Jornadas críticas para el euro

Las claves de por qué el acuerdo con Grecia está de nuevo en el aire

Las objeciones del FMI al plan de ajuste griego tumban el principio de acuerdo del lunes

El Eurogrupo volverá a reunirse probablemente el sábado

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, y el ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, en la reunión del Eurogrupo.
El ministro español de Economía, Luis de Guindos, y el ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, en la reunión del Eurogrupo.

1.- ¿Qué ha pasado este jueves?

No habido acuerdo entre la Troika -los principales acreedores- y el Gobierno de Grecia. Las instituciones han consensuado un documento de compromiso que han elevado al Eurogrupo para su discusión. En él, aparecen recogidas las propuestas formuladas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con algunas concesiones a Grecia, según se desprende del texto recogido por medios griegos.

La reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, se ha suspendido algo después de su inicio, según han comunicado fuentes oficiales de la UE a Bloomberg. Un funcionario, que ha pedido no ser identificado, ha afirmado a esta agencia que no hay un acuerdo a la vista.

Tienen previsto reunirse de nuevo este sábado, ha indicado el presidente del Eurogrupo en un comunicado.

2.- ¿Cuáles son los principales puntos de este documento de compromiso?

La propuesta de nueve páginas, filtrada por el corresponsal del diario Financial Times en Bruselas y recogida por los medios helenos, recoge las objecciones que plantea el FMI al plan griego para ajustar las cuentas públicas:

  1. IVA. En él se mantiene la exigencia de unos ingresos globales, mediante el IVA, del 1%, mientras que Grecia proponía un 0,74 %. Así, por ejemplo, se mantiene la demanda del Fondo de aplicar a los hoteles el 23%, frente al 13 % que pedía Grecia. La institución dirigida por Christine Lagarde cede en cuanto a la clasificación de los alimentos de primera necesidad, que el Gobierno helena quería ver íntegramente en el 13%, mientras que el Fondo solo mantenía los que no fueran elaborados, algo que hubiera supuesto que artículos como la leche o el pan, se regiesen por la tasa máxima.
  2. Pensiones. Las tres instituciones acreedoras piden subir del 4% al 6% las contribuciones de los jubilados al seguro médico. Atenas ofrecía un 5%.Respecto a la edad de jubilación, todas las partes están de acuerdo en un modelo de alza paulatina de la edad real de retiro, tomando 2022 como horizonte.Pero mientras Grecia proponía empezar a elevar la edad después del 1 de enero de 2016, las instituciones exigen que se comience a partir de este mismo julio, sin tener en cuenta posibles derechos adquiridos.
  3. Impuesto de Sociedades.En el plano fiscal, la troika no acepta la introducción de un impuesto especial del 12% a todos los beneficios empresariales superiores al medio millón de euros.El documento acepta, en cambio, una tasa del 30% sobre los juegos de azar en internet, lo que había eliminado el FMI.

3. ¿Cómo han reaccionado ante la falta de acuerdo los diferentes actores implicados?

En primer lugar, como ya se ha dicho, los miembros del Eurogrupo han decidido suspender su reunión hasta este sábado.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha intentando mantener la confianza y la esperanza. Así, ha señalado que, tras los "desacuerdos" y "negociaciones" de los últimos días, todavía confía en lograr un acuerdo con sus acreedores sobre el rescate que "ayudará a la eurozona y a Grecia a superar la crisis".

"La historia europea está llena de desacuerdos, negociaciones y al final compromisos", ha afirmado Tsipras a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Tampoco ha querido tirar la toalla el comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici, quien ha asegurado que la última oferta de la troika a Grecia en materia de reformas es "sólida" y "creíble" y ha defendido que el acuerdo sobre el rescate está "al alcance de la mano" si hay "voluntad política".

Más pesimista ha sido la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que considera que queda todavía "mucho trabajo por hacer". "En las últimas semanas, las tres instituciones han trabajado juntas. Venimos juntos con una propuesta conjunta, ha sido un trabajo focalizado y disciplinado, pero desafortunadamente la otra parte todavía no está ahí", ha lamentado, en referencia a la negativa de Atenas.

Más negro aún lo ha pintado la canciller alemana, Angela Merkel, quien ha advertido de que tras los últimos contactos entre Atenas y sus acreedores existe la impresión de "volver atrás" en las negociaciones y ha pedido al Gobierno de Syriza seguir trabajando para facilitar el acuerdo.

En la misma línea se ha expresado su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, para quien ha llegado el momento de que Grecia tome decisiones y diga a su pueblo lo que "está en juego". 

4.- ¿Qué papel juega, y qué quiere, cada pata de los acreedores?

La Comisión Europea está volcada en la búsqueda de un acuerdo, con su presidente Jean Claude Juncker a la cabeza. De madrugada, su jefe de gabinete dio la bienvenida a la última propuesta griega vía Twitter, una inusual muestra de respaldo que encarriló las negociaciones. El BCE prefiere ocupar un lugar secundario en las negociaciones, y se encarga de prestar dinero a la banca griega para evitar el colapso, al menos mientras haya perspectivas de acuerdo y mientras Grecia pague sus deudas con la institución monetaria. Alemania y otros países pequeños de la zona euro son los más duros con Grecia, exigiendo ajustes y reformas a cambio de desembolsar el dinero. Las reticencias del FMI son diferentes: esta entidad tiene el mandato de prestar dinero a países teóricamente solventes, por lo que exige o bien ajustes más severos, o bien una reestructuración de la deuda que alivie la carga financiera.

5.- ¿A qué riesgos se enfrenta Grecia?

Un fracaso sería una bomba de relojería, especialmente después de que las negociaciones parecieran encarriladas. El día 30 Grecia debe pagar al FMI; no entraría en impago de deuda, pero sí en mora. En términos de un default de la deuda, la fecha clave es el día 20 de julio, cuando toca pagar al BCE. El problema es que sin perspectivas de acuerdo la fuga de depósitos en la banca griega puede acelerarse, y que en paralelo puede aumentar la presión dentro del BCE restringir el flujo de dinero a la banca griega.

Además, el FMI tiene que desembolsar 3.500 de los 7.200 millones del rescate pendientes. Aunque posiblemente los técnicos de Bruselas puedan rediseñar el rescate para Grecia sin la participación del fondo, esta es fundamental a nivel político. Sin el fondo como garante de la ortodoxia, la aprobación del rescate por parte del Bundestag (parlamento alemán) estaría seriamente amenazada… Los encajes políticos de Merkel, que afronta el deseo de parte de su partido y del establishment germano de expulsar a Grecia del euro, serían aún más complicados.

6.- ¿En qué situación está Tsipras?

De la cumbre del lunes Atenas salió con un compromiso bastante positivo, pero aun así algunos miembros de Syriza se han mostrado en contra de un acuerdo que, obviamente, no responde a parte de las promesas hechas antes de las elecciones. El partido de oposición To Potami votará a favor del acuerdo, si se alcanza, y queda la duda del papel de Nueva Democracia. Con todo, el principal riesgo está en Bruselas, no en Atenas.

7.- Pero, no estaba todo arreglado el lunes?

El lunes se consiguió un compromiso político de los líderes de la zona euro, tras trabajar conjuntamente Atenas y la Comisión Europea en una propuesta digerible para los socios más duros del euro, especialmente Alemania. Merkel aceptó la propuesta (dejando en fuera de juego a su ministro de Finanzas), pero ésta debería pasar por las instituciones acreedoras. Y el FMI ya era reticente.

Normas