Editorial

Control de costes y más reformas

El Fondo Monetario Internacional ha vuelto a leer el recetario para mejorar el comportamiento de la economía española, y aunque es reiterativo, conviene que todos los agentes económicos, y los políticos también, lo tengan presente. El fondo valora las reformas, tanto la laboral como la bancaria y la del control de las finanzas públicas, pese a ver aún inconvenientes en el control futuro de los presupuestos autonómicos, y advierte del riesgo que para el crecimiento supondría dar marcha atrás en ellas y en las políticas que llevan asociadas. Un crecimiento que, en todo caso, ve más generoso este año y el próximo, pero que retorna a tasas más moderadas desde 2017 hasta 2020.

Una vez más recomienda mantener el control del coste laboral para seguir mejorando la competitividad y reclama una negociación de los salarios asimétrica, en la que cada empresa o sector ajuste las subidas nominales de los sueldos a su productividad contrastada. Y no se olvida de insistir en una nueva reforma de la normativa laboral para combatir la dualidad del mercado trabajo, que aún conserva un 26% de tasa de temporalidad y un 15% de parcialidad. Tales recetas son válidas para mantener el tipo con el sistema productivo español, pero precisa intensificar la industria para evitar una tasa de paro estructural del entorno del 15%.

Normas