La UDEF se basa en su expediente para investigar

Vetusta da su versión sobre lo que hizo la CNMV con ella

Sede de la CNMV en Madrid.
Sede de la CNMV en Madrid.

Guillermo Menéndez Escandón, el directivo que estaba al frente de Vetusta Wealth Managers hasta su cierre en marzo de 2007, ante las informaciones de la investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) sobre la CNMV, da su versión sobre qué ocurrió con su firma.

Vetusta era una sociedad gestora de carteras, que fue suspendida de actividad en enero de 2007 por el supervisor y solicitó la baja en marzo de ese año. El expediente sancionador contra la firma fue comenzado en 2005, como reveló ayer el organismo que ahora preside Elvira Rodríguez en una nota de prensa.

En su momento, el supervisor concluyó que no existían indicios de delito y no hubo ninguna multa contra la entidad, tras el archivo del expediente abierto contra ella.

En el caso de Dracon Partners hubo sanciones por 1,875 millones de euros por varias infracciones muy graves. La distancia entre ambos casos es de seis años y en la Eafi que estaba capitaneada por Sara Pérez Frutos se retiró la licencia de forma forzosa. 

En un comunicado, Menéndez Escandón, cuyo testimonio es clave en la conformación del informe de la UDEF, explica que "agradece los ímprobos esfuerzos de la UDEF y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional en investigar la gravedad de los hechos acaecidos a finales de 2006 en relación a la suspensión cautelar de las actividades del Grupo Vetusta y en abril de 2007, fecha en que la CNMV archivaba sin sanción el procedimiento de revocación de la licencia de la entidad a cambio de que se solicitase la baja voluntaria de la sociedad y la renuncia a acciones civiles contra el supervisor".

En la nota, el exdirectivo de Vetusta recuerda que el grupo "nació en el año 2001 con el nombre de Grupo MG, que consiguió estar presente en tres países europeos, y tuvo como socios estratégicos (por tanto estuvo sujeto a las más estrictos controles de auditoría y due dilligence) al primer grupo bancario español, así como a dos de los bancos de Inversión más reconocidos de Wall Street (Legg Mason primero y Piper Jaffray después)".  "Fue obligado a cerrar sus puertas sin tener jamás una reclamación de ningún tipo y cumpliendo no sólo con el regulador español, sino con las exigencias de los reguladores norteamericano, inglés e irlandés", agrega en la nota.

El exjefe de Vetusta denuncia la "indefensión que en España tienen las personas que como yo no hemos formado nunca parte de los grupos de influencia y sólo nos hemos dedicado a trabajar y a contribuir a generar empleo en la medida de nuestras posibilidades". 

Taambién agradece a los medios de comunicación la cobertura de estos hechos de especial gravedad y pide disculpas por no poder dar más información al respecto, en respeto a las actuaciones de la UDEF y de la Fiscalía.

Por último, agradece las muestras de cariño y apoyo recibidas de exempleados, exclientes y amigos durante estos ya casi 10 años de calvario ante los hechos acontecidos que han arruinado mi vida

Manuel Conthe, presidente de la CNMV durante el proceso contra Vetusta, declaró en una entrevista publica el martes en Negocios.com que no descartaba que “en algunas ocasiones el supervisor se pase un poco de frenada y que, para proteger al ahorrador, tome acciones que luego a la postre se demuestre que hubieran sido innecesarias porque esos temores eran infundados”.

“Si yo no recuerdo mal, en las postrimerías de mi paso por la CNMV pasó algo de eso. Hubo un caso en el que tomamos una decisión muy drástica y luego las irregularidades que encontramos eran menores a las que habíamos temido. Pero eso no tiene nada que ver con tramas corruptas, cohechos ni cobros de comisiones”, sentencia Conthe.

Normas