Entrevista a Manuel Molina, el primer sancionado por no declarar bienes en el extranjero

“No soy rico; cobro una pensión de 810 euros al mes”

Defraudó a Hacienda hace 20 años y asegura que sacó el dinero de España ante la depreciación de la peseta

Su patrimonio en España se limita a la octava parte de una vivienda, que está bajo notificación de embargo

Manuel Molina, el primer contribuyente sacionado por el modelo 720 de declaración de bienes en el exterior.
Manuel Molina, el primer contribuyente sacionado por el modelo 720 de declaración de bienes en el exterior.

Manuel Molina (Granada, 1943) es, según su propia definición, “una persona normal”. Hoy jubilado, este granadino presentó fuera de plazo –“por desconocimiento”, alega– la declaración informativa de bienes en el extranjero que entró en vigor en 2012. Molina tenía en Suiza 340.255 euros, un dinero que procede de una venta que realizó 20 años atrás y que ocultó al fisco. Ahora, Hacienda se acoge a la nueva ley contra el fraude fiscal para reclamarle “la barbaridad” de 439.268 euros, un dinero que asegura que no tiene.  La legislación vigente contempla que por no presentar el llamado modelo 720 o hacerlo fuera de plazo, el dinero ubicado en el extranjero se imputará como una ganancia patrimonial no justificada en el IRPF en el último ejercicio entre los no prescritos. Ello equivale a una suerte de imprescriptibilidad. Además, se impone una sanción del 150%. La consecuencia es que el contribuyente afectado deberá abonar más dinero del que tenía en el extranjero, salvo que pueda demostrar que el patrimonio corresponde a renta declarada o se generó cuando no era residente fiscal en España. El de Manuel Molina es el primer caso que trasciende de un contribuyente sancionado por no presentar, o hacerlo fuera de plazo, el llamado modelo 720. 

¿Cuánto dinero tenía en Suiza?

Unos 340.000 euros.

¿A qué se dedica?

Soy jubilado. He sido la mayor parte de mi vida asalariado y tuve una actividad económica durante 12 años.

¿Cómo logró ese dinero?

Vendí la empresa. Distribuíamos una marca de maquinaria suiza.

¿Declaró el beneficio?

Una parte no. Estamos hablando de una cosa de hace 20 años. Me recomendaron llevar el dinero a Suiza para evitar el efecto de la depreciación de la peseta. No me preocupé de esa cuenta. Consideré que sería como un seguro para la vejez.

Al saber que usted tiene dinero en Suiza, muchos pensarán que es rico.

No soy rico, cobro una pensión de 810 euros al mes. Mi origen es modesto. Mis padres se esforzaron mucho para formarme. Estudié en la Escuela de Comercio.

¿Tiene propiedades?

Entiendo que debo pagar por ese dinero que no declaré, pero una contribución proporcional"

Soy propietario de una octava parte del piso en el que vivo, que heredé de mis padres.

¿Por qué no presentó la declaración informativa de bienes en el exterior dentro del plazo?

Yo presenté el modelo en el momento en el que me enteré. No tuve ninguna constancia hasta que me dijeron que, en mi situación, debía informar del dinero en el extranjero. Hoy tengo mucho conocimiento del modelo 720, pero no cuando se aprobó y entró en vigor.

¿Qué le exige Hacienda?

Me reclama 439.268 euros, una cantidad que no llegaré a tener en la vida.

¿Le han embargado?

Hacienda ha notificado el embargo de la vivienda y de dos cuentas bancarias –en una tenía 4.000 euros y, en la otra, nada–. Me han dicho que también me pueden embargar parte de la pensión. [La ley impide incautar el equivalente al salario mínimo, que asciende a 648,6 euros. A partir de ese nivel, se fijan porcentajes crecientes de embargo].

¿Qué les diría si tuviera delante a responsables de Hacienda?

Entiendo que debo pagar por ese dinero que no declaré, pero una contribución proporcional, no la barbaridad que me piden. No tengo nada contra nadie y me parece bien la lucha contra el fraude fiscal, pero pido que sea acorde con la realidad.

¿Ha pensado que quizás hubiera sido mejor no presentar ninguna declaración?

Presenté el modelo porque me dijeron que estaba prescrito y que lo reconocerían. Insisto en que estamos hablando de algo que sucedió hace 20 años. De haberlo sabido, lo hubiera dejado como estaba porque la consecuencia es la misma si lo descubre Hacienda por sus medios que si lo declaras voluntariamente fuera de plazo.

Normas