayuso (Ferrovial)

Las grandes constructoras del país, representadas por Seopan, han demandado esta mañana en Madrid hasta un 72% más inversión pública de la que actualmente se produce y mayor seguridad jurídica para los actores que se desenvuelven en el sector de las infraestructuras. A cambio, ofrecen capital propio y su capacidad para levantar financiación que apoye a nuevos proyectos. Desde la patronal que preside Julián Núñez, apoyándose en un informe de AT Kearney, se ha puesto de manifiesto un notable déficit de inversión respecto a las principales potencias europeas: Alemania, Reino Unido, Francia e Italia. Una carencia que se aprecia tanto en la apuesta por habitante como en la dotación para infraestructuras por densidad de problación.

"España ha realizado un gran esfuerzo por acortar el brecha respecto a las potencias europeas en infraestructuras troncales de transporte, pero el déficit es enorme en infraestructura social", ha señalado el presidente de AT Kearney en España, Eugenio Prieto. El análisis apunta hacia la necesidad de desarrollar proyectos para la depuración y saneamiento de aguas; mejorar la conectividad española en materia energética; dotaciones sanitarias y educativas; mayor énfasis en el transporte de mercancías por ferrocarril; redes de telecomunicaciones; mejora de la movilidad en las grandes ciudades, o un mayor calado en el tratamiento de residuos. Como mensaje para quien piensa que todo está hecho en España, Núñez ha resaltado que "800 localidades de este país vierten aguas sin depurar en ríos y en el mar".

Mayor presupuesto

La 'clase noble' arropa a Seopan

El informe presentado esta mañana por Seopan busca influir tanto en la campaña electoral como entre la sociedad. Se trata de que las infraestructuras se vean como un valor estratégico del país y no como un negocio de un ramillete de empresas.

El presidente de la patronal Seopan, Julián Núñez, ha estado arropado por lo más granado del sector de la construcción. Presidentes como Juan Miguel Villar Mir, Salvador Alemany, Manuel Manrique o Jorge Miarnau no han querido perderse este acto. 

La baja de Rafael del Pino, por Ferrovial ha sido cubierta con la presencia de sus dos colaboradores más cercanos, Iñigo Meirás y Joaquín Ayuso. Y Antonio García Ferrer, vicepresidente de ACS, ocupaba el asiento de Florentino Pérez. Por FCC, a falta de la presidenta o del nuevo CEO, ha asistido a la llamada del Seopan el presidente de FCC Construcción, Miguel Jurado.

Entre las recomendaciones de AT Kearney, tomadas como propias por las grandes constructoras, destaca la necesidad de elevar la inversión en infraestructuras de los actuales 23.000 millones a un rango de 38.000 a 54.000 millones de euros anuales. "Somos conscientes de las dificultades de la Administración ante el objetivo de consolidación fiscal, pero un buen marco regulatorio atraería inversión privada y nuestro sector de infraestructuras está preparado para invertir, como ya lo hace por todo el mundo", ha afirmado el presidente de Seopan. El discurso lanzado esta mañana en Madrid ha reiterado que buena parte de la competitividad española como potencia exportadora o la pujanza de su turismo se debe a la disponibilidad de infraestructuras.

A juicio del colectivo empresarial, el de la obra pública debe seguir siendo un motor de la economía. El plan de inversión presentado a diez años vista "contribuiría a crear entre 500.000 y 750.000 empleos anuales y a generar actividad económica por valor de hasta un billón de euros". AT Kearney ha desempolvado máximas como que cada euro invertido tiene un retorno fiscal del 50% o que cada millón invertido genera 14 nuevos puestos de trabajo.

Ocho campos críticos para ganar competitividad

Alemania y Francia han invertido en infraestructuras una media de 53.000 y 75.000 millones, respectivamente, en los últimos 20 años. AT Kearney habla de estrategia estable, mientras España ha destinado, “cíclicamente” 55.000 millones en el pico de 2009 y menos de 25.000 millones anuales desde 2012. Ante esta situación, la consultora y la patronal Seopan proponen ocho campos de actuación.

1. Agua. El país invierte un 56% menos que las principales potencias europeas e incumple la normativa de tratamiento de aguas residuales. Se aconsejan esfuerzos en abastecimiento, tratamiento, distribución y regulación de recursos hídricos por 20.000 millones en los próximos diez años.

2. Energía. AT Kearney y Seopan apuntan oportunidades en las interconexiones gasistas y eléctricas. Las inversiones solicitadas llegan a 16.000 millones.

3. Social. La dotación de camas hospitalarias está un 25% por debajo de la deFrancia, Alemania o Reino Unido. En educación y justicia la inversión ha sido un 40% y un 50% inferior a la de estos países.

4. Transporte. Las constructoras ven margen de mejora en los accesos a las ciudades, la logística o el transporte de carga en tren.

5. Medio Ambiente. Solo se tratan el 39% de los residuos urbanos. También cabe la regeneración forestal y mayor cuidado de las costas.

6. Digital. Se precisa infraestructura para el internet de las cosas y la extensión del 4G y la fibra.

7. Urbanismo. Llegan la ciudad inteligente y, al mismo tiempo, el deterioro de la movilidad urbana.

8. Conservación. Poner la red de carreteras al día cuesta 6.000 millones. Y debe elevarse en 2.000 millones la partida anual en esa parcela y en 1.000 millones la del ferrocarril.

Normas