El Govern crea 1.230 plazas de funcionarios

Cataluña convoca una oleada masiva de empleo público

Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.
Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña.

El Govern ha aprobado este martes sacar a concurso 1.230 plazas públicas después de cuatro años sin oposiciones y ha creado una nueva figura a caballo entre lo político y lo público que se denomina directivo público de la Generalitat.

En la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, la consellera de Gobernación, Meritxell Borras, secundada por la portavoz del Govern, Neus Munté, ha aclarado que 340 irán destinadas a salud, 300 a enseñanza, 70 a asistencia social, 150 a sociología, 153 al cuerpo de bomberos, 20 al cuerpo superior de inspectores tributarios y 40 al cuerpo técnico de gestores tributarios, plazas de la Agencia Tributaria Catalana, una de las estructuras de Estado que el Govern quiere promocionar en virtud de la hoja de ruta pactada con ERC para la independencia.

Borras ha aclarado que “las plazas ofertadas de la Agencia Tributaria son para cubrir las competencias que actualmente ya tiene la Generalitat y las necesidades actuales, y ha asumido que pese a que los sindicatos solicitaban más plazas se da cumplimiento a las normas de racionalización de la administración pública, que sólo permite la reposición, ha dicho, del 50% de las plazas.

En concreto, se trata de la tasa de reposición del personal del 50% fijada por el Estado que se calcula a partir de la diferencia del número de empleados fijos que a lo largo de 2014 dejaron de prestar servicio a la Administración de la Generalitat y el número de empleados fijos que se incorporaron o reingresaron desde situaciones que no comportasen reserva del empleo.

La distribución de las plazas se ha realizado según criterios de esencialidad de los empleos a proveer, funciones de asesoramiento y lucha contra el fraude, funciones de gestión eficiente de recursos públicos, índice de interinidad, tiempo transcurrido desde la última convocatoria y volumen de las dotaciones necesarias que justifiquen el gasto del proceso selectivo.

Del total de plazas, un 7% se destinará a persona con discapacidad, un 2% de los cuales para personas con discapacidad intelectual.

Borrás ha matizado que el concurso es abierto a todo el mundo y “dará la oportunidad a interinos que ya están trabajando en la función pública a que obtengan su plaza”. 

El cargo de directivo público nace por que la nueva regulación que convierte en lugares de dirección pública profesional a algunos empleos que hasta la fecha se identificaban como direcciones o gerencias en las entidades del sector público o en lugares con funciones directivas de alto nivel con características técnicas especiales.

“Se exigirá que quien opte a esta plaza tenga conocimientos específicos de la materia que gestione”, ha dicho Borrás sobre un cargo que se le escogerá mediante un procedimiento abierto de acceso y evaluación de candidaturas y, una vez seleccionadas, deberán suscribir un acuerdo de gestión que fijará objetivos claramente explicitados que irán ligados a las retribuciones que perciban.

Normas