Las recetas de Nicolò Carpaneda, especialista de renta fija, en medio de la volatilidad en divisas y materias primas

La estrategia de la gestora M&G para afrontar y ganar dinero con la crisis china

Una mujer comprueba la evolución de la bolsa de Shanghái (China).
Una mujer comprueba la evolución de la bolsa de Shanghái (China). EFE

Los precios de las materias primas se han desplomado, las Bolsas sufren fuertes altibajos y China y otros países emergentes han hecho saltar las alarmas sobre una nueva recesión. Estas son las recetas de la gestora M&G para ganar dinero en esta coyuntura.

El especialista en renta fija Nicolò Carpaneda de la gestora británica M&G, que cuenta con más de 360.000 millones de euros bajo gestión, explica cómo ve el panorama en medio de la tormenta, tanto en el mercado de deuda como en el de renta variable.

El barril de Brent está por los suelos, a un precio de unos 48 dólares, en entorno de mínimos de los últimos seis años. El precio más bajo se marcó hace unos días, el 24 de agosto, cuando cayó por debajo de los 43 dólares. Se apunta a que China es la gran culpable. Menos crecimiento del gigante asiático, que demanda menos oro negro y que lastra el aumento del PIB mundial.

¿Gravedad?

Pues bien, Nicolò Carpaneda descarta que la situación sea tan grave. “China está comprando más petróleo ahora que en los últimos 12 meses, y la demanda interna de crudo en el país está en máximos de entre los últimos tres y cuatro años”, afirma. “La caída en el precio es un problema de oferta, no de demanda”, sentencia.

El consenso de mercado apunta que exista una sobreoferta de dos millones de barriles diarios, la caída de su cotización no indica una nueva recesión mundial: “Creemos que estamos a tres cuartas partes del ciclo que arrancó con el final de la recesión”, asegura Carpaneda.

La caída de las materias primas (commodities) sí está haciendo daño a las divisas de los países emergentes. En los metales preciosos, el oro cae un 7% desde enero; la plata, un 8%; el platino, un 20%, y el paladio, un 27%. Entre los metales industriales, el aluminio se deja un 12% y el cobre, un 15%. Mientras el maíz y el trigo se hunden más de un 60%, el café alrededor de un 30%, y el algodón, un 50%. Destaca por la espectacular subida, el azúcar, que se dispara un 150%.

Más competitivos

Desde M&G puntualizan que esa depreciación de sus monedas contribuye a hacer a esos países emergentes más competitivos frente al dólar. El real brasileño, atacado además por la rebaja de rating de S&P y con problemas internos, cae más de un 30% en lo que va de año respecto al billete verde; el peso colombiano cede un 20%, y las monedas de Turquía, Malasia, México, Chile, por ejemplo, retroceden más de un 10%.

El experto de M&G aclara, sin embargo, que lo peor ha pasado ya, al menos en la renta fija. “El dinero que se ha quedado es de largo plazo. Ahora consideramos que no es momento de tomar posiciones, pero dentro de 10 o 12 meses será una oportunidad de compra”, asegura. De hecho, hay países que venden materias primas a buen precio, como Honduras, República Checa, Hungría, Polonia o países importadores que sacan partido de la caída de precios, como Filipinas.

La decisión de Yellen

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), que lleva con los tipos entre el 0% y el 0,25% desde finales de 2008, se plantea subirlos desde hace meses. El mercado solo da una probabilidad del 28% a que los eleve el próximo 17 de septiembre. Conforme pasa el tiempo, crecen las expectativas de subidas. El 28 de octubre, un 35% de los analistas considera que el precio del dinero estará enrtre el 0,25% y el 0,5%. Y el 16 de diciembre, el 43,2% espera esa horquilla, frente al 41,1% que apuesta por el rango actual.

Nicolò Carpaneda considera que los subirá en diciembre, pero acto seguido recalca que la decisión, aunque puede provocar cierta volatilidad cuando se adopte, está más que descontada por el mercado. El experto señala zonas ganadoras ante una subida de tipos al otro lado del Atlántico, como México y los países del Este de Europa. Los tres grandes perdedores serían Brasil, Turquía y Suráfrica, por diversas razones, como que su deuda externa está mayoritariamente denominada en dólares (y con la devaluación de sus divisas, crece el importe que han devolver), que no crecen o que están muy expuestos a la exportación de commodities.

Oportunidades

El experto de M&G considera que, pese al programa de compra de deuda del BCE y a que en su última comparecencia Mario Draghi asegurara que tomará decisiones, no hay valor en los bonos europeos, pero sí en los estadounidenses. Incluso apunta a deuda empresarial –no soberana- argentina.

La deuda high yield (de alta rentabilidad o bonos basura) ha sido la menos afectada en la oleada de ventas del segundo trimestre: “Lo ha hehco mejor y sigue habiendo oportunidades”, afirman desde M&G. También apuntan a los bonos a tipo flotante (ligados a un índice y con un diferencial), como una alternativa a la deuda a tipo fijo. “No tienen duración y capturarán los aumentos de los tipos oficiales”.

Cataluña

Sobre las elecciones que se celebrarán en Cataluña el próximo 27 de septiembre, el experto de M&G afirma que no les asusta el riesgo de su eventual desconexión de España. Al contrario, le gusta el crecimiento español (estimado en un 3,3% para el presente ejercicio) e indica que las empresas españolas exportadoras, de telecomunicaciones y de energía expuestas a mercados internacionales son sus preferidas.

 

Normas