El precio del dinero en EE UU sigue entre el 0% y el 0,25%

La Fed mantiene tipos

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal

Era de esperar. La debilidad mostrada por la economía mundial y las tensiones vividas en en los mercados como consecuencia de la inestabilidad despertada por China en las últimas semanas han llevado a los miembros del Comité Abierto de la Reserva Federal (FOMC) a mantener sin cambios su política monetaria.

La respuesta del mercado ha sido tibia. En Wall Street, primero hubo caídas, los índices se animaron luego con subidas de en torno al 1%. Sin embargo, al cierre, el Dow Jones y el S&P 500 se anotaban una caída del 0,39% y el 0,26%, respectivamente, mientras que el Nasdaq se mantenía en terreno positivo, con un alza del 0,10%. Los inversores no saben muy bien cómo tomarse el comunicado. Tampoco parece que la rueda de prensa de Yellen les saque de dudas. El dólar cae con fuerza dado que no habrá subida de tipos. Un euro se cambia a 1,14 unidades del billete verde. En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono de EE UU a dos años pasa del 2,29% al 2,19%, al alejarse la subida de tipos.

Eso sí, 13 de los miembros del Comité espera una subida de tipos para este año, por lo que la Fed lanza el mensaje claro de que elevará el precio del dinero en 2015. Solo tres creen que debería esperarse a 2016 y uno, hasta 2017. Siete de los componentes del órgano creen que los tipos de interés deben acabar el año en el 0,375%; cinco piensan que en el 0,625%; tres que en el 0,125%; uno que en su nivel actual y otro que en el 0,875%.

En su rueda de prensa posterior a la reunión, Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, ha dicho que la subida de tipos se producirá a finales de año, según la mayoría de los miembros del Comité de Mercado Abierto. Preguntada sobre si en octubre se podrían subir los tipos ha dicho que "cada reunión es una reunión viva", en el sentido de que sí se pueden tomar decisiones de política monetaria. Vigilará, ha indicado, los próximos datos y la evolución de los mercados laborales.

También ha destacado que vigilan la apreciación del dólar y ha destacado que el mercado laboral se acerca al objetivo del pleno empleo, aunque la participación de los empleados que quieren trabajar y no pueden hacerlo necesita mejorar. Sobre la inflación, ha predicho que la presión a la baja de la caída del crudo hará que el IPC siga bajo en los últimos meses, aunque será un impacto temporal.

Yellen también se ha referido a la inestabilidad en los mercados financieros por las dudas sobre el crecimiento en China. Cree que puede dañar a la actividad empresarial en Estados Unidos. "El Comité cree apropiado esperar a más evidencias de que el mercado se acerca al pleno empleo y la inflación al objetivo del 2%" para subir los tipos, ha dicho. Yellen ha indicado que la mayoría de los participantes en la reunión del Comité cree que los tipos de interés no volverán a tasas normalizadas hasta 2018. Yellen ha destacado también como razón para mantener invariable el precio del dinero las salidas de flujos de los mercados emergentes.

Después de casi dos meses de especulaciones sobre qué haría el banco central estadounidense en la reunión de este mes, el organismo que preside Janet Yellen ha recurrido una vez más a la cautela. La Fed ha decidido, por enésima vez, mantener sin cambios los tipos de interés, que permanecen en su mínimo histórico de entre el 0 y el 0,25% desde finales de 2008. El esperado alza del precio del dinero se pospone así para finales de 2015.

En el comunicado de la reunión, la Fed destaca que el mercado laboral sigue mostrando una evolución positiva. Pero señala, aunque sin mencionarlo abiertamente, a China como riesgo. "Las recientes evoluciones de la economía mundial y los mercados globales podrían dañar a la economía y añadir más presión a la baja a la inflación", destacan. En este sentido, indican que ven equilibrados los riesgos a la inflación y al mercado laboral, pero sigue vigilando los acontecimientos externos.

La Fed destaca que seguirá vigilando la evolución de la inflación y del mercado laboral. En el momento en el que suba tipos, indica, lo hará de forma gradual. Para sus próximas decisiones tomará en cuenta una serie amplia de datos. Entre esas referencias incluye expresamente el desarrollo de los mercados y la situación internacional. Sin mencionar a China, señala veladamente al gigante asiático. También repite que, incluso cuando se esté cerca del pleno empleo y la inflación ronde el objetivo del 2%, los tipos de interés deberán estar en un nivel más bajo del que sería normal en el largo plazo. 

Menos desempleo

El banco central estadounidense también ha actualizado sus previsiones de crecimiento, inflación y desempleo para los próximos años. Para este año, la Fed cree que la economía estadounidense crecerá un 2,1%, por encima del 1,9% anterior, pero rebaja sus previsiones para 2016 (del 2,5% al 2,3%) y para 2017 (del 2,3% al 2,2%). En el caso de la inflación, cree que este año quedará en el 1,4%, una décima más que en sus previsiones de junio. Para 2016 prevé un IPC del 1,7% (una décima menos) y para 2017, del 1,9% (frente al 2% de junio).

Como viene siendo habitual, donde más optimismo muestra es en lo relativo al mercado laboral. La tasa de paro prevista para este año es del 5% (tres décimas menos que en junio). Para 2016 espera una tasa de desempleo del 4,8% (frente al 5,1% anterior) y para 2017, mismo porcentaje que en 2017 (frente al 5% anterior).

Y es que el escenario que manejaba los miembros del FOMC se ha visto alterado en el último mes y medio. Las dudas generadas por el gigante asiático han provocado que Yellen decida esperar a ver cómo evoluciona la economía mundial ante de aprobar el primer alza de los tipos desde abril de 2006. De esta forma, la Fed sigue los consejos de los organismos internacionales como el Banco Mundial que instaban a continuar una política monetaria flexible para no perjudicar aún más a las economías emergentes.De hecho, son precisamente estos países los que más verían dañada su delicada situación en el caso de que la Fed decidiera subir los tipos porque serían testigos de nuevas salidas de flujos de dinero, algo que se produjo con la retirada del programa de compra de activos.

Confirmado el inmovilismo del banco central de EEUU, la pregunta vuelve a ser la misma ¿Cuándo tendrá lugar el alza del precio del dinero? De momento todas las voces apuntan a que será en la recta final de este año, el momento elegido por Janet Yellen para prodecer al endurecimiento de la política monetaria. No obstante, la presidente de la Fed ha reiterado por activa y por pasiva que el alza será gradual. El objetivo no es otro que el evitar poner contra las cuerdas la recuperación económica. Las dos próximas reuniones del Comité serán el 28 de octubre y el 16 de diciembre.

Normas