Breakingviews

Goldman cambia un riesgo por otro

Goldman Sachs compra una plataforma de banca online y 16.000 millones de dólares (unos 14.400 millones de euros) en depósitos a GE Capital. El acuerdo tiene una serie de ventajas para la firma de Wall Street, pero conlleva un gran riesgo.

Desde la perspectiva del consejero delegado, Lloyd Blankfein, es una decisión inteligente. Por supuesto, la cantidad de depósitos adquirida es pequeña en comparación con sus 860.000 millones de dólares en activos. Pero con los 89.000 millones que ya están en los libros de Goldman, la adquisición significa que depósitos representarán el 14% de los pasivos.

La entidad tiene la intención de atraer a más clientes, bien de forma orgánica o con adquisiciones

Eso sigue siendo inferior al 18% de su rival Morgan Stanley, que tiene una unidad de gestión de patrimonio de gran tamaño. Pero todo ayuda: los depósitos al por menor son una forma más barata de la financiación que los bonos. Y Goldman tiene la clara intención de atraer a más clientes, bien orgánicamente o con adquisiciones adicionales.

La compra debería mantener tranquilos a los reguladores financieros, que han presionado en los últimos años para que Goldman para ampliara su base de depósitos. Eso es porque en una crisis los inversores de bonos a menudo no financian a ninguna compañía por un tiempo, mientras que solo los bancos minoristas que están en serios problemas tienden a ser vulnerables a una fuga de clientes. Las instituciones financieras que están menos expuestas a los mercados de capitales deberían, por lo tanto, ser más seguras.

Tanto Goldman como Morgan Stanley planean utilizar los depósitos para financiar más préstamos a clientes de gestión de patrimonios y banca de inversión. Sin embargo, hay dos problemas. Ambas instituciones son esencialmente bancos de inversión, y a medida que suman depósitos y préstamos, comienzan a parecerse más a complejos megabancos como Bank of America, Citigroup y JPMorgan.

Además, pueden utilizar los depósitos asegurados por el gobierno federal para financiar algunas de sus operaciones, lo que aumenta la exposición de los clientes minoristas a los mercados de capital.

Por supuesto, nada de esto sucederá de un día para otro, pero es simplista pensar que el cambio de financiación de un banco de inversión a los depósitos terminará reduciendo el riesgo sistémico.

Normas