Carga de Bruselas contra la elusión fiscal

Tributa donde facturas: Bruselas, contra las multinacionales

Tributa donde vendes se ha convertido en el nuevo mantra de la Comisión

Imagen de un establecimiento de Starbucks.
Imagen de un establecimiento de Starbucks.

El organismo comunitario ha aprobado un plan de acción con el objetivo de "reestablecer el vínculo entre la fiscalidad y el lugar de la actividad de una empresa". Tributa donde vendes se ha convertido en el mantra de la Comisión, sobre todo, desde que el escándalo Luxleaks salpicó a su actual presidente, Jean-Claude Juncker,

El plan incluye, entre otras medidas, la recuperación del proyecto de directiva para armonizar la base imponible del impuesto de sociedades, la revisión de los métodos de valoración de las operaciones intra-grupo y la publicación de una lista negra conjunta de los países considerados como paraísos fiscales por los socios de la Unión Europea. En el informe se detectan varios: en Europa cita a Andorra, Lichstestein o Mónaco. Fuera del continente detecta a Hong Kong, Islas Caiman, Bermudas, Bahamas o Barbados, entre otros.

En el futuro, Bruselas propondrá que la UE actúe contra los 30 paraísos más frecuentados, tomando como referencia los que aparezcan en al menos 10 listas negras nacionales. 

El punto de partida de la Comisión es que el sistema actual de fiscalidad de las empresas se ha quedado obsoleto. "Data de los años 30, cuando apenas había comercio transfronterizo, y ya no sirve para un mercado global, digital y móvil", señalan en el departamento de Pierre Moscovici, comisario europeo de Economía, Fiscalidad y Aduanas.

Bruselas considera que el sistema no solo es ineficiente, sino que además "facilita que las empresas utilicen planificaciones fiscales sofisticadas para librarse de los impuestos". Y ni siquiera necesitan hacerlo de manera ilegal.

"Aprovechan las libre circulación de capitales que permite el Tratado de la UE, las discrepancias entre las normas fiscales de los Estados y las ventajas de las directivas europeas sobre el impuesto de sociedades", explican en el departamento de Moscovici. Ese cocktail logra que "algunas compañías obtengan enormes beneficios en el mercado único europeo, pero paguen poco o nada de impuestos en la UE". La descripción coincide con el perfil de multinacionales estadounidenses como Google, Apple, Amazon o Starbucks, que trasladan sus beneficios hacia países como Irlanda, Holanda o Luxemburgo para reducir drásticamente su factura con las haciendas europeas.

Base imponible común

Para intentar frenar esa elusión fiscal, Bruselas quiere aumentar la coordinación y cooperación entre las autoridades fiscales nacionales, así como imponer mayor transparencia en la rendición de cuentas de las empresas.

La propuesta estrella en ese terreno será la armonización de la base imponible, un proyecto lanzado por la Comisión anterior en 2011 pero que se quedó estancado por falta de acuerdo entre los socios de la UE.

La recuperación del proyecto de directiva para armonizar la base imponible del impuesto de sociedades

La nueva Comisión va a dividir la propuesta para hacerla más asumible por las capitales. En primer lugar, intentará armonizar la base imponible, para que los conceptos de la declaración del impuesto de sociedades sean exactamente igual en todos los países de la UE. Es decir, que se tribute por los mismos conceptos, aunque el tipo de imposición sea distinto.

Esa base imponible común será obligatoria para las multinacionales.

En una segunda fase, la CE intentará que la base imponible sea también consolidable, es decir, que una multinacional pueda presentar su declaración de impuestos en un sólo país de la UE. El proyecto de 2011 aspiraba a lograr ese objetivo, que hubiera supuesto una gran simplificación y abaratamiento de las obligaciones fiscales de las empresas, obligada ahora a presentar una declaración en cada país.

Pero los socios se resistieron a aprobar al base imponible consolidada por temor a perder impuestos.

Normas
Entra en El País para participar