Cuando en la isla reina el sosiego

Formentera fuera de temporada

Considerado el último paraíso del Mediterráneo, en la pequeña de las Pitiusas se respira este mes una atmósfera aún más enigmática y cautivadora.

El programa ‘Descubre Formentera en octubre’ invita a hacer una escapada otoñal.

Playa de Migjorn
En octubre, la isla muestra lo mejor de sí misma: playas desiertas (como la de Migjorn, en la imagen), aguas todavía templadas, sosiego...

La paz vuelve en otoño a Formentera. La isla, esplendorosa en esta época de transición, muestra lo mejor de sí misma: una luz especial, playas desiertas con aguas azul turquesa todavía templadas, sosiego… Y el color y la transparencia de los magníficos fondos marinos que la rodean, que convierten a la menor de las Pitiusas en un lugar excepcional, también en otoño.

Las praderas de alga posidonia, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1999 por su valor ecológico, son las responsables de esta excepcionalidad; es uno de sus mayores tesoros.

A este ecosistema acuático único se debe que sus playas figuren entre las mejores de los rankings internacionales y que el buceo sea una actividad inolvidable para cualquier aficionado. Porque, a pesar de su pequeño tamaño y de la resistencia de sus habitantes a ser invadidos –en tiempos remotos por los piratas que campaban a sus anchas por el Mare Nostrum y, más recientemente, por la marabunta turística–, la belleza de Formentera es conocida en todo el mundo.

El color de sus fondos marinos hacen de la isla Pitiusa un lugar excepcional

Siempre hay una buena razón para visitar la isla, pero en octubre se respira una atmósfera enigmática, especial, puede que su encanto cautive aún más, si cabe: este pequeño paraíso nos transmite, en este periodo más que nunca, la sensación de encontrarnos lejos de cualquier otro lugar, lejos del bullicio estival y con un clima apacible que aún invita a darse un buen baño en el mar.

Formentera, que apenas supera los 7.000 habitantes, tiene bosques de pino, sabinas y matorral, salinas abandonadas, torres, lagunas costeras, higueras, dunas… y dispone de casi 70 kilómetros de costa en la que alternan tramos rocosos con playas de arena y grava.

El abanico es amplio: desde la playa de Llevant, una de las más extensas, hasta pequeñas calas de 50 metros, como Codolá, u otras aisladas, como Alga, a la que solo es posible acceder en barco, un auténtico paraje virgen, pasando por el islote de Espalmador, al que también se llega a nado o en barca, un rincón intacto en cuya playa más notoria, s’Alga, se encuentra una ensenada natural custodiada por la torre vigía de Sa Guardiola (del siglo XVIII).

También destacan por su oleaje las de Arenals, Migjorn y la ses Salines, referentes para la práctica de deportes acuáticos.

Las mejores del mundo

Ses Illetes
Playa de Ses Illetes.

Ses Illetes está considerada como una de las mejores playas del mundo y para muchos es una de las más hermosas. Este entorno, donde se practica el nudismo, forma parte del Àrea Natural d’Especial Interès de ses Salines. Submarinistas de todo el mundo acuden a bucear en este lugar privilegiado. Alberga la posidonia oceánica.

Durante los siglos XVI y XVII la isla se convirtió en el centro de la ofensiva turca y bárbara del Mediterráneo Occidental. Al encontrarse en el camino entre Europa y África, propició que fuera tomada como base de operaciones de las armadas otomana y corsaria.

Cinco torres de vigilancia, situadas en lugares estratégicos de la costa, son testigos de las frecuentes incursiones piratas que asolaban la isla y de la historia del Mediterráneo que, posteriormente, fueron convertidas en faros para guiar a los barcos.

El faro de Barbaria recoge la luz más meridional del archipiélago balear. Debido a su protagonismo en películas como la conocida Lucía y el sexo, del director Julio Medem, y algunos spots publicitarios, este lugar se ha convertido en uno de los reclamos turísticos más sobresalientes de Formentera. Se encuentra en la parte menos poblada de la isla, en un singular entorno rocoso.

Desde el mirador de La Mola se aprecia una vista panorámica que abarca prácticamente toda la isla. El faro, que se alza 200 metros sobre la llana Formentera, es el punto más alto de la isla. Los acantilados alcanzan los 120 metros de altura. Un espectáculo que no debe perderse.

En La Mola también se encuentra el famoso mercado artesanal, que abre los miércoles y domingos por la tarde. El 12 de octubre echa el cierre hasta la próxima temporada. Auténtico reducto hippie, el mercadillo está amenizado con música en directo, cuentacuentos, baile, músicos locales y artistas de paso por la isla.

