La pensión de un autónomo es 300 euros menor que la de un asalariado

El 80% de los autónomos cotizan con la base mínima existente. Así, se genera una pensión media que no llega a los 700 euros al mes. El número de autónomos que tienen acceso a la jubilación rondaba los 2 millones y medio a inicios del mes de agosto.

La pensión de un autónomo es 300 euros menor que la de un asalariado

La pensión media mensual de los autónomos es de 621,08 euros. Una cifra muy alejada de los 888,53 euros de media del sistema. No obstante, la brecha salarial es mayor respecto a la media correspondiente al Régimen General que, a día 1 de agosto de 2015, estaba en 984,01 euros.

La diferencia, por lo tanto, entre la pensión media de un jubilado del Régimen General y la de un jubilado del Régimen de Autónomos es de exactamente 362,93 euros. En cuanto a la media del sistema la diferencia es menor con un margen de 267,45 euros. El motivo se localiza en el elevado porcentaje de autónomos, 80%, que cotiza con la base mínima.

Esta situación desigualitaria se suma a la significativa reducción, en tan solo seis meses, del número de autónomos que disfrutan de pensión. A comienzos de año, un total de 1.927.972 autónomos tenían acceso a una pensión mientras que en el mes de agosto la cifra se sitúa en 2.646.

Aumento de la brecha entre autónomos y asalariados

En 2013 la brecha entre las pensiones medias de los autónomos y los trabajadores del Régimen General alcanzó los 348 euros. Un año más tarde la diferencia ascendía a los 355,03. El 1 de agosto de 2015 la cifra alcanzó los 362,93 euros.

Desde UPTA señalan que la baja pensión de los autónomos es consecuencia de una cotización inferior a sus ingresos reales. Por ello, inciden en cotizar de forma progresiva para minimizar las diferencias. Piden también a las Administraciones el reconocimiento de la cotización del autónomo a tiempo parcial en los trabajos menos habituales.

Por otro lado, se ha visto disminuido el número de autónomos jubilados. Sus situaciones económicas y sus bajas rentas les obligan a continuar con la actividad empresarial. Durante los 8 primeros meses de 2015, alrededor de 2.600 autónomos llegaron a la inactividad laboral tras alcanzar la edad máxima. En 2014, 8.734 autónomos accedieron a la jubilación durante el mismo periodo y, en 2013, hasta 15.000 trabajadores por cuenta ajena.

Normas