La meditación llega a los negocios

‘Mindfulness’, la terapia que concentra en el trabajo

Uno de sus impulsores ha sido el profesor de medicina estadounidense Jon Kabat-Zinn

Caminar meditando es otro ejercicio que ayuda a descansar la mente

‘Mindfulness’, la terapia que concentra en el trabajo
Thinkstock

Es una técnica sencilla y quién la ha puesto en práctica dice que es eficaz. El mindfulness es una terapia que consiste en la atención plena, o lo que es lo mismo, la capacidad para tomar conciencia y responsabilizarse del presente. Es el aquí y ahora lo único que importa. Se trata de una práctica antigua, con más de 2.500 años de existencia, que nació en el seno de la meditación budista, pero que recientemente ha sido incorporada a la la medicina y a la psicología de Occidente.

Uno de sus principales impulsores ha sido el profesor de medicina estadounidense Jon Kabat-Zinn, fundador de la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena (Mindfulness) en la Medicina, el Cuidado de Salud, y la Sociedad en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Se trata de poner toda la atención en lo que se está haciendo en ese momento. “Cuando estás en el trabajo siempre se nos acumulan las tareas, la mente te lleva de un asunto a otro, y se trata de no dispersarse, de pensar solo en lo que se está haciendo”, explica la terapeuta de mindfulness Fina Romaní.

Una de las principales preocupaciones y quebraderos de cabeza de un profesional hoy día son las innumerables tareas a las que ha de hacer frente a lo largo de jornada laboral. Según esta experta, no conduce a nada obsesionarse con todo el trabajo pendiente. No se avanza. Y aconseja, en ese momento de agobio, tomar contacto con la mente, no pensar en nada más que en lo que se tiene entre manos en ese momento. “Ese ejercicio te da tranquilidad, y sobre todo se trata de que se empiece un trabajo y se finalice porque ante todo hay que evitar la dispersión”.
Diversos estudios demuestran que aquellas personas que aplican este método, con el que se recupera el equilibrio interno, son más productivas en el trabajo.

“Cuando te concentras y solo piensas en el papel que tienes delante, acabas antes, eres más eficaz y eficiente”, añade Romaní, que recomienda ante una situación de máximo estrés o de bloqueo en el trabajo realizar el siguiente ejercicio: parar, ir al cuarto de baño o salir de la oficina, no pensar y concentrarse solo en la respiración. “Con solo cinco minutos vuelves a la mesa totalmente centrado”. Caminar meditando es otro ejercicio que ayuda a descansar la mente.
La atención plena aleja a la persona de las preocupaciones del pasado o de la incertidumbre del futuro. Eso conduce a un desorden, que no es favorable, según los expertos. Es por ello que muchas empresas, entre las que se encuentra la pionera Google, organizan talleres de mindfulness para sus empleados, con el fin de reducir el estrés, generar una mayor creatividad, incrementar la concentración y, de paso, ser más productivos. Cualquiera puede empezar a practicarlo, y a base de repetirlo se aprende. “Se trata de tener disciplina hasta que se convierte en un hábito”. Para ello bastan, asegura Romaní, con 21 días de ejercicio mental. “Es una técnica que te cambia la vida”.

Cinco habilidades que mejora el líder

El Institut Mindfulness enumera cinco habilidades que un líder mejora cuando se practica el mindfulness de manera regular. En primer lugar, se pone el foco en lo importante, se elimina lo superfluo;además se desarrolla la inteligencia emocional y se gana en empatía e influencia. El tercer punto, visión estratégica, ya que el directivo es capaz de centrarse en el largo plazo, que suele coincidir siempre con las acciones y decisiones verdaderamente importantes. La cuarta habilidad supone flexibilidad ante el cambio, lo que implica manejar la incertidumbre, y no aferrarse a formas de hacer del pasado que pueden limitar el crecimiento de la empresa. Por último, se puede ser creativo e innovar con la mente en calma.Es entonces cuando se pude ver lo que hay en el fondo de la piscina.

Normas