En esta aislada punta, lejos del mundanal ruido, también viven los habitantes más longevos de la isla. Hasta los años sesenta del siglo pasado, cuando empezaron a aparecer los primero hippies, Formentera era una isla básicamente agrícola y pesquera. Hoy se conservan seis molinos de viento que nos recuerdan ese pasado. Su función era la de moler harina, pero en algunos casos lo que se molía era sal. Aunque pertenece al imaginario colectivo, al parecer Bob Dylan pasó por la isla y alquiló uno de estos molinos, no sabemos cuándo ni cuál. 

Para el avistamiento de aves, una actividad minoritaria que requiere paciencia y silencio, aunque cada vez tiene más seguidores, Formentera es también un paraíso. Solo es necesario una cámara fotográfica, con un buen objetivo, madrugar y desplazarse al denominado Estany des Peix, un lugar enigmático situado cerca del puerto de la Savina, en el norte. Allí reponen fuerzas las aves que ya han tomado el rumbo hacia climas más cálidos para pasar el invierno.

Kayak en Formentera
Actividades en kayak.

A primera hora del día, entre las cinco y las seis de la tarde o casi al anochecer son los mejores momentos para disfrutar del espectáculo que ofrecen las aves, reposando sobre las aguas del Estany. También hay flamencos que, como todos los años, no faltan a esta cita otoñal.

Con la idea de ampliar la temporada de verano y dar a conocer la isla de un modo diferente, Turismo de Formentera ha lanzado la campaña Descubre Formentera en octubre, una interesante iniciativa que invita a hacer una escapada con un completo programa de actividades gastronómicas, culturales, deportivas y de ocio.

Entre otras muchas propuestas hay que mencionar los Fines de Semana Gastronómicos (este ya se puede disfrutar desde hoy y hasta el domingo) durante los cuales los mejores restaurantes de Formentera ofrecen un menú gastronómico con un interesante precio fijo de 20 euros. Es una oportunidad para degustar las especialidades locales. 

Formentera Zen es la propuesta dedicada al bienestar espiritual y físico que promete una reconfortante experiencia de cuerpo y alma. Para aquellos que se decanten por el ejercicio físico en plena naturaleza, octubre llega cargado de iniciativas, como la XV Vuelta a pie a la isla, que tiene lugar desde hoy hasta el 12 de octubre (Formentera no supera los 20 kilómetros de punta a punta), senderismo (programa e inscripciones en www.amicsdeformentera.cat) o la subida a La Mola, el domingo, 11 de octubre.

Y, además, para quienes quieran participar en celebraciones con sabor local no deben perderse las Fiestas del Pilar en La Mola, a partir del 12 de octubre, con música en vivo, baile tradicional, procesión y diversas actividades en las que los niños son los principales protagonistas.

La comunidad alemana que reside en la isla también se apunta a la fiesta: en el Oktoberfest, en La Mola, se pueden degustar cerveza y productos gastronómicos traídos expresamente de Alemania para la ocasión.

Varias empresas de servicios turísticos, transportes, ocio, alojamientos y restaurantes participan en esta iniciativa de fuera de temporada. El listado completo puede consultarse en la web www.formentera.es

Para obtener el cupón de servicios y empresas es necesario reservar la estancia en uno de los establecimientos adheridos a la campaña. Con él, el viajero podrá obtener descuentos en navieras y alquileres de vehículos, entre otros servicios. Solo queda disfrutar de la estación que para muchos es la mejor de Formentera.

Guía para el viajero

Can Dani
El restaurante Can Dani, estrella Michelin.

Cómo ir. Quizás las razones por las que la isla se mantiene aún bastante pura han sido carecer de aeropuerto y su limitada oferta hotelera. A Formentera se llega con las líneas de transbordadores que zarpan desde el puerto de Ibiza y atracan en La Savina: Mediterránea Pitiusa, Trasmapi y Baleària. Durante el mes de octubre, los billetes tienen un 25% de descuento.

Dónde dormir. A excepción de dos complejos turísticos, Formentera no dispone de grandes instalaciones. No hay hoteles de lujo. La oferta turística se reparte en pequeños hoteles, hostales y apartamentos turísticos. Cala Saona, que ofrece un descuento del 40%, Es Marès, que abre todo el año y el Hotel Entrepinos, por su apuesta por el adults only, pero que ofrece un par de habitaciones para familias, son opciones interesantes.

Dónde comer. Hay varios restaurantes abiertos durante este mes. Por ejemplo, El Blue Bar, enfrente de la playa de Migjorn; S’Abeurada, que abre todo el año y acoge exposiciones, lectura de poesía y conciertos de música en vivo; el restaurante La Savina está enfrente de s’Estany de Peix. Todos tienen un buen nivel, pero Can Dani es el único con una estrella Michelin de Ibiza y Formentera. Su carta. en el blog.

Normas