Marius Robles, consejero delegado y cofundador de Reimagine Food

“Hemos creado el Google de la alimentación”

"Hemos creado un software que convierte la información en sabiduría"

"Podemos saber cómo será la comida del futuro"

“Hemos creado el Google de la alimentación”

Define su rutina como agresiva. “Muy pocas horas de sueño y un día totalmente inquieto en este océano de oportunidades”. Marius Robles, nacido en 1972 en Barcelona, es el consejero delegado y cofundador de Reimagine Food, una empresa que utiliza las nuevas tecnologías para sacar mayor rendimiento a la comida. Licenciado en Ingeniería Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña, se aventuró en este proyecto en marzo del pasado año al saber combinar la alimentación, la revolución tecnológica y las startups entre sí. Así nació este centro dedicado a investigar para la alimentación del futuro, al que se define como un proceso disruptivo.

“Seguimos el modelo de Cirque du Soleil”

P. ¿Por qué se decidieron por el sector gastronómico?
R. Porque es un bien de primera necesidad con el que interactuamos tres o cuatro veces al día, aparte de que en España contamos con una cultura gastronómica única. Además, tenemos grandes retos por delante a nivel global en este ámbito, como la desnutrición infantil, la obesidad o el desperdicio de comida. No obstante, hay horizontes más allá del sector alimentario.

P¿Cuáles, habrá otros Reimagine?
R. Nuestro software podrá extrapolarse a otros sectores, y así tener un Reimagine para la salud, para los deportes, para los hoteles... En definitiva, para todo lo que rodea la vida cotidiana. Incluso para el emprendimiento, ya que esta herramienta podrá ayudar al inversor a orientarse y saber guiarse. Imagina poder llegar a saber si una startup va a prosperar o no...

P. ¿Por eso se han interesado tantas empresas en él?
R. Sin duda. Contamos ya con diez grandes clientes, como El Corte Inglés, Heineken, Danone... Incluso la NASA ha mostrado interés, para analizar la nutrición de los astronautas y ver cómo se pueden conservar mejor los alimentos, hacerlos más aptos.

P. ¿Qué queda por inventar en el sector alimentario?
R. Todo. El reto de la innovación es conseguir que sea continuada y que avance en función de la tesitura de cada momento. Cirque du Soleil supo aunar de forma magistral el circo con la ópera o la danza, pero se quedó ahí. Nosotros seguimos el modelo, pero siempre avanzando para no quedarnos atrás.

P. ¿Puede esta tecnología destruir la esencia de la gastronomía?
R. La comida tiene un componente de tradición que no queremos romper. Tratamos de crear algo rompedor que nos permita seguir disfrutando del paladar.

Pregunta. ¿Con qué objetivo nace Reimagine Food?
Respuesta. Por una necesidad de repensar la alimentación y adaptarla al momento actual. Existe un gran potencial tecnológico y gastronómico que debe ser explotado. Por eso buscamos startups, tanto de alimentación como de tecnología, o de ambas a la vez, que tengan ganas de innovar y revolucionar el sector de la gastronomía.
P. ¿Por qué el concepto de disruptivo?
R. Porque hemos provocado una ruptura enorme en el ámbito alimentario y tecnológico. Hay muchas definiciones de disruptivo. Yo diría que es esa innovación que difícilmente te pueden copiar en aproximadamente menos de dos años por la enorme combinación de tecnología, originalidad e inteligencia con la que cuenta la idea del negocio. Vivimos en un mundo totalmente informatizado, con sensores y mecanismos que almacenan toda nuestra información. Reimagine Food ha creado un software que convierte esa información en sabiduría, eso es lo disruptivo.
P. ¿A qué se refiere con sabiduría?
R. A los indicadores y los parámetros que nos permiten saber cuáles son los gustos, las demandas y las necesidades de la gente a la que queremos dirigirnos y relacionados con la cultura gastronómica de cada lugar, el cuidado por el cuerpo, la salud o el origen y la procedencia de los alimentos, algo que cada vez inquieta más a los consumidores. Si esto lo relacionamos, por ejemplo, con las nuevas experiencias de consumo y el hábito cada vez más común de compartir fotos de lo que comemos, nos damos cuenta de que estamos a las puertas de una absoluta revolución que nos permite saber cuál será la alimentación del futuro.
P. ¿Y cuál será?
R. Será una comida totalmente personalizada e innovadora. Imagina poder detectar los parámetros y las necesidades de cada cliente para saber cuáles son los nutrientes que necesita, saber qué le viene mejor comer para reducir el acné, o poder solventar la eterna pesadilla de que los niños coman verduras. Imagina almorzar en un restaurante y que en la factura aparezca lo que tienes que cenar, en función de lo que has comido, o que en el gimnasio haya una máquina que te imprima la cantidad de comida exacta que necesitas para hacer tus ejercicios. Estamos democratizando la tecnología.
P. ¿En qué momento está la empresa?
R. Tenemos unos objetivos a los que llegar, muchos clientes y un software que yo diría que es único. Ahora lo que viene es el espectáculo. Ya existen empresas que se dedican a hacer envíos de comida y analizan el tráfico para ver cómo llegar en menos tiempo a su destino. Otras distribuyen esos ingredientes que no solemos tener en casa, y que son indispensables para realizar una receta concreta. Con todas estas ideas son con las que trabajamos. Hemos creado el Google de la alimentación.

Normas