_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La idea no tan radical de Corbyn

Si el sistema financiero se estuviera diseñando desde cero hoy la expansión cuantitativa (QE) del pueblo sería indiscutible. Jeremy Corbyn, el nuevo líder del Partido Laborista del Reino Unido, necesitaría otras ideas radicales.

Los bancos centrales utilizan la flexibilización cuantitativa, que se puede definir como la creación oficial de nuevo dinero, para reducir las tasas de interés y aumentar la liquidez en los mercados financieros. En el QE Popular, ya esbozado por Corbyn, el gobierno utiliza fondos recién creados para pagar inversiones en infraestructura. El objetivo final es el mismo –ayudar al sistema monetario a apoyar la economía real–.

Cuando se introdujo el QE de los bancos centrales se consideró un tipo no convencional de política monetaria

Cuando se introdujo el QE de los bancos centrales, se consideró un tipo no convencional de política monetaria. La mayoría de los economistas ahora lo aceptan como una política razonable cuando los tipos de interés de están cerca de cero.

El QE Popular podría tener una transformación similar. En este momento parece una forma muy arriesgada de política fiscal. Pero los riesgos son en gran medida hipotéticos. Los gobiernos libres de ataduras podrían imprimir suficiente dinero como para crear tasas de inflación peligrosamente altas. Hoy en día, sin embargo, la deflación parece un riesgo mayor.

Por otra parte, sustituir el endeudamiento con esta fórmula traería beneficios tangibles. No emitir deuda reduce el apalancamiento total de la economía, neutraliza a los operadores volátiles y reduce el poder de los prestamistas extranjeros, posiblemente, poco fiables.

El QE Popular solo parece radical porque el sistema de financiación para los gobiernos está muy atrás. Cuando el gasto gubernamental principal eran guerras sin sentido, los prestamistas podrían haber desempeñado un papel estabilizador. Para los gobiernos que esperan utilizar la política fiscal con la intención de mantener la economía en buena salud, los votantes proporcionan una mejor orientación que los banqueros.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_