Crece en la tensión entre el Gobierno y la izquierda prokurda

El peor atentado de Turquía, a tres semanas de las elecciones

Los familiares de Korkmaz Tedik, una de las víctimas del atentado, lloran sobre su féretro.
Los familiares de Korkmaz Tedik, una de las víctimas del atentado, lloran sobre su féretro. Getty images

El atentado registrado ayer en Ankara, que ha dejado 95 muertos y 246 personas heridas, es el peor de la historia moderna del país y se produce a menos de un mes de las elecciones generales. Aunque todo parece indicar que es obra de un terrorista suicida, la investigación sigue su curso, mientras comienzan ya los homenajes a las víctimas.

La policía turca cargó hoy domingo con gases lacrimógenos y golpes de porra contra una muchedumbre que afluía a la plaza de Ankara donde ayer se produjo el atentado.

 Muchos acusan al Gobierno de los hechos, sobre todo por no asumir parte de la responsabilidad ante la más reciente espiral de la violencia que sacude el país desde julio.

Decenas de miles de personas salieron a las calles después del atentado para expresar su malestar, no solo en Estambul sino también en otras ciudades, como Esmirna.

Pero el ministro del Interior turco, Selami Altinok, lejos de dimitir tras el ataque de ayer, ni siquiera reconoció un problema de seguridad en el país.

Desde la oposición recuerdan que el atentado parece ser el tercero en una serie que empezó con bombas en un mitin del partido de la izquierda prokurda, el HDP, en Diyarbakir, donde murieron cuatro personas dos días antes de las elecciones del 7 de junio pasado.

El segundo incidente fue la masacre de Suruç, en el sur de Turquía, cometida por un suicida contra una asamblea de jóvenes activistas prokurdos, y que dejó 34 muertos.

En ambos casos, los responsables parecen ser yihadistas turcos entrenados por el Estado Islámico (EI), y el método empleado en Ankara, cargas de TNT reforzadas con bolas de acero, que coincide con el de Suruç, hace pensar que es el tercer caso de una guerra de yihadistas turcos contra la izquierda prokurda.

A ojos de la oposición, el Gobierno dirige muchos más esfuerzos a acosar, detener y encarcelar a activistas de la izquierda que a perseguir las redes yihadistas.

El diario opositor Cumhuriyet asegura hoy que el presidente, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ha convertido el país en “un baño de sangre”, solo para poder construir un sistema presidencial.

 

Normas