Editorial

La buena estrella de los fondos de inversión

El mercado de los fondos de inversión en España vive un momento dulce que suma ya 30 meses consecutivos de entrada de dinero. Tras haber dejado atrás los peores momentos de la crisis –con un ejercicio 2012 desastroso– la industria de gestión de activos se ha recuperado al tiempo que lo ha hecho la confianza de los inversores en las empresas españolas. Una confianza que regresó en 2013, cuando los rumores sobre un hipotético rescate a España dejaron de lacerar la percepción de nuestro país por los mercados y una vez que el sector financiero llevó a cabo su obligado proceso de recapitalización. Ese respaldo ha permitido registrar desde esa fecha suscripciones netas por valor de casi 80.000 millones de euros. A lo que hay que sumar los más de 100.000 millones de euros de fondos comercializados en nuestro país por gestoras extranjeras. El total constituye una cifra inédita y récord en España: 300.000 millones de euros. Si a ello se añade el capital invertido en Sicavs, la cantidad asciende a 370.000 millones de euros.

El creciente atractivo de los fondos como vehículo de inversión resulta más que comprensible por varias razones. Por un lado, por su neutralidad fiscal; por otro, por su transparencia, su liquidez y por la profesionalización de los gestores. Todo ello en un entorno temporal de dos ejercicios en los que la evolución de los mercados de renta fija y renta variable ha sido excelente, lo que ha impulsado el patrimonio de estos productos a su nivel más alto. Al cierre de junio, los fondos de las gestoras españolas sumaban en total 221.000 millones de euros. Sin embargo, ha sido el sexto mes del año el que ha marcado la primera caída en ese patrimonio desde 2012. El motivo ha sido una conjunción de factores que han hecho subir las primas de riesgo de la mayoría de las economías europeas y han provocado pérdidas mensuales en muchos fondos especializados en renta fija.

El más importante de esos condicionantes ha sido la tensa situación creada por la crisis griega, que ha incluido el rotundo no del pueblo heleno en el referéndum sobre las condiciones de ayuda financiera al país, la fijación de un corralito para evitar la fuga de capitales y los reiterados desencuentros entre el Gobierno de Alexis Tsipras y sus socios europeos en las negociaciones del tercer rescate. Un escenario que ha provocado un aumento de la volatilidad en los mercados bursátiles y ha incidido en la rentabilidad de los bonos de las economías de la zona euro. La rectificación de Atenas, que el miércoles presentó una solicitud de rescate con condiciones mucho más razonables y ajustadas a lo que exige Europa, ha hecho en las últimas horas volver las aguas a su cauce tanto en el mercado de renta variable como en el de renta fija, que el viernes descontaban ya el acuerdo. Más allá de ello, los inversores tienen más frentes a los que estar atentos a corto y medio plazo. Las dudas sobre la evolución del crecimiento económico mundial, la desaceleración de un gigante como China y los excepcionalmente bajos tipos de interés que mantienen en este momento las políticas monetarias son algunos de ellos.

Precisamente por este motivo, los gestores de la industria de fondos aconsejan productos especialmente atractivos para un entorno como el actual. Entre las recomendaciones figura invertir en fondos que apuesten por compañías susceptibles de sacar el máximo partido a la recuperación económica, por empresas europeas que cotizan en este momento a un precio económico en términos históricos y tienen, por tanto, margen de recorrido o que se centren en renta variable global. Dados los interrogantes que quedan por despejar en torno al futuro de Grecia y la fragilidad de una recuperación económica a la que todavía resta camino, los analistas se decantan también por productos que protejan al inversor de las turbulencias del mercado, como es el caso de los fondos mixtos, los flexibles y los fondos de retorno absoluto. Todo ello hace presagiar que esta industria en España seguirá beneficiándose de un escenario económico que ha dejado atrás los largos años de la crisis y tiene ante sí el reto de la recuperación.

Normas