Amplía las indemnizaciones hasta 45 días por año

Vodafone rebaja a 1.059 personas el número de afectados por el ERE

Rebaja en un centenar el número de afectados por el ajuste

Amplía de 15 a 20 días el periodo para pedir la baja voluntarias

La compañía vive este lunes la primera de las tres jornadas de huelga

Logotipo de Vodafone.
Logotipo de Vodafone.

El proceso en torno al expediente de regulación de empleo (ERE) en Vodafone España y su filial Ono, continúa. En la octava reunión del periodo de negociaciones, la compañía ha ofrecido este lunes rebajar en 100 personas el número de afectados hasta un máximo de 1.059 trabajadores, según señalan fuentes sindicales.

La semana pasada, la compañía ya había ofrecido una primera reducción en el número de afectados desde una cifra inicial de 1.297 personas (la rebaja fue de 138 personas).

En el proceso, la operadora también ha ampliado la indemnización para los afectados a 33 o 45 días por año trabajado, en función de la última reforma laboral, con un límite máximo de 24 mensualidades.

Al mismo tiempo, la empresa ha ofrecido ampliar el periodo de adscripción a las bajas voluntarias desde 15 a 20 días. 

De igual forma, la empresa ha ofrecido rebajar la edad para acogerse al plan de prejubilaciones hasta los 55 años (los hayan cumplido el 30 de junio de 2016).

El periodo de negociaciones termina este miércoles 30 de septiembre. Hasta ese día tienen empresa y sindicatos para alcanzar un posible acuerdo.

La compañía ha vivido este lunes la primera jornada de huelga en respuesta al ERE, convocada por las centrales sindicales. En principio están convocadas otras dos jornadas para el martes y el miércoles. 

La teleco cae en Bolsa tras romper con Liberty

Vodafone confirmó este lunes que ha concluido las negociaciones con Liberty Global de cara a una posible operación corporativa entre ambas empresas. En junio pasado, Vodafone reconoció que estaba en la fase inicial de la negociación con Liberty para un posible intercambio de activos selectivos entre las dos empresas. El grupo estadounidense posee distintas operadoras de cable en diferentes países del Viejo Continente.

El anuncio tuvo un impacto directo en los mercados financieros. Así, las acciones de Vodafone cayeron un 4,8% hasta 207,2 peniques, su precio mínimo anual.

Normas