Seopan lanzará un informe con AT Kearney sobre inversiones urgentes

La construcción tiene un plan para entrar en la campaña electoral

Juian Nuñez, presidente de la patronal de la construcción Seopan. Pablo Monge
Juian Nuñez, presidente de la patronal de la construcción Seopan./ Pablo Monge

La Asociación Española de la Carretera, el RACC, RACE y, por descontado, las asociaciones de la construcción y fabricantes de materiales, llevan años insistiendo en que España acumula un multimillonario déficit de conservación en carreteras. Y en la salida de la crisis, este es uno de los flancos por el que las mayores constructoras pretenden llegar a los mensajes electorales de los partidos políticos.

Altos ejecutivos del sector lamentan, sottovoce, la falta de referencias a la inversión pública en un debate centrado especialmente en la integridad de la nación y los posibles pactos postelectorales. Asumido que la petición de obra nueva mezcla mal con el momento económico y con los desmanes del pasado, desde el sector se va a insistir en que España se empobrecerá si descuida el patrimonio ya construido y, al mismo tiempo, pierde oportunidades de desarrollo. Para ello, la patronal Seopan ha encargado un informe a AT Kearney en el que se ponen de manifiesto nichos de inversión urgente –y posibles maneras de afrontarlos– que deberían atenderse a lo largo de los próximos ocho a diez años. El plan, que se está remitiendo ya a los principales partidos, será presentado en los próximos días.

La de conservación de carreteras, con 1.058 millones en los presupuestos de 2016, es una de las principales partidas de inversión programada por Fomento, que prevé un total de 10.129 millones para el próximo ejercicio, de nuevo con especial peso del desarrollo del AVE (3.700 millones de inversión prevista). Sin embargo, los cálculos del sector hablan a las claras de que esa cifra es baja para el volumen de la red de carreteras.

El programa de acción está ya en manos de partidos políticos

Inversiones millonarias

Desde la Asociación de Conservación y Explotación de Carreteras (Acex) se suele recordar que el esfuerzo inversor, según recomienda el Banco Mundial, debe alcanzar un mínimo del 2% del valor patrimonial de la red, que suma unos 80.000 millones de euros en el caso de las carreteras de titularidad estatal, y que en países con el mantenimiento desatendido debe llegarse al 2,5%. Los citados porcentajes aplicados a las carreteras de Fomento elevarían la inversión necesaria a una horquilla de 1.600 a 2.000 millones anuales. Entre 2005 y 2010 se habrían dejado de invertir 8.600 millones, cifra que se habría duplicado, según las empresas de conservación, hasta el cierre de este 2015.

Pero más allá de este capítulo, y sin entrar en puertos, aeropuertos, carreteras o ferrocarril, desde Seopan se quiere llamar la atención de los políticos sobre la creciente distancia entre España y países del entorno en dotaciones educativas y sanitarias, o sobre la necesidad de encontrar un papel para el país en materia energética a partir de las interconexiones.

La patronal que preside Julián Núñez profundizará en la propuesta esbozada en marzo, cuando se presentó un plan de choque de 66.000 millones con actuaciones por 15.000 millones en equipamientos sanitarios y de educación, 10.600 millones en logística o 6.000 millones en infraestructuras del ciclo del agua, entre las principales partidas.

Un salto inversor desde el 1,6% del PIB a más del 3%

- El sector privado se siente especialmente imprescindible para promover inversión en España en un contexto de reducción del déficit, pero demanda reformas regulatorias en busca de mayor seguridad jurídica en el reparto de riesgos con la Administración. Entre las propuestas remitidas a Fomento destaca la de inversiones por 32.000 millones en cada una de las dos próximas legislaturas, contando con participación de los fondos Feder, el Plan de Vivienda o el Fondo Nacional de Eficiencia Energética.

- La construcción emplea a algo menos de un millón de personas en España, tras perderse durante la crisis más de 1,7 millones de puestos de trabajo. Desde las empresas se opina que los partidos deberían dirigirse con soluciones tanto a los que se han quedado por el camino como a los que mantienen sus puestos de trabajo.

- España ha destinado a inversión pública una media del 1,6% del PIB entre 2012 y 2015. Desde Seopan se estima que el porcentaje debería subir al 3,3% para estar a la altura de países del entorno. “Coherencia inversora”, lo llaman las constructoras.

- Entre los ejemplos de colaboración público-privada las principales concesionarias de autopistas vienen reclamando aumentos de plazos de explotación a cambio de inversiones por 1.400 millones.

- Fomento dedicó 818 millones a conservación en 2013; elevó la cifra hasta los 856 millones en 2014, y compromete algo más de 1.000 millones para 2016, cuando el techo en 2010 superó los 1.200 millones. El sector es crítico tanto por las cuantías, como por el hecho de que 300 millones se dediquen a pagar a las concesionarias de 2.000 kilómetros de autovías de primera generación a pesar de que buena parte del coste que asumieron OHL, ACS, Acciona, Ferrovial, Sacyr, etcétera se debe a obra nueva y la financiación de las mismas.

Normas