Breakingviews

El giro equivocado de Uber

Uber sigue el camino de Nokia. El popular servicio de transporte de pasajeros se está desviando de unos valores de do-it-yourself a entrar en una subasta competitiva de 3.000 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) por la tecnología de mapas de la compañía finlandesa. Nokia actuó de forma similar cuando compró el negocio hace ocho años. Incluso con una valoración de 50.000 millones de dólares en el horizonte, el Uber está emitiendo una bocanada de miedo.

En 2007, cuando Nokia estaba en pleno apogeo de los teléfonos inteligentes, llegó el iPhone. Nokia reaccionó con arrogancia y pánico. Menospreció el dispositivo de Apple y no hizo mucho por arreglar su software, creyendo que su fuerte cuota de mercado bloquearía a los competidores.

Pero en poco tiempo, Nokia comenzó a sumar nuevas características. Una que consideró esencial para el futuro digital fue la cartografía. Para alejar a Navteq de las manos de Google y las de otros fabricantes de dispositivos, Nokia pagó más de la cuenta para comprarlo por 8.100 millones de dólares. Persiguiendo el negocio, que ahora se llama Here, Uber está muestra una arrogancia y alarma similares.

A finales del año pasado, el fundador Travis Kalanick aseguró que Uber no estaba en “modo adquisición” y no había comprado ninguna empresa porque estaba centrada en el producto. No está claro qué ha cambiado. Google está invirtiendo en el desarrollo de coches de auto-conducción, lo que podría hacer que la dependencia de Uber de sus mapas fuera desconcertante.

O tal vez Uber, como Nokia hace años, no quiere que los rivales tengan la tecnología. Los fabricantes de automóviles alemanes están al acecho porque saben los futuros vehículos de lujo dependerán de él. Empresas como Facebook esperan que la publicidad esté cada vez más basada en ubicación. Amazon tiene grandes ambiciones en los dispositivos móviles y el reparto. Esto podría llevar a Uber a un giro caro y equivocado.

Normas