Prevé un 4,4% para este año, dos décimas más que el objetivo

El FMI también cree que España incumplirá el déficit

Evolución del déficit público en España

Cumplir los objetivos de déficit los próximos años requerirá de un importante incremento de los ingresos públicos y de la contención en el gasto. Una ecuación de difícil cumplimiento. El informe publicado ayer por el Fondo Monetario Internacional (FMI) contempla que España rebajará sus números rojos este año hasta el 4,4% del PIB, un nivel superior al 4,2% que exige Bruselas. Para 2016, año en el que el Gobierno de Mariano Rajoy se ha comprometido a reducir el déficit público por debajo del 3% que exige el Pacto de Estabilidad, el FMI estima que los números rojos se mantendrán todavía en el 3,2% del PIB. El organismo internacional ha empeorado sus previsiones. En abril contemplaba que el desfase de este año y el próximo sería del 4,3% y del 2,9%, respectivamente.

El Ejecutivo asegura que cumplir los objetivos es posible, aunque reconoce que los umbrales son exigentes. Hacienda es más optimista que los analistas del organismo presidido por Christine Lagarde y sostiene que el crecimiento económico y su traslación en los ingresos públicos será mayor que el esperado por el FMI. El Gobierno estima que España crecerá un 3,3% este año frente al 3,1% del organismo internacional. Y, para 2016, la previsión de Moncloa es que la economía avanzará un 3% y el FMIrebaja medio punto esa cifra hasta el 2,5%.

Las dudas sobre el cumplimiento del objetivo de déficit sirven a la oposición para restar credibilidad a los Presupuestos Generales del Estado para 2016 que el Gobierno aprobará antes de las elecciones generales. Sin embargo, en ciertos aspectos, las previsiones actuales del FMI son mejores que las publicadas el pasado mes de abril. Ahora, el organismo internacional ya no contempla que la deuda pública rebase el nivel del 100% del PIB, un escenario que estimaba para 2016 y 2017. El documento presentado ayer descarta que el nivel de pasivo rebase tan siquiera el 99% del PIB.

Aun así, hay que tener en cuenta que las estimaciones del FMI no incorporan la revisión a la baja del PIBnominal que publicó el INE el pasado mes de septiembre y que elevó automáticamente el nivel de pasivo. De hecho, en el segundo trimestre de este año, la deuda pública se situó en el 99,5% del PIB. Solo el crecimiento del PIB nominal puede evitar que se rebase el umbral psicológico del 100%. Más allá de las dudas que genera la senda de consolidación fiscal, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insistió ayer en que el aspecto más notable de las previsiones del FMIes que España será el país que más crezca en 2015 dentro de la Unión Europea y en el año 2016, “dentro de los importantes”. Para el jefe del Ejecutivo, ello supone un “estímulo” para “seguir trabajando”.

Normas